Crédito: Cortesía

Fedeagro: Contrabando desde Colombia es una competencia desleal

Ana Uzcátegui | LA PRENSA DE LARA.- "Hay que hacer un esfuerzo Gobierno y sector privado para que le vuelquen la mirada al campo, porque hay 20 millones de hectáreas para la siembra y estamos utilizando millón y medio. Hay casi 4 millones y medio de hectáreas de pastizales para ganadería, más de un millón de hectáreas forestales activas, pero la totalidad de superficie que se pudiera cultivar y tener ganadería forestal es de 35 mil millones de hectáreas. Eso significa que Venezuela se debe convertir en un supermercado para el mundo. Deberíamos estar vendiéndole hortalizas, frutas frescas a los países que tienen invierno y no lo estamos aprovechando".

Así lo expresó Celso Fantinel, agricultor y presidente de la Confederación de Asociaciones de Productores Agropecuarios de Venezuela (Fedeagro). Indicó que aunque el Gobierno haya anunciado con bombos y platillos un crecimiento económico del país del 4% en 2021, la realidad es que al campo ese crecimiento no llegó. Apenas el cultivo de maíz tuvo un ligero repunte, los demás rubros mantienen niveles de producción similares a los que registró la nación en 1960.

¿Tuvo algún crecimiento económico este año el sector agrícola?

Prácticamente, el único rubro que paró la caída y que tuvo una recuperación en este caso fue el maíz y más en el maíz blanco para producir harina para la arepa del venezolano. Se produjeron alrededor de unas 520 mil toneladas de maíz blanco y cerca de 300 mil de maíz amarillo. En el amarillo no crecimos por un tema de comercialización, vemos que el maíz blanco está mejor pagado y por eso el sector opta por irse a ese rubro, de no hacerlo quebraría.

¿Cómo está la producción de los otros rubros?

De arroz se sembraron unas 60 mil hectáreas, muy similar al 2020, no crecimos, tampoco tenemos rendimiento ni estabilidad, el productor no puede comprar buenos insumos, no fertiliza como debe ser y es castigado por la productividad. El caso café, rubro que se exportaba en la colonia, en la bolsa de Nueva York se ha cotizado el quintal de 46 kilos en 200 dólares, pero en Venezuela lo pagan a 80 dólares máximo y eso es una descapitalización, el productor no logra fertilizar ni aplicar las prácticas agronómicas necesarias para producir más quintales por hectárea. Teníamos alrededor de 180 mil hectáreas de café sembradas, actualmente 120 mil hectáreas.

Estamos en el ciclo de siembra de norte-verano, ¿qué ha ocurrido con la producción de caña de azúcar, leguminosas y hortalizas?

Está ingresando al país azúcar refinada importada y a unos precios con los cuales no podemos competir porque vienen de países que no tienen problemas económicos. Estos commodities no pagan aranceles en la mayoría de los casos ni IVA y entonces eso es una competencia desleal. El balance de hortalizas no cambia, de no ser por el bajo consumo del venezolano se cosecha alrededor de un 35% de lo que necesita el país. Esta es la época de las leguminosas, el frijol chino tenemos 30 mil hectáreas sembradas para exportación y unas cinco mil hectáreas de frijol pico negro y bayo para consumo nacional.

¿Es perceptible esa mejora en la siembra del maíz?

Sí claro, lo poco que estamos haciendo motoriza la economía. Por eso ves el sector primario e industrial quejándose de las importaciones con este dólar revaluado y materias primas que en muy pocos casos pagan aranceles. En el maíz nos salvamos, porque la industria nos canceló al precio alterno de importación.

¿Cuántas décadas retrocedió el campo en estos 9 años con Maduro?

Las cosechas de 2021 fueron similares a la década de los 60 y 70, cuando éramos un tercio de la población que somos ahora.

El Programa Mundial de Alimentos de la ONU, no incluyó a Venezuela en su último informe sobre los puntos críticos de hambre, porque el Gobierno no emitió información. Cifras de Fedeagro, ¿qué dicen con respecto a la situación del hambre?

En Venezuela sigue habiendo 9 millones de venezolanos en inseguridad alimentaria, según las ONG. Hoy hay muchos venezolanos que no comen hortalizas, que están creciendo y no conocen ciertas hortalizas, no salen de comprar un ají, una cebollita, no conocen las hortalizas de ramas, y entonces la ingesta de carnes, de pollo, de cerdo es nula.

¿Cuánto financiamiento necesita Venezuela para reactivar el campo?

La cuenta de Fedeagro es que para volver a niveles 2010, cuando el venezolano se alimentaba con más de 40 kilos de harina anualmente, más de 30 kilos de arroz y alrededor de 30 kilos de carne, necesitamos invertir 1500 millones de dólares, esto incluye a todo el circuito agroalimentario, agricultores, ganaderos e industria de alimentos. En la actualidad nos mantenemos produciendo, pero metiéndonos la mano en el bolsillo. Las proyecciones es que este año vamos a crecer 240 mil hectáreas en siembras, pero el país necesita 1.220.000 hectáreas de siembra de maíz, necesita 250 mil hectáreas de arroz. A esas tasas tan bajas de crecimiento vamos a tardar más de 20 años en recuperarnos.

Asociaciones de pequeños productores de papas han denunciado que ya no tienen semillas de alta calidad para sembrar, que el Gobierno desde hace más de una década eliminó las licencias para importar y que este rubro está en peligro de extinción. ¿Cuál es la evaluación que hace Fedeagro del tema?

Hace seis años que fue la última vez que se importó semilla de papa desde Canadá, de Francia y Holanda. Son dos ciclos de siembra al año, lo que significa que esas semillas se han reúsado 14 veces, ya está degenerada, tenemos a la Red de Productores Integrales del Páramo (Proinpa), que están tratando de hacer algo para rescatar la producción de semillas, pero no es cierto lo que dice el ministro de Agricultura y Tierras, Wilmar Castro Soteldo, que tenemos semillas para todos.

¿Qué se está haciendo?

En Fedeagro comenzamos con una asociación en los pueblos al sur de Mérida, la Asociación de Productores del Molino (Asopromol), que tiene ya tres meses con nosotros y su líder, José Guillén, conocido como "Cheo Hormiga", ya logramos comprar 80 mil microtubérculos que estamos guardando en silos para en dos años tener semillas de papas producidas en el país. Sí todo va bien podríamos sembrar unas 10 mil hectáreas de papa. En Quíbor, el señor Alejo Hernández, dueño de El Tunal, también está trabajando en Mucuchíes con una confederación de la papa para producir semillas para suelos bajos, esa papa es la que demanda la industria, para producir papas fritas, los snacks.

¿Cuál es el impacto que está teniendo el ingreso de hortalizas y verduras desde Colombia por vías del contrabando?

El impacto que está teniendo es que ya se consiguieron enfermedades en la papas del estado Trujillo, producto del contrabando, ahí es donde el Instituto Nacional de Salud Agrícola Integral (Insai), los gobiernos regionales, sobre todo en Táchira debe tener mucho cuidado. Esa papa que está entrando desde Colombia debe tener un permiso sanitario venezolano. No puede ser que nos traigan enfermedades y que muchos productores por desesperación compren esa papa.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias