Crédito: Archivo

Sólo ocho carros se ensamblaron en Venezuela durante el año 2021

Ana Uzcátegui | LA PRENSA DE LARA.- Después que en Venezuela se llegaron a producir 172 mil vehículos en 2006 y se exportaban 20 mil automóviles anuales a Colombia y Ecuador, en 2021 las ocho ensambladoras registraron un descenso histórico de producción y un desplome del 100%. Tan sólo se ensamblaron ocho camiones Mack en todo el territorio, según informó Omar Bautista, presidente de la Cámara de Fabricantes Venezolanos de Productos Automotores (Favenpa).

El reporte que tiene es hasta noviembre, afirma que las ensambladoras son el mercado de reposición de los fabricantes de autopartes y representan el 42% de las ventas del sector. "El promedio histórico es que en Venezuela se ensamblaban 100 mil vehículos al año, y todos ellos llevaban autopartes nacionales. Este año hasta noviembre se ensamblaron ocho vehículos. Para nosotros es un mercado casi desaparecido", alertó, sobre todo si se comparan con 2020, cuando inició la pandemia se fabricaron 107 vehículos en Venezuela.

Las instalaciones de Toyota, Mack, Iveco, Mitsubishi, Chrysler, Ford, Chery y Encava, esta última fabricante de autobuses, se mantienen en el país, pero son un cementerio de industrias. No están produciendo, a excepción de la Mack que este año pudo fabricar un mínimo de unidades de carga pesada a gasoil. Estas ocho ensambladoras llegaron a Venezuela hace más de 50 años y hasta el 2013, cuando Nicolás Maduro llegó al poder, su producción era boyante.

3 problemas claves

Las razones por las que este sector se ha contraído un 100%, es por el bajo poder adquisitivo de los venezolanos. De acuerdo con la Encuesta Condiciones de Vida (Encovi), elaborada por la Universidad Católica Andrés Bello, la Universidad Central de Venezuela y la Universidad Simón Bolívar, el 94% de la población es pobre de ingreso, no puede adquirir la canasta básica y sólo accede a algunos productos de la canasta alimentaria familiar.

Además, en el país desaparecieron los créditos debido a que el Banco Central de Venezuela (BCV) mantiene un alto encaje legal de 85%, lo que impide a los bancos prestar dinero para financiar créditos personales, de vehículos y comerciales, y así dinamizar la economía. Al respecto, el economista, Leonardo Buniak, informó que la banca venezolana antes de los 90 tenía una cartera de crédito de 42 mil millones de dólares, el año pasado apenas pudo prestar 300 millones de dólares.

Un tercer factor que hace que la industria automotriz esté tan golpeada, es que el Ejecutivo nacional incentiva las importaciones de vehículos. Durante todo el 2021, el BCV intentó anclar el tipo de cambio, realizando intervenciones semanales en las mesas de cambio. Venezuela sigue teniendo la inflación anualizada más alta del planeta y es 686,4%, según el ente emisor al intentar contener el aumento del tipo de cambio inyectando parte de las reservas internacionales líquidas a la banca comercial se ha generado una sobrevaluación del tipo de cambio, lo que para Buniak equivale a un cáncer para la producción nacional.

"El sector automotriz está lejos de poder recuperarse en 2022, mucho menos con una marcada sobrevaluación que permite la importación de vehículos de varios países del mundo, especialmente del hemisferio oriental como de Arabia Saudita, emiratos islámicos, China. Lo cierto es que la importación de vehículos que hemos visto en Venezuela va en detrimento de la industria nacional automotriz. Es decir, ahí hay cero posibilidades de recuperación por los momentos, básicamente por la marcada sobrevaluación del tipo de cambio", advirtió el calificador de riesgo bancario.

Fuertes medidas

Omar Bautista, presidente de Favenpa, indicó que a los fabricantes nacionales de autopartes también los afecta la importación de repuestos que entran sin pagar impuestos aduaneros o IVA. "Eso ha creado una competencia desleal que ha impedido la recuperación de la industria nacional de autopartes. Por la sobrevaluación de la moneda esos repuestos importados son más baratos que los producidos en el país, con todos los problemas que existen", comentó.

Esta crisis del sector ha hecho que 16 mil puestos de trabajo se hayan perdido. Hace 10 años, la industria de autopartes empleaba a 20 mil trabajadores, ahora sólo hay cuatro mil trabajadores.

Concesionarios

En Lara, mientras los concesionarios de marcas producidas en Venezuela se mantienen cerrados y representan sólo el recuerdo de la Venezuela saudita que existía, desde finales de 2019 con la dolarización viene surgiendo un nuevo mercado de camionetas importadas de marcas chinas. También han aparecido nuevas ventas de carros usados en Iribarren y Palavecino.

Según un vendedor de un concesionario ubicado en la carrera 19 frente al rectorado de la UCLA, quien prefirió el anonimato, desde mediados de 2021 se dispararon las ventas de vehículos motores cuatro cilindros. "La gente está buscando carros rendidores de gasolina, por eso los carros como los Spark, Aveo desde el año 2007 en adelante, Arauca, Fiat, Corolla desde el año 2009 hasta el 2012 y los Mitsubishi años 2010 y 2014 se han cotizado y han incrementado su precio", apuntó

Un Spark año 2011 puede valer 2.500 dólares, pero en diciembre 2020 costaba 1.200 dólares, lo que representa un aumento de 55% por la dificultad que tienen los ciudadanos de encontrar gasolina, sobre todo subsidiada, y por las constantes fallas de distribución de Pdvsa hasta en las bombas que están dolarizadas.

En otro concesionario ubicado en la avenida Venezuela con calle 8, uno de los gerentes del lugar comunicó que la crisis por la gasolina ha hecho que las camionetas con motores seis y ocho cilindros hoy valgan 50% menos que en el pasado. "Una camioneta Toyota Autana año 2001, valía en 2020 $8.000, ahora para salir rápido de ellas hay que ofertarlas en $6.000 o hasta $5.000", expresó.

Aumenta mercado exportador

Omar Bautista, el presidente de la Cámara de Fabricantes Venezolanos de Productos Automotores (Favenpa), informó que el 2021 registró una mejoría en cuanto a la exportación de autopartes producidos en el país, en comparación con el primer año de la pandemia.

"El mercado de exportación ha tenido una recuperación importante, aunque en términos absolutos sigue siendo un cantidad muy pequeña a lo que el sector llegó a exportar hace 14 años. Estamos hablando que las exportaciones pueden aportar el orden de 7 millones de dólares, que eso representa más del 100% que el año pasado. Pero 7 millones de dólares es una cantidad muy pequeña con relación a los 260 millones de dólares que se llegó a exportar hace 14 años", comunicó.

Apuntó que se exportan radiadores de aluminio, pistones de aluminio, pastillas de freno, filtro de aires, filtro de aceite, filtro de combustible, baterías, partes para ejes referenciales, cuyo mercado principal son países como Colombia, Estados Unidos, Brasil, Argentina, Italia, y República Dominicana.

Las ventas de repuestos importados repuntaron

Elías Bessis, presidente de la Cámara de Importadores de Repuestos y Autopartes del estado Lara (Cidralara), informó que a medida que ha aumentado el uso del dólar en Lara, que ya abarca más del 70% de las transacciones comerciales que se realizan, y con los tres meses de flexibilización de la cuarentena que ya tienen las empresas en el país, el panorama económico para los comercios dedicados a la importación de repuestos ha mejorado.

"En el mes de diciembre se logró vender un 40% más que en 2020, hubo cierto movimiento de dinero y así como ocurre en los concesionarios del mercado secundario, los autopartes que han tenido más demanda son los de carros cuatro cilindro, Chery, Fiesta, Spark, Mitsubishi, Aveo porque son los que más se están usando en la calle", resaltó.

Los gremios del sector privado han catalogado como positivo la decisión del Ejecutivo nacional de extender la flexibilización de la cuarentena, alegando que de esta manera pueden planificar este año y aspirar crecer económicamente.

Indicó que hay un parque automotor envejecido en el país, la mayoría de los vehículos que hoy están rodando datan del año 1999 al 2017 y tienen un precio que oscila los 1.200 dólares y 3.500 dólares.

"La opción de camionetas último modelo que se están consiguiendo en el mercado son las marca Changan Kaicheng, que son camionetas importadas chinas a gasoil, valen más de 25 mil dólares. Un carro Elantra vale más de 31 mil dólares más IVA, la camioneta Ford Ranger 2022 importada cuesta 52.400 dólares. Es decir, son muy pocas las personas en la actualidad que puedan pagar de contado ese tipo de vehículos, considerando que los créditos bancarios se han acabado en el país y que hay una pérdida del poder adquisitivo", resaltó.

Se encarecieron los fletes

Elías Bessis informó que el sector importadores de autopartes ha tenido inconvenientes es con el encarecimiento de los fletes internacionales.

"Un contenedor desde China, en diciembre 2019 valía 6.000 dólares, en diciembre 2021 costaba 26 mil dólares. Ese incremento se traslada a los precios y afecta al comprador final", explicó.

A raíz de la pandemia, se está registrando una escasez de camioneros a nivel internacional. Según el economista, Leonardo Buniak, citado por Unión Radio, hay unos 170 millones de contenedores en el mundo. "El problema es que los contenedores no están donde deberían, los puertos de Long Beach, Miami, Grecia están repletos de contenedores vacíos o que no han salido por el grave problema de aduanas y escasez de camioneros", comunicó.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias