Crédito: Angela Peroza

No podemos esperar que nuestros familiares se mueran porque no los quieren atender.

William Camacaro

Familiar

Esto ya parece una clínica, porque hay que traer todo solo falta pagar la entrada, ya he gastado 250 dólares.

Luis Yustiz

Familiar

No quieren dar los insumos pero tampoco quieren sellar los récipes para pedir ayuda, no tenemos para comprarlos.

María Pérez

Familiar

Sala de partos del HCUAMP sin insumos y con déficit de personal 

Lorena Rojas | LA PRENSA DE LARA.- El momento de dar a luz y conocer al pequeño que se lleva en el vientre desde hace 9 meses debería ser una alegría, sin embargo, si se hace en un centro de salud público es una gran preocupación, debido a las precarias condiciones en las que se encuentran estos servicios, desde la admisión de obstetricia hasta la maternidad. En el Hospital Central "Antonio María Pineda" se evidencia un completo caos, donde las parturientas deben esperar hasta el último momento para ser atendidas, puesto a que no hay insumos médicos y quirúrgicos y hay déficit de personal.

Y es que es un viacrucis al que se enfrentan las parturientas que asisten al hospital para ser atendidas, donde sus familiares claman para que reciban atención, pues no quieren que se les complique el parto. Esta posición la corrobora María Teresa Pérez, familiar de una paciente, quien denunció que su hija de 16 años no estaba siendo atendida de la manera correcta, pues con 42 semanas de embarazo, 1 dilatación y con la bebé que ya había defecado dentro del vientre, tuvo que pernoctar a las afueras de la admisión de la obstetricia porque no alcanzaba las 10 dilataciones pero había reventado fuente.

Pérez relata que el 5 de agosto llegó a la admisión, donde su hija fue atendida, sin embargo, para ese momento aún no estaba en trabajo de parto aunque ya tenía 42 semanas, por lo que los médicos de guardia le pidieron que se retirara y volviera en varios días, pero 3 días después la menor comenzó a botar líquido amniótico y presentó dolores.

"Regresé el domingo, pero me dijeron que apenas estaba comenzando el trabajo de parto porque tenía una dilatación, que me la volviera a llevar, regresé el martes ya que veía que no avanzaba, cuando la atendieron me dijeron que no estaba lista, que todavía tenia una dilatación, que me volviera a ir, pero si del domingo al martes no ha dilatado más quiere decir que no va parir es por eso que me quedé, antes que se complicara más", contó Pérez.

Yenny Márquez, madre de otra parturienta que también tuvo que pernoctar la noche del martes, denunció que su hija aún con fuertes dolores y descompensada no había sido atendida. "La traje al hospital y me dijeron que me la volvieron a llevar, la llevé a un CDI y me dijeron que estaba descompensada que la llevara al hospital, pero no la quisieron admitir, igual tuvo que dormir en la calle", aseguró.

Familiares de las embarazadas que se encontraban a las afueras de la admisión estaban muy molestos por como habían sido atendidos y porque los insumos que les están pidiendo no se los entregan en un récipe sellado para pedir ayuda a entes gubernamentales pues son muy costosos.

"No nos han querido dar un récipe con sello para ir a buscar ayuda, porque dicen que no pueden porque hay algunas cosas, ¿entonces por qué no se los colocan?, ¿qué están escondiendo?", dijo William Camacaro.

El primer paso es ser admitida, al ser llevada a la sala de partos deben ingresar con todos los insumos requeridos, para posteriormente ser llevadas a maternidad donde no hay quien las atienda.

El déficit de personal en estas áreas lo confirma, Elda Jiménez, presidenta del Colegio de Enfermeras, quien asegura que la maternidad es la más afectada. "En la maternidad que es a donde va la paciente después de parir, la situación es crítica porque es el servicio que menos personal tiene, pasan 24 horas y nunca va una enfermera, la paciente llega, se va y nadie la atiende", dijo Jiménez, señalando que en el caso de la Sala de Partos deberían haber alrededor de 15 enfermeras pero solo hay de 5 a 6.

Muertes son recurrentes

El déficit de personal y la falta de insumos para que una embarazada dé a luz ha causado graves consecuencias, puesto a que en el mes de agosto, han muerto al menos 4 parturientas.

Familiares de mujeres embarazadas que han perdido la vida en el hospital, han denunciado que las mujeres han sido víctimas de negligencia médica, ya que supuestamente no son atendidas a tiempo, y se complican.

María Josefina Manzano (33), es una de ellas, la dama duró dos días en labores de parto, según denunció su madre.

La madre de María Josefina contó que la dama tenía prevista una cesárea en la Maternidad del Hospital de La Carucieña, pero el parto se le adelantó y el primero de agosto decidieron trasladarla al Hospital Central donde en la madrugada murió tras complicaciones

Así mismo se conoció el caso de Carla García Alvarado (32), quien murió horas después de dar a luz.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias