Extrabases de Alfonso Saer 10-06-2022

LA PRENSA DE LARA.- ¡TRES cuartos de siglo! De pronto me veo encima de esa montaña de años y recapitulo. Desenrollo el curso de mi vida, ya luenga, y me postro ante Dios y la Divina Pastora. Se asoma una lágrima de emoción y agradecimiento. Se altera el pulso, se agita la respiración e intento hacer un recorrido por estos 75 bien vividos, disfrutados, haciendo lo que me gusta, acompañado por una bella familia de esposa, cinco hijos, tres nietos y un entorno maravilloso. El recorrido es imposible aprisionarlo en pocas líneas. Vengo de una familia con sangre libanesa y de estricta disciplina. Fui criado en hogares humildes pero con marcados valores. Flojo estudiante, me incliné por acumular conocimientos deportivos sin imaginar que algún día sería parte de la crónica nacional. La fortuna me abrió paso a los 16 años. Me hice periodista en el añorado diario El Impulso y por allí dirigí mis querencias. No estuve en la universidad, no existía esa carrera en aquellos tiempos, sexta década del siglo anterior. Aprendí del día a día. Encontré en la ruta del quehacer muy buenos maestros cuya experiencia se forjaba con la actividad diaria. Aquel muchacho desgarbado que coleccionaba barajitas, recortaba periódicos, no se perdía un juego en su radiecito a transistores y memorizaba datos importantes, era en 1964 -"Rumbo a Tokio" mi primer artículo se publicó ese año en enero 16 -un "fiebroso" pichón de periodista que no devengaba un céntimo. También de gratis- haciendo mandados cuando era menester- ingresé en 1965 a Radio Cristal, mi primera casa radiofónica, allá en la Vargas con 24. De la mano de Napoleón Agreda Herrera tuve el contacto inicial con el público a través de un micrófono en el programa "Cristal Deportivo".

     DE 18 junios obtuve el premio de periodista deportivo del CPD, año 1965, en Barquisimeto. Y dicen que uno debe estar en el sitio preciso y en el momento adecuado. Cuando hacía suplencias de locutor -aún sin título- y de periodista de información general en Cristal, apareció Cardenales de Lara para su primera campaña en 1965. Aproveché y me colé por los palos como segundo comentarista y estadígrafo. Para mí era la gloria, a los 18 años, estar en un grupo tan calificado con Musiú Lacavalerie, Luis Enrique Arias, Arturo Celestino Álvarez, entre otros. Allí arrancó ese nexo tan prolongado con los pájaros rojos, vigente hasta la fecha, tras 58 años casi ininterrumpidos... EN El Impulso fui redactor deportivo desde mis inicios. Pasé a la jefatura de la especialidad en 1972 hasta mi separación, por iniciativa propia, en 1979. Qué va, no había descanso. Heberto Castro Pimentel, mandamás en la radiante sección deportiva de El Nacional, me llamó enseguida para que integrara la plantilla de colaboradores. Así las cosas cubrí todo el ciclismo nacional e internacional en el primer diario del país durante trece años. Estupenda experiencia. Antes, hubo pasantías en La República, de una página deportiva formidable, con gran plantilla de profesionales, y Meridiano, la creación del inolvidable maestro y amigo Carlitos González... MOMENTO especial en mi trayectoria cuando Oscar Prieto, el "negro", me contrató para que compartiera con Delio Amado León la Serie del Caribe (1970) en Caracas. De seguidas, una temporada completa con los Leones. Era mi salto definitivo a la narración, faceta que había hecho a ratos en Cardenales de Lara. Al año siguiente me requirieron de mi terruño y volví ya con grado de titular. Y de allí (1971) hasta hoy enrolado en esa tienda guara de mis amores.

     EN paralelo, el ciclismo me irradiaba para hacerme un apasionado de su cobertura. Fui alumno de esa escuela llamada Ecos del Torbes, con muchas Vueltas al Táchira -unas 40- encima de dos ruedas motorizadas. Otras cuarenta Vueltas a Venezuela. Paseos emotivos en decenas de emisoras, especialmente andinas. Trabajos en RCTV, la primera televisora que hizo en vivo las Vueltas con resúmenes por la noche. He escrito en muchos diarios del país, entre otros, aparte de los citados, El Universal, Versión Final, El Informador y Líder. Transmití eventos del pedal en CVTV y Venevisión, además de RCTV. Mucho ciclismo y béisbol de Grandes ligas en la muy querida Promar TV de Barquisimeto... EL espacio se acaba y el compendio se dificulta. Mi cosecha de amigos es ilimitada y el afecto de los aficionados es el mejor lauro que pueda conseguir cada día en cualquier sitio. Soy afortunado en muchas cosas. Quién sabe hasta cuándo me dará licencia el Todopoderoso para seguir en una profesión que llevo insertada en el alma... MARTHA Lourdes Gómez, mi compañera de la vida, mis hijos Massiel Lorena, Gloria María, Flor Alejandra, Claudia Carolina y Alfonso Emilio -todos profesionales- junto a los nietos Roberto Alfonso, María Laura y Anastasia Isabella, me han colmado de felicidad y satisfacciones. Este 11 de junio le pediré a Pedro Infante que me entone "Las Mañanitas". Y a Luis Cruz su "Ay que noche tan preciosa", para darle un abrazo sentido a mi familia, y hacerlo espiritualmente con Doña Teolinda, Don Alfonso, Doña Ramona, Don Emilio, Don Antonio, y tantos amigos que no caben en mi memoria. A Dios y la Virgen las oraciones agradecidas. A todos ustedes un apretón fraternal. Brindemos.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias
Béisbol

Extrabases de Alfonso Saer 24-06-2022 

| comentarios

Béisbol

Ronald Acuña Jr. lejos de Cardenales de Lara 

| comentarios

Béisbol

Extrabases de Alfonso Saer 22-06-2022 

| comentarios