Crédito: Artemio Sequera

Teatro Juares: joya arquitectónica en el centro de Barquisimeto

Lorena Rojas | LA PRENSA DE LARA.- Un escenario tan emblemático por donde han pasado cientos de talentos, como lo es el Teatro Juares, antiguo Teatro Municipal, tiene una extensa historia llena de contratiempos para su edificación, según aseguran costumbristas y cronistas de la ciudad, pasaron años para que las tablas pudiesen usarse para lo que fueron ideadas. 

La historia del Teatro Juares se remonta a los años 1890, cuando Raimundo Andueza Palacios, presidente de Venezuela, decretó la construcción de un teatro para la ciudad de Barquisimeto que representara belleza y majestuosidad, a la altura de los más importantes teatros europeos.

La obra fue encomendada en 1895 al arquitecto, Luciano Urdaneta, quien contó con la colaboración de Luis Muñoz Tébar.

El primer contratiempo que se presentó para su construcción fue en el terreno donde se quería construir el teatro, pues en este existía una casa de bahareque y un pequeño corral de chivos que era propiedad de Juan Manuel Álamo, quien vendió el terreno a la Junta de Fomento de Teatro de Barquisimeto en 1891 por 10.000 bolívares. 

En esa casa había funcionado la tipografía de los Hermanos Álamo y donde se editó El Monitor, primer periódico diario que circuló en nuestra ciudad. 

El teatro no se construyó inmediatamente luego de esta venta, pues al parecer no habían los recursos suficientes para hacer la edificación, es por ello que la construcción de este proyecto se inició en el año 1897 al ser aprobado por la Asamblea Legislativa del estado Lara, un monto de inversión de 200.000 bolívares.

Sin embargo, la construcción no duró mucho, pues para el año 1898 se paralizaron los trabajos y se pidió vender el cemento destinado para ello por motivo de orden público, es decir, por la situación de guerra civil que se vivía en el país para ese entonces entre fuerzas del general, José Manuel Hernández y el gobierno del general, Cipriano Castro

Se ordenó pagar Bs. 200,00 para la reparación del techo. 

En 1899, justo el 21 de septiembre las fuerzas nacionalistas que estaban bajo el mando del general, Bartolo Yépez, llegan a Caja de Agua y el 27,28 y 29 combatieron contra las fuerzas del general, Napoleón Fernández. 

El día 30 combaten en Macuto, para luego llegar a la ciudad tomando el teatro, el mercado y la cárcel vieja como bastiones, ocupados por la revolución a las 3:00 de la tarde.

"Para aquel entonces, las personas no podían pasar por esas calles porque estaban en plena guerra, luego continuaron con las construcciones del teatro", asegura el costumbrista, Iván Brito. 

En el año 1900 se presenta a casa llena en el Teatro Municipal la zarzuela Juan José, de la compañía operática de los hermanos Carlos y Adolfo Ruiz Chapellín, con la actuación de Rafael Guinand y el músico Pedro Elías Gutiérrez con 44 artistas en escena. Se instala en el teatro para esa oportunidad la luz de acetileno, novedad para la época. 

También en ese año se presenta, junto con otros artistas, María Pacheco, tiple de una compañía de zarzuelas que había llegado a la ciudad. 

"La construcción del teatro tuvo muchos contratiempos, de hecho, nunca ha tenido una inauguración porque siempre se le estuvieron haciendo arreglos, aun presentándose los artistas en el escenario", dijo Brito. 

Tras la apertura del Teatro Municipal hubo muchos incidentes y hechos importantes, como la proyección de la "Película de Toros" a beneficio del templo de La Paz y la muerte accidental de uno de los soldados del primer piso. 

Como el teatro por la guerra había quedado muy deteriorado, en 1909 se hicieron reformas en el cambio del telón y la prensa solicitó el enladrillado del patio de tierra del teatro, todavía en construcción.  

El 14 de enero de 1910, el Concejo Municipal nombra por Decreto una Junta de Fomento encargándole tomar medidas para que ponga a salvo el edificio del Teatro Municipal y evitar su completa destrucción.

En el año 1912, el Concejo Municipal de Barquisimeto le asigna el nombre Juares, en homenaje al General Aquilino Juárez, quien había influido en gran manera en el progreso cultural de la época, asimismo se sustituyó la letra Z por S para distinguirlo del mexicano Benito Juárez. 

Para finales de 1947 se decretó la demolición, logrando hacer una remodelación completa que conllevó la desaparición de su antigua fachada, a fin de ofrecer una estructura más innovadora, y para 1952, finalmente se reinaugura con motivo de la celebración del cuatricentenario de la fundación de Barquisimeto.

Pero el espacio artístico aún se mantenía cerrado, fue hasta el 27 de abril de 2009,tras diez años de un nuevo período de remodelación, que el Teatro Juares reabre sus puertas con un especial concierto sinfónico bajo la batuta del maestro Gustavo Dudamel.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias