Persiste el abandono, la impunidad, la desidia y la corrupción

La Alta Comisionada para los Derechos Humanos de las Naciones Unidas (ONU), Michelle Bachelet, ha reiterado que, en Venezuela, persiste la sistemática violación por parte del régimen de Maduro de los derechos humanos de los venezolanos. Es decir, quienes hoy ostentan el poder en Venezuela, pese a todas las solicitudes y recomendaciones de la Alta Comisionada, siguen los abusos de poder y el desinterese por mejorar las condiciones de vida de los venezolanos.

Bachelet expuso que los ingresos de los venezolanos siguen siendo dramáticamente bajos. Por ejemplo, entre 2 y 5 dólares, es el promedio de lo que perciben mensualmente las dos terceras parte de los trabajadores formales, que son parte del sector público. Por otra parte, la remuneración mínima y las pensiones no llegan a dos dólares mensuales, sin ser indexadas regularmente en un país en hiperinflación. Cuando la cesta básica está en 299,45 dólares, por lo cual, un trabajador del sector público que gane 2 dólares mensuales tendría que trabajar 150 meses para comprar una sola cesta básica.

Otro de los aspectos que consideró la Alta Comisionada en su exposición, es la violación de los derechos a la salud, de la no universalización de las vacunas, para que todos tengan acceso a las mismas, destacando la exclusión que ha habido sobre esta materia en el país. Es triste ver que, en otros países latinoamericanos, han avanzado en esta materia para inmunizar a la población, contra el COVID-19. 

En materia educativa Bachelet enfatizó sobre el abandono de la educación básica de más del 50 por ciento de los estudiantes. También de la ausencia de los profesores, que evidentemente no ven compensado el salario que perciben que les corresponde por su trabajo, el gremio educativo devenga sueldos de hambre.

También Bachelet se refirió a la violación de los derechos humanos y ambientales, específicamente el abuso a las comunidades indígenas y la explotación indiscriminada en el Arco Minero en el Orinoco y el ecocidio por los derrames petroleros.

Es decir, el informe refleja la sistemática violación de los derechos de los venezolanos, además de los 5,4 millones que se han visto en la obligación de emigrar y a quienes también se le termina violando sus derechos.

Esta situación se ve claramente en el estado Lara, la población padece por la precariedad de los servicios públicos, como, por ejemplo, la crisis del agua, electricidad, gas, transporte y el sector salud.

 Persiste el abandono en su totalidad de los hospitales, ya no asombra los casos que se han visto en diferentes partes del país de parturientas pariendo en cualquier lugar, los enfermos no asisten a los centros asistenciales, porque no los pueden atender, porque no hay insumos médicos, ni un curita para socorrer a la gente.  

Las comunidades no pueden cocinar con gas, sino con leña, no hay transporte, no hay gasolina, no cuentan con recursos para poder comprar los productos de la cesta básica, los venezolanos no vivimos, sobrevivimos en medio de la crisis, que cada vez se recrudece y eso lo evidenció el equipo de la Alta Comisionada Michele Bachelet.

Hay desnutrición en la población porque no se alimenta con los nutrientes necesarios, la mayoría lo que come son carbohidratos y muy poca o ninguna proteínas y vegetales, porque no tienen poder adquisitivo para comprar estos alimentos importantes para el crecimiento y desarrollo de los seres humanos.

Tenemos un país devastado por la violación sistemática de los derechos humanos y por eso es nuestra lucha para recuperar nuestros derechos económicos, políticos, ambientales, el derecho humano que tenemos a la libertad que estamos construyendo. Seguimos luchando porque estamos comprometidos con la recuperación de la institucionalidad democrática, como viene trabajándose en todo el proceso de negociación en México, procurando que lleguemos a un acuerdo por el bien de los venezolanos.

La unidad democrática seguirá luchando para que este informe de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, que refleja la grave crisis humanitaria compleja del país, en algunos años refleje avances importantes y soluciones a los problemas.

 Sobre todo, que no haya impunidad para aquellas víctimas y luchadores de los derechos humanos que hoy son perseguidos, que tengan el respeto en cualquier parte del mundo. Seguimos en la lucha y avanzando en la reconstrucción de la democracia y del derecho que tenemos todos a cambiar, a través del voto, nuestra realidad.

¡Vamos Pa'lante!

Seguimos Parlamentando

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias
Opinion

Política y culturalmente chavistas

| comentarios

Opinion

Entorno en viñetas: Tierra de Gracia 

| comentarios

Opinion

Coloquios de café: ¡SALARIO!

| comentarios

Opinion

¿Volverán?

| comentarios