Buniak: Criminalidad y narcotráfico permean la economía del país

logo170

Ana Uzcátegui | LA PRENSA DE LARA.- Para Leonardo Buniak,  economista y calificador de riesgo bancario, la caída de los precios del petróleo nacional, ha hecho que la economía subterránea aumente en el país. Esa que se basa en la legitimación de capitales, el lavado de dinero y las actividades ilícitas propias de países violentos del Sur. 

"Si el Ejecutivo Nacional intentara encender la industria, tendría que apagarle la luz a todo el sector residencial del país. Es decir no tiene electricidad suficiente, ni agua, tampoco gas ni combustible. Por eso el modelo importador llegó para quedarse en Venezuela. El mensaje que da Nicolás Maduro con esta política cambiaría que promueve al sobrevaluar el tipo de cambio a cerca de cinco bolívares, es: No produzcas en casa lo que resulta más barato importar". Así lo considera, Buniak, al señalar que en 2021 la economía nacional logró estabilizarse en el "foso depresivo". Dejó de caer pero sólo crecieron los comercios y servicios ligados con la importación.

"¿Y cómo se financia eso frente a la caída vertiginosa de los ingresos petroleros?, bueno eso es gracias a la generación de divisas por dos fuentes: una el sector privado de la economía que está generando formalmente divisas a través de algunas exportaciones, por la repatriación de capitales que han regresado de manera bastante marginal, y por el crecimiento de la economía subterránea, oscura, esa que está vinculada al narcotráfico, la extorsión y el contrabando de extracción en la frontera, contrabando de oro y el bachaqueo de gasolina", aseveró.

Maduro asegura que la economía del país creció primera vez desde las sanciones de EE.UU. ¿Esto es cierto?

Más allá de los comentarios que haga el Ejecutivo, la economía en 2021 repitió el modelo de 2020 y 2019. Fue una economía que dependió del modelo importador. No hablamos únicamente de bodegones, sino de una dinámica comercial y económica vinculada a las importaciones que marcó la ruta para cierta recuperación en 2021 y una recuperación aún mayor para 2022. Eso no significa que la economía venezolana está creciendo porque el 2021 todavía conjuga una caída global desde 2014 cercana al 80%, rompiendo récord de contracción económica y de retroactividad en la historia económica del planeta. Somos la segunda economía que más cayó en siete años a nivel mundial y esto acompañado de un fenómeno exponencial hiperinflacionario.

A raíz de las sanciones internacionales contra el gobierno. ¿Qué cambios se han dado para pasar de un modelo socialista a uno con métodos más liberales?

En 2019 el gobierno decide imponer una suerte de modelo importador, yo la he llamado "misión anaqueles llenos". Es decir 2018 estuvo marcado por la escasez, la hiperinflación y los venezolanos haciendo colas por alimentos. Además los bachaqueros fueron los principales actores que participaban en el mercado. Esto desapareció en 2019 porque el gobierno decide hacer una apertura comercial, se abren las importaciones, se da acceso a la divisa, ocurre una suerte de flexibilización del control de precio sin eliminar la Ley de Precios Justos, lo que permite al sector privado hacer algunos ajustes de precios para poder activar sus operaciones. Como consecuencia se aplica un anclaje cambiario, se libera el tipo de cambio oficial para que se acerque al tipo de cambio paralelo, es decir intentan anclar el tipo de cambio y con la inflación tan alta se genera una sobrevaluación.

¿Qué implicaciones tiene la sobrevaluación del tipo de cambio para el país?

La sobrevaluación es el cáncer para el sector productor de bienes transables, es decir una moneda sobrevaluada lo que hace es promover las importaciones y le resta capacidad a las exportaciones. La economía se ha convertido en una economía importadora, de puertos. Hoy en Venezuela difícilmente se puede hablar de escasez, pero esto es en detrimento de la producción nacional.

Entonces ¿Qué conclusión le deja el 2021?

Que no ocurrió una recuperación económica, lo que hicimos fue estabilizarnos en el foso depresivo, es decir ya la economía no cayó más, dejó de contraerse y experimentamos una suerte de estabilización en el foso, y a partir de 2022 veremos cierta dinámica de recuperación pero asociada al sector comercial y servicios que importan.

¿Y cómo se financia eso frente a la caída vertiginosa de los ingresos petroleros?

Bueno eso es gracias a la generación formal de divisas del sector privado a través de la exportación de camarones, cacao y por la repatriación de capitales que se está dando marginalmente. Pero lo más importante que ha impactado la economía, es el surgimiento de una economía subterránea, oscura, donde se dan prácticas de legitimación de capitales, lavado de dinero vinculada a actividades ilícitas propia de Suramérica, de la frontera que hay entre Venezuela y Colombia, de países como Ecuador, Perú, y están básicamente ligados a temas como narcotráfico, la extorsión, el contrabando de extracción en la frontera, contrabando de oro, de gasolina, el bachaqueo, la extracción de coltán.

¿Se puede arreglar un país cuando el 50% de su economía está impactada por la economía subterránea?

Las cifras que hemos manejado por varios años han variado considerablemente. En 2019 esa cifra llegó por encima de los 13.500 millones de dólares; bajó a 10 mil millones en 2020 producto de la pandemia. En 2021 la cifra subió considerablemente, podemos llegar incluso a pensar que en 2022 va a superar los 15 mil millones de dólares e indudablemente esto tiene que tener un impacto, y lo tienen en el proceso de dolarización transaccional en Venezuela y por supuesto dinamizar la actividad comercial. Ahora, ¿Puede una economía recuperarse de esta manera? No, es imposible porque no es orgánico, lo que estamos viendo es una dinámica del sector comercial vinculada al sector importador, pero el sector que genera empleo, crecimiento de largo plazo es la industria.

¿Qué escenarios evalúa para este 2022 en relación con la inflación?

Claramente Venezuela salió de la hiperinflación en 2021. El gobierno aplicó una política muy restrictiva en materia de gasto público y por supuesto al contener el gasto público, restringir el crédito bancario, indudablemente se logró desacelerar la tasa de inflación. Para este año estamos estimando que la inflación debe estar alrededor de 380 no más de 400%. Eso sigue siendo la inflación más alta del planeta, eso hay que aclararlo.

¿Por qué a pesar que ha bajado la hiperinflación la desigualdad se está haciendo más notoria en el país?

Bueno indudablemente porque no tiene nada que ver una cosa con la otra. Tiene que ver con la distribución del ingreso. El problema en Venezuela tiene que ver con la ausencia de políticas públicas que promuevan una distribución del ingreso de manera más equitativa. Lo grave en Venezuela no solamente son los niveles de pobreza que según la Encovi llega a 94%. Lo más grave en Venezuela es el incremento de las desigualdades sociales y las desigualdades territoriales. Lo que estamos viendo en el país es que el rico se ha hecho más rico y el pobre más pobre, y hoy quien se hace más rico son las élites empresariales vinculadas con el gobierno.

Desde octubre el BCV ha logrado mantener un tipo de cambio relativamente estable a costa de las intervenciones que ha hecho en el mercado cambiario. ¿Esto es sostenible en el tiempo?, ¿Podremos tener un dólar relativamente barato en todo el 2022?

El gobierno ha sobrevaluado el tipo de cambio por el incremento de la hiperinflación y por la estabilidad cambiaria que ha generado el propio Banco Central de Venezuela (BCV), quemando un poco más de 1.500 millones de dólares de las reservas internacionales con un objetivo claramente político: Tratar de que no se pierda la reconversión monetaria iniciada el primero de octubre 2021. Esto no es sostenible en el tiempo en la medida que el Estado venezolano no sea capaz de generar de manera recurrente y ordinaria, ingresos provenientes de la actividad petrolera.

En relación con la producción de crudo. ¿Realmente se están produciendo un millón de barriles diarios?

Eso no es cierto, hoy Venezuela está produciendo un poco más de 580 mil, 600 mil barriles diarios de crudo, y es importante recordar que más de las dos terceras partes de esa producción no generan caja porque buena parte de esa producción de crudo sigue comprometida con los empréstitos recibidos de China, vende petróleo a descuento para poder ser colocado en los mercados internacionales lo cual tiene un impacto importantísimo también en la generación de Divisas. Tenemos compromisos con las empresas mixtas que operan en la Faja Petrolífera del Orinoco, tienes todavía compromisos con Petrocaribe porque le envías petróleo a Cuba.

¿Por qué el gobierno se empeña a mantener el bolívar como moneda nacional si está completamente pulverizado? No solamente el dólar reina en el interior del país en estados fronterizos se imponen los pesos colombianos y en Bolívar el oro.

Porque es un símbolo patrio, un tema ideológico y doctrinario. Más allá de empeñarse en mantener el Bolívar se va a mantener porque yo creo que de alguna manera el proceso de dolarización en Venezuela ya alcanzó un tope que no va a superar a nivel nacional el promedio de 75% de las transacciones que se realizan. ¿Por qué razón? Porque tienes una inmensa cantidad de empleados públicos, poco más de 4.5 millones de venezolanos que devengan ingresos en bolívares y un grueso de las operaciones en Venezuela a nivel de transferencias bancarias también se hacen en bolívares, así que de alguna manera no vamos a lograr una economía 100% dolarizada.

Otras Noticias