Nueva fuga de crudo en plena carrera para limpiar derrame en Perú

AFP | LA PRENSA DE LARA.- Una segunda fuga de crudo en la costa de Perú se produjo el martes mientras se realizaban labores en un ducto submarino de la refinería de Repsol, pero la compañía española descartó este miércoles que se trate de un "nuevo derrame de petróleo".

La fuga ocurrió "cuando se realizaban trabajos previos al retiro del PLEM (Pipeline End Manifolds, el extremo del ducto), que es un equipo de colección y distribución submarina" desde la refinería a los buques, indicó el Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental (OEFA), del Ministerio del Ambiente, en un comunicado.

Este vertimiento ocurrió en momentos en que cientos de brigadistas trabajan a contrarreloj en las playas para limpiar los 6.000 barriles de petróleo derramado hace 11 días cuando el buque tanque "Mare Doricum", de bandera italiana, descargaba crudo en la refinería La Pampilla de Repsol, en Ventanilla, 30 km al norte de Lima. La compañía atribuyó el accidente al oleaje causado por la erupción volcánica en Tonga.

Sobre lo ocurrido este martes, la compañía afirmó que se trató de un "afloramiento controlado de remanentes del derrame del pasado 15 de enero", mientras se realizaban faenas en el ducto submarino que conecta a la refinería con los buques tanques, con el fin de investigar las causas de ese siniestro.

"Este afloramiento estaba contemplado por lo que se habían instalado previamente las barreras de contención, elementos absorbentes y skimmer [máquina que remueve el petróleo que flota en el agua] que ya se encontraban dispuestos en la zona como medida de seguridad. De esta manera, se logró controlar el hidrocarburo", indicó un comunicado de la petrolera española. "Repsol descarta nuevo derrame de petróleo", aclaró.

El ente técnico estatal que supervisa las inversiones en energía (Osinergmin) indicó en un comunicado que el martes durante la "operación de retiro de remanente" de crudo "se registró el vertimiento de un volumen de crudo estimado en 8 barriles (casi 1.300 litros) el cual fue controlado".

"Ha sido controlado"

La Marina de Guerra del Perú dijo en un comunicado que el martes, durante un vuelo de inspección para monitorear la zona afectada por el primer derrame, la tripulación observó una "mancha oleosa" en las inmediaciones del ducto de la refinería.

Agregó que tras consultar a Repsol, la empresa respondió que el petróleo "se había filtrado a pesar de haber realizado los trabajos para retirar el crudo, previamente a la ejecución de la inspección y reparación" del ducto.

"Hemos podido constatar el derrame, que es relativamente pequeño", dijo el capitán de navío Jesús Menacho, jefe de operaciones de la guardia costera peruana, a la emisora RPP.

"Ha sido controlado. Se está tomando verificación para que este nuevo derrame no llegue a las costas", añadió.

El crudo derramado el 15 de enero se expandió a lo largo de la costa a más de 40 kilómetros de la refinería, causando la muerte de aves y peces, y afectando 21 playas, según el Ministerio de Salud. También dejó sin trabajo a cientos de pescadores artesanales.

El Ministerio del Ambiente confirmó que el derrame de hace 11 días afectó a más de 180 hectáreas (equivalentes a unos 270 campos de fútbol) en la franja de playas y 713 hectáreas de superficie en el mar.

"Vamos a hacer las denuncias respectivas en la fiscalía de Ventanilla por este nuevo derrame. Es indignante que sigan contaminando todos los días el mar y el medioambiente", dijo a la AFP el dirigente de los pescadores artesanales José Llacuachaqui.

Casi diariamente, decenas de pescadores protestan en las playas afectadas por el derrame, que les impide salir al mar a ganarse la vida. Algunos de ellos fueron contratados por Repsol para limpiar las playas, tarea en la que también participan militares y voluntarios.

Cuatro investigados

El procurador (abogado litigante) del Ministerio del Ambiente, Julio César Guzmán, reveló este miércoles que cuatro empleados de Repsol, entre ellos los gerentes de Producción y del Medio Ambiente, que "eran los encargados de evaluar los riesgos de la gestión, están en condición de investigados y serán notificados para dar su declaración a la fiscalía".

"El daño es inobjetable, la empresa tiene que responder en lo que se pueda, porque esto es irremediable", dijo Guzmán a la emisora RPP, sin identificar a los cuatro investigados.

El procurador indicó que el delito que se investiga es el de "contaminación", que en la ley peruana "tiene una penalidad de 4 a 5 años [de prisión], pero en agravado puede subir de 6 a 7 años", pues los responsables de Repsol supuestamente proporcionaron al comienzo "información falsa a las autoridades competentes" sobre el derrame del 15 de enero.

Según la fiscalía, la petrolera dijo inicialmente que se habían vertido "seis galones" de crudo, pero después se comprobó que eran unos 6.000 barriles (casi un millón de litros).

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Ver más:
Otras Noticias