Universidades de Lara sufren una migración intelectual forzada 

logo170
CaritasPrensa

Los profesores están sobreviviendo, porque con el sueldo que devengan no les alcanza para vivir.

Gonzalo Meléndez

Aprounexpo

CaritasPrensa

Desde hace años, con la crisis económica los trabajadores han migrado o renunciado.

Laura Igarra

Profesora

CaritasPrensa

Muchos esperan los 25 años de servicio para obtener la jubilación y se van de la universidad.

Blanca Terán

Aproupel

CaritasPrensa

No tenemos condiciones para venir a la universidad, estamos subsidiando el trabajo.

Jhonny Castañeda

Unexpo

CaritasPrensa

Hemos perdido el miedo, los obreros queremos mejores condiciones salariales y laborales.

Sorelis Fenate

UPEL

CaritasPrensa

No tenemos insumos ni condiciones para venir a las casas de estudio a trabajar.

Johanna Hernández

Unelmlk

María B. Jordán | LA PRENSA DE LARA.- Profesores universitarios están huyendo de la crisis que atraviesa el sector educativo y se van a otros países o a otros oficios, dejando las universidades y la formación de profesionales en manos de docentes que están a punto de jubilarse, lo que se traduce en que las casas de estudio están en riesgo de quedarse sin generación de relevo. Investigaciones de la UCV apuntan que se trata de una migración intelectual forzada porque no les brindan condiciones de trabajo; en Lara la fuga alcanza hasta un 60%, aproximadamente.

Un sueldo base para un profesor titular de dedicación exclusiva apenas alcanza los Bs. 46.06, lo que se traduce a casi 11 dólares al mes, a esa realidad se le suman las bajas condiciones laborales y de seguridad, siendo tan sólo algunos de los detonantes para que desde el año 2015 profesores de la UCLA, UPEL y Unexpo migren de manera forzada; unos hacia otros países y quienes se quedan en Venezuela se dedican a otros oficios laborales.

De acuerdo a una investigación de la Universidad Central de Venezuela y la Andrés Bello de Chile, los profesores se han ido por la crisis política, económica, inseguridad social y situación laboral, siendo una migración intelectual forzada en estas casas de estudio, cuyas cifras corresponden a un 89% del sector público.

Según datos extraoficiales de las Asociaciones de Profesores, la migración comenzó en el año 2015, cuando en la UCLA había 2900 docentes hoy quedan 1200, lo que representa un descenso del 58%; la Unexpo tenía 500 profesores, hoy estiman que estén unos 200, representando un 60% menos; mientras que en la UPEL de 373 profesionales hoy sólo están unos 265, siendo el 28%.

Keta Stephany, secretaria de Actas, Memoria e Información de la Federación de Asociaciones de Profesores Universitarios de Venezuela (Fapuv), detalló que a partir del 2004 le han venido quitando sus beneficios de manera lenta, pero catastrófica, hasta el punto que sólo quedan profesores antiguos. "Mientras tanto, los profesores seguimos envejeciendo y vamos a tener un promedio en edad de 60 años y no habrá relevo".

Ante eso, Déborah Velásquez, presidenta de la Asociación de Profesores de la UCLA (Apucla), dijo que los sueldos no son atractivos para un docente y prefieren abandonar, realidad que inició en 2015, pero se agudizó en el 2018 y empeoró con la llegada de la pandemia. "Se está desmantelando la academia", apuntó que temen que no exista generación de relevo.

Velásquez detalló que los profesores que aún quedan en las universidades es por mística y vocación, cuyos docentes esperan cumplir los 25 años de servicio para irse de la universidad, "porque para los nuevos no es una fuente atractiva porque no tienen seguridad social y mucho menos económica", responsabilidad que debe ser del Gobierno nacional, pero han sido los encargados de destruir el salario de los profesionales al eliminar las normas de homologación y ajustar el salario, según el índice inflacionario.

Blanca Terán, presidenta de la Asociación de Profesores de la UPEL (Aproupel), lamentó la situación y aseguró que muchos jubilados se quedaban dando clases de manera voluntaria, pero eso poco ocurre hoy ante los bajos sueldos.

De acuerdo al Observatorio de Universidades (OBU), estiman que ante la crisis universitaria, un 68% de los profesores que continúan en las aulas durante la pandemia tienen pensado dejar la universidad para buscar otra fuente de ingreso, lo que se traduce en que las casas de estudio se quedarán sin generación de relevo.

Piden mejores condiciones

Los obreros de las universidades UPEL, Uptaeb, Unexpo y Unelmlk se concentraron en la UPEL para exigir a entes gubernamentales mejoras salariales y laborales para los trabajadores activos y jubilados que hay en cada casa de estudio.

"Lo que percibimos al mes son 7 bolívares más las bonificaciones por transporte, eso no nos alcanza para mantenernos, hay muchos trabajadores que han tenido que hacer otras actividades para mantenerse, pero en el caso de los jubilados esto es algo que no pueden hacer porque son personas mayores", dijo Carlos Vásquez, secretario general del sindicato de la Uptaeb.

Los representantes de las universidades detallaron que son alrededor de 1 mil personas que se ven afectadas por la falta de condiciones.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

qr-app

Otras Noticias