Falcón pide que la oposición no caiga en dispersión del voto

Guiomar López | LA PRENSA DE LARA.- Con un llamado a la política con coherencia y evitando confundir al electorado, el candidato a la gobernación, Henri Falcón, considera que la decisión del G4 con la designación de Luis Florido como abanderado de la unidad, sólo puede jugar a la dispersión que tanto daño puede hacer a la oposición al fragmentar el voto.

"Hay factores y políticas sin la interpretación correcta a este momento. Lo que termina en dispersión y atomizar", señaló en tono fuerte sobre esta medida que la interpreta como una manera de seguir dividiendo, atropellando con la arrogancia y sin considerar el impacto de la escena que se tiene al frente.

Ilustra este posible ambiente de dispersión en un momento de tormenta y con un río crecido, que debería consolidarse en dar opciones sólidas por alianzas. Rechazó la insistencia de sostener una división y abrir el cauce a quienes no tienen el respaldo.

No entiende cómo a estas alturas se sigue cometiendo, lo que llama como "viejo error", de no interpretar a la gente y todo se puede revertir en un impacto de frustración, desaliento y desesperanza para la población larense. Considera que se puede estar frente a acciones que hablan de mezquindad, arrogancia, maldad y hasta manipulación.

"Para no caer en su fango, no es necesario nombrarlos", señaló de esos dirigentes políticos pocos reconocidos y que apuestan a la maldad, como si se trataran de "barajitas mal combinadas y elementos perniciosos" que operan desde la maldad.

Sobre su posición del caso de Pablo Sepúlveda, de su supuesta candidatura al municipio Palavecino, señaló que no interfiere en asuntos internos porque el partido Fuerza Vecinal tiene todo el derecho y la capacidad política para ubicar a sus perfiles, coincidiendo con el apoyo democrático. "Sepúlveda es un dirigente extraordinario y excelente gerente, tal como lo hizo en su gestión en Fundasalud", recordó de la integridad de este dirigente.

Su posición fue muy rotunda hacia la política de coherencia y con humildad, obligados a derrotar a la ineficiencia, sectarismo y a la mentira. Ir al encuentro con la gente y sin subestimar a los demás, siempre confiando en la salida política. De allí, la necesidad de fortalecer liderazgos, pero sin destruir porque en la política no hay enemigos, sino adversarios.

Llamó a esa política, más allá de los intereses particulares y al tanto de las necesidades de la población larense, sin confundir al electorado y ofreciéndole la confianza del voto por una mejoría.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias