Casi no se puede trabajar porque no hay el gasoil suficiente para hacer viajes largos a los clientes.

Eduard Reyes

Fletero

Prácticamente se vive en las colas, porque hay que meterse varias veces para viajar.

Ángel Méndez

Fletero

Nos ha afectado es la falta de trabajo, la gente no solicita nuestros servicios como antes.

David Giménez

Gruero

Demanda del servicio de grúas y fletes ha disminuido en un 80%

Lorena Rojas | LA PRENSA DE LARA.- Esperando por los clientes, así se encuentran los choferes que ofrecen servicio de grúas y fletes debido a la poca demanda que tienen, la cual aseguran es de un 80% menos en comparación a años anteriores.

"Ah mundo, la demanda del servicio ha bajado muchísimo. Bajó alrededor de un 80%, antes eran muchos viajes a la semana, pero ahora podemos pasar semanas sin hacer un solo flete", comentó Gabriel Mendoza, quien ofrece fletes a los alrededores de los negocios de árabes de la carrera 21.

Mendoza resaltó que el precio del servicio varía dependiendo la mercancía y la distancia, detalló que en un viaje corto puede cobrar 10 dólares, pero uno hacia Cabudare tiene un valor de alrededor de 25 o 30 dólares.

El poco poder adquisitivo de las personas para realizar una compra en algún negocio o de remolcar un carro con una grúa es lo que ha causado que estos servicios hayan tenido una abrupta caída en el mercado.

David Giménez, quien tiene toda su vida trabajando con su grúa, comentó que ahora la gente cuando se queda varada por una falla mecánica busca resolver por sus propios medios como llevarse su vehículo, debido a que no tienen el dinero para pagar el servicio.

"La gente prefiere llamar a un amigo y remolcar ellos mismos sus vehículos, antes que llamar a una grúa, porque un servicio de estos vale alrededor de 20 a 30 dólares, dependiendo la distancia", comentó Giménez, asegurando que esta crítica situación se viene presentando incluso antes de declararse la pandemia en el país.

Asimismo aseguró que son tan pocas las solicitudes que es difícil hacerle el mantenimiento a los carros, ya que un caucho para este tipo de vehículos tiene un valor aproximado de $ 300.

Viven en colas

Conductores que hacen fletes aseguran que otro factor que los ha afectado, además de la poca demanda es la falta de combustible, ya que tienen que meterse varias veces en las colas para ir almacenando el combustible y así hacer un viaje más largo.

"Intento cuadrar un viaje bueno cada 15 días, mientras logro conseguir el gasoil suficiente para poder viajar, así es que me he mantenido, ya que uno sale de la cola y tiene que volverse a meter, porque surten son 50 litros, eso no nos alcanza", dijo Ángel Méndez, quien aseguró que antes viajaba a diario, ya que en todas las E/S de estados a donde llevaba mercancía, podía surtir.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias
Locales

Devotos larenses elevan tributo a Santa Bárbara 

| comentarios