Agosto registró 35 muertes violentas en Lara

José D. Sequera | LA PRENSA de Lara.- Repunta violencia. De las 35 muertes violentas en Lara que LA PRENSA contabilizó diariamente en agosto, cinco fueron en el municipio Torres, lo que representa casi una cuarta parte de las víctimas que hubo en ese territorio durante el primer semestre del 2019, en el que hubo 22 víctimas mortales.

Del total de muertos de Torres, cuatro fueron abatidos el mismo día (26 de agosto) en presuntos enfrentamientos contra funcionarios de cuerpos policiales. Las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES) dieron de baja a dos hampones en El Empedrado y uno en La Pastora, mientras que un militar del Fuerte Militar Manaure de Carora baleó a Sabas Pérez (35) cuando este le propinó una puñalada en el cuello para robarle su arma de reglamento.

La otra víctima es la única mujer asesinada en Lara en agosto: Carmen Pastora Castro (48). Esta madre de un niño de 12 años, tenía una relación de la misma duración con Sabulo Alexis Landino Sánchez (44) pero todo acabó el 13 de agosto cuando él la degolló después de una discusión cerca de casa de la madre de la víctima, en el caserío Guaidí.

A pesar de eso, Iribarren sigue siendo el municipio larense con más muertes violentas en este mes con 27 víctimas mortales, de los cuáles 20 abatidos en presuntos tiroteos entre el FAES, PNB y Conas contra hampones. De los otros siete, sólo Reinaldo Antonio Rodríguez Torres (18) fue baleado por el hampa común durante un achante en el barrio José María Vargas la madrugada del 11 de agosto.

Crespo, Palavecino y Simón Planas se quedaron con una muerte violenta cada uno, mientras que Urdaneta, Andrés Eloy Blanco, Morán y Jiménez se mantuvieron tranquilos, a pesar que hace cinco años los últimos dos eran bien candelas.

Juan de Villegas es quien se lleva los honores de la parroquia más sangrienta de Iribarren con 13 muertes, siguiéndole Unión con siete, Catedral con tres y en Santa Rosa, Tamaca, El Cují y Juares sólo hubo uno.

De estas muertes destaca la de Jesús Alirio Sayago Apóstol, un preso de Fénix que murió en el Hospital Central después de sufrir una golpiza dentro del penal.

Balas mortíferas

La baja en los homicidios y el aumento de abatidos en presuntos enfrentamientos a tiros con delincuentes es una tendencia que inició el año pasado y sigue manteniéndose este año.

Más de la mitad de estas muertes son en incursiones policiales realizadas por las FAES y a las distintas divisiones que tiene la Policía Nacional Bolivariana (PNB), dejando en segundo plano al Cicpc.

Otras Noticias