La hambruna y la miseria se asientan en el país

logo170

Ana Uzcategui | LA PRENSA de Lara.- Venezuela se asemeja, en niveles de desnutrición, a países en conflictos bélicos como Afganistán y de pobreza extrema como Zimbabue.

Más de 21 millones de personas en la nación, sólo ingieren 300 gramos de alimentos al día, en comparación al kilo 200 gramos que históricamente consumían los ciudadanos antes de 2013, según lo señalan los últimos indicadores de Fedeagro y Fedenaga, durante la presentación del Plan País Agroalimentario, en Carora, Municipio Torres.

Fernando Camino, expresidente de Fedeagro, alertó que la hambruna gana terreno, y que el venezolano promedio, que depende de sueldo mínimo, sólo está consumiendo cinco alimentos de los 54 que contiene la canasta básica.

"Pueden comer arroz, pasta, tubérculos como yuca, y muy pocas leguminosas (granos)", mencionó. Aquellos que puedan comprar caraotas o frijoles, sólo están ingiriendo 18 gramos de proteína diario, de los 60 que se requieren para tener una alimentación balanceada según la Organización Mundial de la Salud, lo que es igual a 600 calorías de las 2 mil 500, que necesita el cuerpo.

La proteína animal como carne de res, pescado y pollo, pasó a ser comprada por un sector privilegiado, que tiene salarios por encima del mínimo y recibe alguna remuneración en dólares o remesas del exterior. "La única mejora posible a esta catástrofe, es el cambio de gobierno", opina Camino.

Informó que los productos básicos para la alimentación del venezolano se dejaron de cosechar. Tal es el caso del maíz.

"De un millón de hectáreas de maíz que se sembraron en 2015, este año se cosecharon 100 mil hectáreas, es decir sólo un 10% de lo que se requiere", mencionó.

Tubérculos como la papa tuvieron una cosecha de 10 mil hectáreas, cuando hace un año se cultivaron 60 mil. De Arroz se produjeron 100 mil hectáreas de las 500 mil que se requieren.

La caña de azúcar registró una caída de más de un millón de toneladas este año, anteriormente el país demandaba tres millones 500 mil toneladas.

"La siembra de caraotas es inexistente, al igual que la soya, sólo registran un 1% de lo que en otrora se cultivaba", señaló, resaltando que para reactivar el campo nacional se requiere una inversión anual de siete mil millones de dólares. Cinco millones de dólares deben ser destinados a maquinaria como 20 mil tractores.

Fedeagro señala que pasará más de un lustro para que ocho sectores económicos sean reactivados. Mencionó que para recuperar los niveles de siembra de arroz son necesarios cuatro años; maíz y leguminosas, seis años; sorgo, siete años; azúcar nueve años; hortalizas, frutas tropicales, raíces y tubérculos, cuatro años.

Tardará más recuperar la producción de proteína animal, para que el país esté a tono con lo que producía en el año 1998. El sector avícola requiere de cinco años; sector porcino, ocho años; leche, seis años y carne de vacuno, seis años.

Ver más:
Otras Noticias