Vecinos de "Poder de Dios" viven sumergidos en carencias

logo170

Hay muchos bajones de luz, eso me impide tener electrodomésticos en casa.

Diosinri González

Vecina

En este humilde sector hay muchas necesidades que requieren respuesta inmediata.

Aracelis Canelón

Vecina

La situación está muy ruda y no tenemos los recursos para edificar una vivienda digna.

Mariela Reyes

Vecina

Necesitamos que nos ofrezcan casas, internet, asfalto y aguas servidas para vivir bien.

Karelis Merlo

Vecina

Luis F. Colmenarez | LA PRENSA DE LARA.- En la comunidad "Poder de Dios", ubicada al oeste de Barquisimeto, no conocen de autonomía. 15 años han pasado desde su creación y hasta el sol de hoy no cuentan con un solo servicio público propio, situación que los ha hecho depender netamente del barrio adyacente Jacinto Lara.

"Esta comunidad se encuentra dentro de Jacinto Lara, por ende todo lo bueno es para ellos y nosotros quedamos mirando lejos porque somos proactivamente invisibles", contó la vecina Aracelis Canelón.

Fue el 20 de enero de 2007, cuando las personas decidieron construir casas dentro del terreno que, según afirman, tenía más tres décadas en completo abandono.

Durante todo el tiempo que ha transcurrido desde su fundación, ningún dirigente político se ha presentado en la zona para evaluar las condiciones en que viven y cuáles son sus mayores necesidades.

Las tomas ilegales están por doquier. Gozan de luz y agua gracias a conexiones que ellos mismos han llevado a cabo.

Utilizar una nevera o una lavadora no es una opción para los habitantes, y es que la electricidad es sumamente deficiente. Algunos se valen de la solidaridad de familiares y conocidos que hacen vida en Jacinto Lara para poder lavar la ropa en la lavadora.

Para ellos ha sido duro ver cómo las zonas que están en sus alrededores reciben ayudas y evolucionan paulatinamente, teniendo presente que las carencias y necesidades los agobian cada vez más.

Y es que ni siquiera el camión de aseo urbano los visita. En su lugar, deben cargar todas las bolsas de basura y llevarlas al barrio vecino.

"Ese es otro problema, la llevamos y a veces no sabemos si el aseo pasó o no. Por ende, los animales hacen desastre", dice Diosinri González.

En una sola voz, los vecinos hacen un llamado a las autoridades para que dirijan su mirada hacia ellos y perciban cada una de las carencias y problemáticas que socavan su calidad de vida.

Tierra causa estragos

Una de las principales características del sector son sus polvorientas calles. Los vecinos comentan que cuando llueve quedan rodeados por una laguna de barro que los pone a sufrir al momento de movilizarse para hacer alguna diligencia, trabajar o estudiar.

Viven sin conexión ni entretenimiento

En la zona no ha llegado el servicio de telefonía ni internet. Cada una de las familias debe rendir a toda costa los datos móviles, para que el saldo pueda ser utilizado sólo para lo esencial.

"Mi hija está en quinto año y necesita internet para hacer sus trabajos. Una hora en un cíber está en 1 dólar, así que prefiero meter saldo al celular y que investigue por ahí. Pero eso es una renta, a cada rato hay que recargar", contó Mariela Reyes.

Sueñan con una vivienda

A pesar de que el Gobierno ha construido algunas viviendas en el sector, muchas son las familias que se mantienen viviendo en humildes ranchos que no los protegen completamente del sol y de la lluvia.

De igual manera, hay algunos habitantes que han tratado de levantar sus casas con dinero de su bolsillo. No obstante, ese es un sueño que no todos ven cercano.

"Si compro materiales para construir debo dejar de comer", comenta con lamento la señora Mariela Reyes.

De igual forma, hay tres losas de viviendas que comenzó a construir el Gobierno y no fueron terminadas.

Piden una mano amiga para que por lo menos les donen los materiales para sacar adelante la ilusión de tener un hogar, donde sus familiares puedan refugiarse y descansar.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Ver más:
Otras Noticias