Desde hace meses estamos solicitando la inspección y estamos esperando que lo hagan.

Lucía Colmenárez

Directora

En el comedor faltan muchas herramientas, además que la cocina está dañada, pero así seguimos trabajando.

Danyeli Rodríguez

Cocinera

Los baños, la cerca, el agua. Son muchas de las cosas que hacen falta en la escuela para que funcione como debe ser.

Bestalia Perdomo

Representante

Los salones no tienen iluminación, además tienen filtraciones en los techos y eso es un grave problema cuando llueve.

Margarita Arrieche

Docente

No hay alumbrado en los salones y eso es muy grave, faltan muchas cosas porque lo mismo es con el material.

Nurys Martínez

Profesora

Crece el temor por posible desplome de cerca de la Escuela Niños Libertadores

María B. Jordán | LA PRENSA DE LARA.- Toda la cerca perimetral que cubre la escuela "Niños Libertadores", en el barrio Libertadores, al oeste de Barquisimeto, está a punto de desplomarse; parte de la entrada se está socavando y los docentes temen que tras la llegada de las lluvias se caiga y algún estudiante resulte lesionado. La institución tiene 29 años de fundada y desde ese tiempo no recibe ningún tipo de mantenimiento.

Son más de 300 metros aproximadamente los que deben sustituirse y a pesar de que desde la institución han solicitado ayuda a la gobernación siguen esperando la inspección para el diagnóstico. "Desde hace seis meses hicimos la solicitud", dijo Lucía Colmenárez, directora de la escuela. En el centro educativo atienden a  254 estudiantes desde preescolar hasta sexto grado.

Tan sólo al llegar a la escuela se puede notar cómo la cerca de la entrada está caída, en algunas zonas el terreno se está socavando, como medida de seguridad los profesores han colocado carteles para que los niños eviten pasar por el área afectada. 

Trabajadores de la escuela cuentan que en horas de la noche la infraestructura se convierte en una "boca de lobo", pues la oscuridad se apodera de los pasillos y los salones. Al no tener una cerca perimetral en óptimas condiciones, aumentan las posibilidades de riesgo, pues está el paso abierto para que personas malintencionadas puedan ingresar a la institución educativa.

Sin condiciones

El deterioro de los salones es otra de las preocupaciones de los docentes, tomando en cuenta que tienen que dar sus clases entre goteras y paredes agrietadas. "Damos clases así. Cuando llueve se moja todo y el agua se queda estancada", lamentó Margarita Arrieche, docente de la escuela Niños Libertadores.

Los profesores añaden que incluso las mesas y las sillas están en mal estado, unas están rotas e incompletas; sin embargo, los estudiantes deben hacer uso de ellas. Cuando se habla de la dotación de material pedagógico, también es la misma carencia, desde que se creó la escuela el Estado no les ha brindado ningún apoyo.

Para 254 estudiantes cuentan con dos baterías de baño que no están en las mejores condiciones, tienen que usar tobos porque el agua la mantienen en tanques. El sistema de agua por tubería y la grifería no existen en el plantel.

Dejan sin nada a la institución

La institución se encuentra a oscuras, pues cada bombillo que colocan lo hurtan. La directora explicó que los dos vigilantes que hay deben llevar su propio bombillo en las noches y quitarlos cuando se van, porque de lo contrario desaparecen.

No sólo sucede con los bombillos de los salones y pasillos, también con la grifería. En reiteradas ocasiones, los delincuentes han ingresado a la institución para echar un ojito y ver qué se pueden llevar. La dirección también fue blanco de hurto hace un tiempo, se llevaron la computadora y demás equipos que tenían, la dejaron sin nada. Hoy todo el papeleo lo tienen que realizar a mano, porque no cuentan con una computadora.

Las Canaima que habían dotado en la institución también fueron hurtadas. Los vándalos no dejaron ni un equipo tecnológico.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias