Dictadura mediática del régimen

LA PRENSA DE LARA.- El régimen a través de una serie de acciones y un conjunto de leyes ha venido implantando su hegemonía comunicacional y cercando la libertad de expresión en Venezuela para reducir los espacios democráticos

A partir de los hechos de abril de 2002, diciembre de 2002 y febrero 2003, el gobierno toma conciencia del rol estratégico y de poder que representan los medios de comunicación. Esos hechos dieron lugar al desarrollo de toda una plataforma mediática sin precedentes en la historia republicana del país y de América Latina. La idea fue conceptualizada en 2004 por el ministro de Comunicación e Información, Andrés Izarra: La Hegemonía Comunicacional.

Comienza en ese momento el diseño de todo un armazón jurídico para limitar, neutralizar, intimidar y generar verdadera autocensura. Se inicia con la Ley Mordaza, hoy conocida como Ley de Responsabilidad Social en Radio, Televisión y Medios Electrónicos, en diciembre de 2005, y la Reforma al Código Penal en donde se incluye la figura de la injuria y el vilipendio.  

La conformación de toda una plataforma de "Medios Paraestatales o Medios Parapúblicos", que no son propiedad directa del Estado, pero son aupados desde el gobierno de maneras diversas. 

El año 2008 fue emblemático para el gobierno en la lucha por alcanzar su hegemonía comunicacional. Algunos de sus intentos lograron el objetivo, otros no. Aparece un Proyecto de Ley Orgánica de Informática, Telecomunicaciones y Servicio Postal. El tema de Internet, su regulación y lo del nodo central. Las telecomunicaciones fueron declaradas de "utilidad pública".

También se produce el cierre, con la idea de la "necesaria democratización de las comunicaciones", de 32 emisoras de radio y 2 estaciones de TV regionales (octubre-noviembre de 2008). El año 2007 se había producido el cierre de RCTV. Pero en el año 2008 se prohíbe, de forma definitiva, la salida al aire por el cable de RCTV Internacional, "por no cumplir con la Resolución de Producción Audiovisual Nacional".

En esta fecha, la Oficina de la Alta comisionada para la defensa de los derechos humanos de la ONU, ha constatado y verificado el cierre de medios impresos por falta de papel y de emisoras de radio y Tv; acoso permanente a los periodistas y medios de comunicación; persecución y muerte de comunicadores y drásticas medidas de seguridad para impedir la cobertura de informaciones. 

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias
Opinion

Entorno en viñetas: ¡Puñalada al diálogo!

| comentarios

Opinion

Temas parlamentarios: Alex Saab y Henri Falcón

| comentarios

Opinion

 Respuesta de un pueblo con sus líderes

| comentarios