Italia estudia un proyecto de ley sobre el suicidio asistido

LA PRENSA DE LARA | EFE.- El Parlamento italiano comenzó hoy a estudiar un proyecto de ley que permitirá a determinados enfermos someterse a una forma de suicidio asistido, un texto que divide a los partidos políticos y cuya discusión se prolongará durante el próximo año.

La Cámara de los Diputados abrió formalmente el debate del "Texto unificado de propuestas de ley sobre disposiciones en materia de muerte voluntaria médicamente asistida", que recoge iniciativas sobre este tema presentadas en los últimos años por los partidos.

A favor están las formaciones más progresistas, desde el Partido Demócrata (PD), la centrista Italia Viva, la izquierda de Libres e Iguales o el Movimiento 5 Estrellas (M5S), mientras que en contra están la derecha de Forza Italia, la Liga y Hermanos de Italia.

En la sesión, la diputada del M5S, Francesca Anna Ruggiero, se emocionó recordando a su padre y animó a sus colegas a permitir a "los enfermos sin esperanza" al menos decidir, lo que para ella sería "una página de historia" en materia de derechos para Italia.

La apertura del debate llega dos años después de que el Tribunal Constitucional reconociera que quien ayuda a una persona a someterse a un suicidio asistido no siempre es punible legalmente.

En concreto la Corte estipulaba que en Italia se puede ayudar a morir a una persona si esta tiene una enfermedad irreversible que le provoca sufrimiento físico y psicológico "intolerables" y es del todo capaz de decidir y discernir.

De este modo se pronunciaba sobre el caso de Fabiano Antoniani, un músico que había perdido la vista y la movilidad en un accidente y que logró someterse a la eutanasia en Suiza con la ayuda del activista de la Asociación Luca Coscioni, Marco Cappato, que ha acabado absuelto en el juicio abierto en su contra.

Ahora el Parlamento busca legislar basándose en ese veredicto y recoger en el ordenamiento el "suicidio asistido", una forma de acabar con la vida en la que el paciente se provoca él mismo la muerte, solo ayudado por un tercero.

La Asociación Luca Coscioni recordó que desde hace 4 años es legal en Italia la interrupción de terapias de sedación profunda y que el Constitucional ya permitió en 2019 el suicidio asistido.

En cualquier caso, el proyecto de ley se basa en aquel histórico fallo y declara que no puede castigarse a médicos que ayuden en al suicidio a un enfermo terminal, pero solo si este sufre un mal irreversible, graves dolores y es plenamente consciente, entre otros factores.

Cappato criticó este texto porque cree que "discrimina" enfermos, al no permitir este "derecho" a pacientes "que no están enganchados a una máquina", y tampoco indica "plazos ciertos" para poder acceder al suicidio asistido.

Por otro lado, reconoce la objeción de conciencia a los sanitarios, lo que podría obstaculizar el suicidio asistido, como ocurre en Italia con el aborto, legal desde 1975 pero torpedeado por el alto número de médicos y ginecólogos objetores en todo el país.

Desde abril de 2021 decenas de asociaciones ha recogido 1,2 millones de firmas para celebrar un referéndum que derogue partes de la actual legislación que impide la eutanasia en Italia.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Ver más:
Otras Noticias