Falta de trasplante acorta la vida de niños con problemas renales

Lorena Rojas | LA PRENSA DE LARA.- Viven en una constante lucha contra la muerte. Se trata de los cerca de 25 niños y adolescentes con insuficiencia renal en Lara, cuyo día a día es completamente diferente a los de otros niños de su edad, pues deben cambiar sus horas de juego y de compartir con sus amigos, para moldearse a estrictos horarios para hacerse sus diálisis, pues no pueden faltar a ninguna para poder mantenerse con vida. Estos pequeños que sufren el doble que un adulto con esta enfermedad, requieren de una cirugía de trasplante de órgano, sin embargo, este tipo de intervenciones tiene cinco años que no se realiza en Venezuela.

Héctor Colmenárez, presidente de la Fundación "Amigos del Paciente Renal", comentó que en la entidad no hay una cifra exacta de niños y adolescentes diagnosticados como pacientes renales, sin embargo, destaca que serían alrededor de entre 20 y 25 los que están a la espera de una cirugía que les cambie su vida.

Detalla que en ellos la situación es más critica, debido a que están en pleno crecimiento "en el caso de los niños es más delicado porque los huesos se les van descalificando ya que son un poco más blandos".

Así mismo señala que por cada diálisis deberían recibir una dosis de vitamina B12 por las vitaminas que pierden durante el tratamiento y una inyección del medicamento Zemplar, el cual es necesario para evitar secuelas del sistema óseo, sin embargo, estos son medicamentos muy costosos por lo cual logran administrarse apenas una vez al mes.

"Las vitaminas B12 se debería colocar cada vez que se sale de una diálisis, pero apenas se hace 2 veces al mes y en el caso de la Zemplar, si se tiene alta la hormona parathormona se necesitan mínimo de 30 dosis y estas valen de 7 a 10 dólares, es muy difícil comprarlas", comenta.

Xiomara Juárez, paciente renal, lamentó que estos pequeños no tengan una solución. "Esto les afecta de todo un poco, los huesos, el corazón y hay algunos que su condición no les permite crecer, a ellos se les va la vida pegados a una máquina", dijo Juárez, destacando que hay jóvenes que tienen entre 16 y 17 años y parecen de 11 años.

Daniela Pineda, hermana de un joven de 22 que se dializa desde los 13 años y quien necesita con urgencia una operación para quitarse un catéter, rechaza que en Lara estos pacientes estén condenados a sufrir la enfermedad sin ayuda.

"Hay que enfrentarse a diferentes dificultades, como la alimentación, medicamentos y ahora que se necesita la operación", dice, destacando que desde el momento en el que su hermano se comenzó a dializar, la vida de le cambió completamente.

Otro de los factores a los que se enfrentan los niños y jóvenes con insuficiencia renal es al bullyng y rechazo de las personas, asegura Yaniris Evíes.

"Para ellos que están pequeños es difícil, porque hay personas que no entienden por lo que están pasando y hacen comentarios desagradables o hasta los rechazan", dice.

Forman comisión

Héctor Colmenárez, presidente de la Fundación "Amigos del Paciente Renal", aseguró que en Lara se encuentran trabajando para hacer las gestiones necesarias para que los pacientes puedan ser trasplantados.

"Ya hemos hablado hasta con el Dr. Javier Cabrera quien se mostró presto a la ayuda para los pacientes", dice.

Así mismo Yaniris Evíes precisó que de los 900 pacientes que hay en la entidad un 60% estaría apto para la operación.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias