Pacientes croacutenicos sin recursos para cumplir con dieta balanceada

Crédito: Archivo

Estamos en una encrucijada, donde sólo abusamos de carbohidratos. ¿Cómo cumplir dieta?

Milagros Seijas

Fundapov

Es difícil cumplir la dieta porque estamos sobreviviendo por medicamentos.

Héctor Colmenárez

Fundaprel

Pacientes crónicos sin recursos para cumplir con dieta balanceada

Guiomar López | LA PRENSA DE LARA.- Con consultas médicas especializadas que superan los $30 y exámenes de laboratorios a partir de $25 y tratamientos médicos que llegan hasta los $2.000 en casos de quimioterapias, los pacientes crónicos han dejado a un lado el cumplimiento de una dieta balanceada de acuerdo a sus patologías, porque los recursos financieros no alcanzan para cubrir el gasto de los alimentos lo cual pone en riesgo la vida que ya viene amenazada, porque en ocasiones ni los fármacos los toman en su totalidad.

Una madre, al norte de Barquisimeto, cuya hija es una paciente hematológico, narra lo difícil que es poder costear todos los gastos de la enfermedad que la obliga a suprimir la alimentación que incluya hígado y guayaba para subir la hemoglobina, lo cual se nota en la cara pálida de su hija, cuyos niveles bajan hasta 5 con mucha frecuencia.

Esa es la realidad que vive el 80% de los pacientes hematológicos, con cáncer, diabéticos, hipertensos y renales en Barquisimeto, quienes se debaten entre la vida y la muerte ante los altos costos de su dieta rica en proteínas y vegetales.

Lo consideran como un drama, ante el limitado sueldo de Bs. 7 mensual, cuyo equivalente ni siquiera llega a $2. Les toca elegir entre tratar de sobrevivir con una alimentación común, basada en granos y carbohidratos que pueda ser una de las causas de descompensación del organismo por mala nutrición en pacientes delicados. 

La situación es más delicada para quienes deben controlarse patologías de por vida, porque ni siquiera pueden cumplir con las 3 raciones balanceadas ni las respectivas meriendas. "Los cuadros que se consiguen son de pacientes mal alimentados y esto les lleva a complicarse, de acuerdo a la patología", resalta Luzmila Leal, directivo de la organización Médicos Unidos de Venezuela, al referirse al metabolismo que responde de manera diferente y tienen más dificultad para controlarse. Algo que puede ser más efectivo, con la debida actividad física y cumpliendo las indicaciones del especialista tratante.

"¿Quién puede hacer dieta cuando cuesta alimentarse?", es la respuesta que espera Leal, al señalar la situación más dramática para aquellas personas de la tercera edad y con desnutrición. Se pasea por esa realidad de una mayoría de niños que van creciendo sin incluir el consumo de leche, una de las principales deficiencias.

Lo esencial de la alimentación en pacientes crónicos también es reiterado por el nutricionista, Édgar Capriles, reiterando el peso de una dieta con proteínas y carbohidratos de acuerdo a las exigencias de cada organismo y la patología preexistente. Lo más común son las proteínas de los vegetales ricos en ácido fólico, ya que la animal tiende a aumentar el ácido úrico. También se puede ubicar desde la soya o en pescados, sustituibles por sardina o pollo. Todo relativo al paciente y hasta puede interferir la obesidad, además de evitar los embutidos o enlatados con alta carga de conservantes.

Perspectivas que podrían ser favorables con los hábitos de una alimentación balanceada, pero se queda al margen por el resto de gastos que pueda implicar mantener el control de alguna enfermedad de por vida. Los vegetales siempre llevan la delantera y en determinados casos hasta preferible consumir la fruta, en lugar de procesarla en jugo con riesgo de tener más azúcares. Un plan de ejercicios, también debería ser considerado como hábito saludable, pero no es considerado en la cotidianidad mecanizada.

Sin poder costear su tratamiento

Ya perdiendo la capacidad de asombro, Milagros Seijas, titular de la Fundación de Pacientes Oncológicos de Venezuela (Fundapov), señala que 80% de estos pacientes no pueden costearse ni siquiera una dieta sin azúcar, incluyendo pollo o pescado, ni hablar de la posibilidad de meriendas. Reitera que el dinero no les alcanza para pagar las consultas con oncólogos a partir de $30, los exámenes rutinarios desde aquellos de laboratorios a partir de $20, pueden acercarse a los $400 para los ciclos de quimioterapias y necesitan más de $2.000 en radioterapias. Vegetales, verduras y legumbres terminan siendo una tarea difícil.

Los renales tampoco pueden consumir suficiente pollo y sustituyen pescado por sardina. Así lo confirma Héctor Colmenárez, presidente de la Fundación Amigos del Paciente Renal de Lara (Fundaprel).

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias
Locales

Cruz Roja celebra su 128 aniversario

| comentarios