Reino Unido mantiene alerta ámbar por calor extremo y tormentas

Agencias | LA PRENSA DE LARA.- El clima de calor extremo que ha afectado al Reino Unido en los últimos días continuará el miércoles, con la previsión de que vuelvan las tormentas. 

Según la Oficina Meteorológica, se espera que los termómetros alcancen los 30 ºC en el sur y el oeste de Inglaterra y los 25 ºC en Belfast, con temperaturas ligeramente más frescas en el este. Por ello, se mantiene un aviso ámbar de calor extremo para el centro y el sur de Inglaterra, Gales e Irlanda del Norte. Además, la Met Office ha emitido avisos ámbar y amarillo por tormentas eléctricas para las zonas del centro y el sur de Inglaterra.

Esto se produce después de que Inglaterra alcanzara el martes la temperatura más alta del año: 32,2 °C registrados en el aeropuerto de Heathrow. La anterior máxima del año fue de 31,6 °C (88,88F), que también se registró en Heathrow el domingo.

Vuelven las tormentas junto al calor extremo

Mientras que para gran parte de Inglaterra dan lluvias leves el miércoles, se pronostica que volverán las tormentas en el este del país. Se esperan chubascos y tormentas fuertes, con riesgo de lluvias torrenciales, granizo grande, rayos y vientos racheados. Sin embargo, no se espera que las precipitaciones sean tan graves como los aguaceros que saturaron el sureste y el centro de Inglaterra el martes. 

A partir de las 5 de la mañana del miércoles, la Agencia de Medio Ambiente tiene 17 alertas de inundación, lo que significa que existe posibilidad de inundaciones en partes de Londres, Nottinghamshire y Derbyshire. En algunos lugares podrían caer entre 40 y 60 mm (4-6 cm) de lluvia en dos horas.

Grahame Madge, portavoz de la Oficina Meteorológica, dijo: «La frecuencia de los rayos podría ser bastante intensa. Las tormentas eléctricas que tenemos en desarrollo son puramente a causa del calor".

Las consecuencias de la ola de calor 

Según PHE, hubo 2.256 muertes en exceso durante una ola de calor de verano en 2020, la más alta desde que se iniciaron los registros. Y esta semana ya se han registrado varias muertes, con ahogamientos en varios lugares del Reino Unido.

Bob Ward, director de política y comunicación del Instituto de Investigación Grantham sobre el Cambio Climático y el Medio Ambiente de la LSE, declaró: «Nos encontramos en medio de una catástrofe natural con la muerte de cientos de personas en toda Inglaterra y Gales debido al calor extremo».Y añadió: «Una revisión oficial del Plan de Ola de Calor para Inglaterra, publicada el año pasado por la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, concluyó que no había tenido ningún impacto detectable en el número de personas hospitalizadas y fallecidas por el calor».

«Más de 2.500 muertes estuvieron relacionadas con las condiciones de la ola de calor el pasado verano, la cifra más alta desde que se introdujo el Plan en 2004. Ahora nos enfrentamos a condiciones similares al periodo de calor que se produjo en agosto de 2020, que provocó más de 1.700 muertes en toda Inglaterra". Continuó diciendo en sus declaraciones. 

«La mayoría de los que están muriendo son ancianos o tienen enfermedades respiratorias subyacentes, y viven en casas y residencias de ancianos que son propensas al sobrecalentamiento. Muchas de estas muertes podrían haberse evitado si el Gobierno hubiera puesto en marcha una estrategia nacional contra el riesgo de calor«, recrimina.

Fuente: El Ibérico 

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias