Bomberos en Lara esperan un ajuste salarial digno

Luis E. Marchán | LA PRENSA de Lara.- Hoy se cumplen 47 años del decreto que fija el Día Nacional de Bomberos en el país y los funcionarios del municipio Iribarren no tienen mucho que celebrar con los salarios de hambre que devengan mensualmente sin mencionar la baja cantidad de apagafuegos que hay en Lara y las pocas unidades de atención inmediata que necesitan.

Un apagafuegos de primer rango apenas gana 57 mil 600 bolívares cada 30 días sin contar que ese hombre debe multiplicarse en sus funciones para atender, como lo establecen estatutos internacionales, a cada mil habitantes, pues el déficit de funcionarios que sufre Lara representa el 93,7 % ya que en la actualidad hay 187 activos cuando deberían trabajar 2 mil 400 (si se toma como referencia que en la región se contabilizan 2 millones 400 mil habitantes).

LA PRENSA logró hacer un recorrido por tres estaciones de Barquisimeto ayer en la mañana y los funcionarios coincidieron que, además de los compromisos adquiridos por los gobernantes, esperan la homologación de la Ley Orgánica de Servicios de Bomberos y Bomberas y de Administración de Emergencia de carácter civil, a los fines de mejorar sus condiciones laborales, como por ejemplo el sueldo de un mayor de Bs. 140.000 y un teniente, Bs. 120.000.

Un caso es el de Óscar Suárez, mayor que relata que los únicos ajustes salariales que reciben es el que anuncia la Presidencia de la República y que muchos de ellos siempre se quedan con las ganas de esperar un buen aumento, como en su caso, para jubilarse.

El teniente coronel Víctor Montero, comandante del Cuerpo de Bomberos de Iribarren, quien tiene a su cargo las 4 subestaciones y los 187 efectivos tras la jubilación de 46 efectivos y la renuncia de 20, la mayoría de estos jóvenes, continúa con su labor de salvamento y socorro, reconociendo el esfuerzo del alcalde Luis Jonás Reyes de haber recuperado 5 unidades de las 40 que recibió de la gestión anterior; de entregar en los próximos días un camión cisterna de 10 mil litros de agua que fue repotenciado; además la dotación de 146 pares de botas por parte del burgomaestre y de 196 uniformes enviados por el Ministerio del Interior.