Tensión en Carora por división en la comunidad católica

Luis Marchán | LA PRENSA de Lara.- Desde junio se embochinchó la Iglesia de Carora. Un conflicto entre tres sacerdotes, un grupo de laicos, la aristocracia de Torres y la feligresía ha originando una tensión insólita en la comunidad católica del municipio Torres que pocas veces se ha visto.

Una carta emitida, presuntamente, por el monseñor Luis Tineo Rivero, obispo de la Diócesis de Carora, en donde suspende a tres sacerdotes de sus funciones extraparroquiales; la respuesta de al menos 19 sacerdotes en apoyo a los padres sancionados además de protestas de calle son parte de la situación que han trastocado las calles de la capital torrense. Estas misivas se dieron a conocer los primeros días de julio de este año aunque la supuesta orden del obispo se coló a mediados de mayo.

Desde el lunes de esta semana, el problema se ha avivado cuando un grupo de laicos comprometidos se fue hasta la casa parroquial y con escritos en la fachada pidieron que se "fuera Tineo, Carora no te quiere". Cabe acotar que no es la primera vez que se realiza una protesta en contra de monseñor.

La acción donde le piden la renuncia a monseñor, según Sonia Gil, quien asistió a las manifestaciones, es en defensa de los tres sacerdotes "rebeldes" que son Alberto Álvarez, Víctor Montero y José Gregorio Quero, párrocos de las iglesias San Pedro y Jabón; de La Pastora y la Chiquinquirá de Aregue, respectivamente.

LA PRENSA logró conocer que las protestas también son contra el, supuesto, carácter "principesco" del obispo, los malos tratos contra los 27 sacerdotes que conforman ese cuerpo eclesial; frases inusuales expresadas por monseñor durante las homilías en contra del cuerpo presbiteriano y su "autoritarismo". Estas razones hicieron que un grupo de laicos, aproximadamente 50, fueran el lunes y martes en la mañana hasta a la Casa Parroquial a protestar.

Las acciones de calle han sido organizadas por laicos pertenecientes en su mayoría a las parroquias de los sacerdotes suspendidos, aseguró Gil. "Él ha tenido una conducta contraria a la religión y por eso los sacerdotes no están de acuerdo en el manejo de la Diócesis", precisó.

Betsy Ibarra de Álvarez, una de las protestantes, también realizó un llamado a monseñor a que pare las agresiones y ofensas hacia los sacerdotes.

"Soy miembro activo de la Iglesia y me mueve a protestar el daño que Tineo le está haciendo a nuestra Iglesia, sólo está alargando el proceso, nos ha puesto como enemigos, le pido renuncie", dijo la dama.

Excomulgada

La gota que derramó el vaso y generó la tensión en Carora se registró el sábado 3 de julio durante la homilía realizada en la iglesia Nuestra Señora del Carmen. Supuestamente, monseñor aprovechó el momento religioso para presentar su memoria y cuenta de gestión a lo que la abogada Isabel Ferrer, le refutó y expresó que las misas son para escuchar la palabra de Dios.

Este reclamo fue rechazado por Tineo, quien al parecer la excomulgó de un solo plumazo y en presencia de la feligresía hasta el punto que la corrió del acto religioso, según lo relató Rebeca Curiel, una de las participantes de las dos protestas.

Distanciamiento

El párroco José Gregorio Quero, uno de los sancionados, reiteró como un hostigamiento el proceder de este prelado siendo duramente criticado por grupos de laicos y del cuerpo sacerdotal, al no acoplarse al sentimiento del gentilicio de los caroreños.

El alejamiento de la mayor parte del clero viene surgiendo al correr del tiempo en las 27 iglesias que conforman la Diócesis, originando "la lejanía, el distanciamiento y la relación con la iglesia y todo el pueblo católico", afirmó.

Quero detalló que el pasado 13 de mayo apareció, por redes sociales, la suspensión de sus funciones emanado de monseñor Tineo, dándoles instrucciones de no poder confesar, dictar talleres, asistir a convivencias y ofrecer misa a 15 religiosas pertenecientes a 5 congregaciones: Hermanas Misioneras de Jesús, Siervas del Santísimo Sacramento; Hermanas de Marta y María; Hermanas Dominica de Santa Rosa D' Lima y Hermanas de Jesús Resucitado".

"Si la jerarquía de la Iglesia no deja sin efecto esa orden, por ser una acción visceral, porque simplemente no estamos de acuerdo como maneja la Diócesis, la cual no nos fue notificada formalmente, entonces podría ser un primer paso para retirarnos el sacramento sacerdotal", acotó Quero.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Ver más:
Otras Noticias