Crédito: Cortesía

Queremos cancelar una tarifa justa del servicio del aseo.

Juan Pablo Pérez

Cámara de Comercio de Lara

Facturas de Fospuca llegan desde enero a cada locatario.

Luis Roberto Suárez

Gerente general del Sambil Barquisimeto

No ha habido voluntad política por parte de Imaubar.

Giorgio Reni

Fedecámaras- Lara

Los aumentos no se retribuye en mejoras del municipio.

Mahomed Hussein

Cámara de Industriales del estado Lara

Hay empresas que no tienen cómo pagar deuda.

Ronald Arias

Cámara de Construcción de Lara

Elevadas tarifas de servicios obligan a empresas a emigrar

Ana Uzcátegui | LA PRENSA DE LARA.- Los estados Yaracuy y Portuguesa están resultando ser más atractivos para empresarios de Iribarren, debido al incremento que han tenido en 18 meses los impuestos municipales y los servicios públicos con fallas continuas, que hacen de Barquisimeto una de las ciudades más caras de Venezuela para el sector productivo. Representantes de las cámaras económicas de Lara, denunciaron que impuestos paramunicipales, como la recolección de desechos sólidos, cuyas tarifas emitidas por Fospuca, empresa contratada por Imaubar, han sido el principal dolor de cabeza del sector, porque algunos locales comerciales registran un incremento hasta de 46.000 % en un año, a pesar que sólo puede laborar dos semanas al mes por el esquema de cuarentena 7+7.

Lino Palencia, miembro de la Cámara de Importadora y Distribuidora de Repuestos de Lara (Cidralara), indicó que los empresarios deben pagar al año de 15 a 17 tasas de impuestos, todas han aumentado sin que los ajustes se transformen en calidad ni mejora. Los precios de Fospuca, Hidrolara y Cantv han tenido variación mes a mes, al igual que el impuesto de Propiedad Inmobiliaria, Patente de Vehículo, Publicidad y actividad económica que se deben cancelar a la alcaldía.

Con facturación detallada, explicó que el aumento más exorbitante es el de Fospuca. Un local ubicado en la calle 42 de Barquisimeto que comercializa repuestos llegó a tener una facturación mensual del servicio en diciembre de 2019 de 288 mil 814 bolívares, pero en diciembre de 2020 el monto fue de 135 millones 251 mil 847 bolívares. Un aumento de 46.819,20 %. "Son montos que no se justifican, ni porque los carros de Fospuca sean blindados, forrados o enchapados en oro", exclamó.

Indicó que el 70 % de los comercios de Iribarren han cerrado por la crisis económica o están laborando en la informalidad a través del comercio electrónico. En el caso de las empresas del sector automotriz, las ventas son el 15 % de lo que eran en el pasado, han perdido 85 % de ingresos brutos. A eso le suma que en pandemia tan sólo están laborando el 28,5 % del tiempo requerido al día. Un cúmulo de cosas inciden por esta pérdida del tiempo productivo, como la dificultad de conseguir gasolina o la falta de transporte público para que los trabajadores lleguen a tiempo, horarios impuestos en cuarentena radical o los cortes eléctricos.

En el caso de Hidrolara, el servicio de agua en enero de 2019 que pagó esa misma empresa fue de 1.074 bolívares, pero la tarifa se infló a 43 millones 424 mil 726 bolívares en enero de 2021, un aumento de 21.908 %, a pesar de que no recibe agua por tubería todos los días. Este es el segundo servicio más costoso en el municipio.

Cantv aumentó 4.699 % en un año, la tasa de propiedad inmobiliaria aumentó de 2019 a la fecha 3.086 %, la patente de vehículo 996 % y publicidad, que se debe pagar trimestralmente si el local exhibe un anuncio en su fachada, aumentó más de 1.700 %.

Conflicto activo

Juan Pablo Pérez, director tesorero de la Cámara de Comercio de Lara, indicó que representantes de este sector, industriales, construcción, inmobiliario, repuestera, ferretera, automotriz y Fedecámaras se reunieron en febrero, marzo, julio y noviembre de 2020 con el presidente de Imaubar, ingeniero Frank Sánchez, con el señor José Quintero, asesor de esta empresa municipal y con trabajadores de Fospuca para acordar un convenio de pago y tarifas que se ajustaran a la realidad de la crisis económica, pero no lograron acuerdos.

"Hay empresas de las zonas industriales I y II de Barquisimeto que les llegan recibos mensuales que van desde 500 hasta los 1500 dólares. Son facturas expresadas en bolívares, Petros y dólares, indexadas; es decir, se cancelan a la tasa del día. Esto a pesar de que Imaubar y Fospuca han reconocido que no prestan servicio en esas dos zonas", apuntó. Lo que representa que si a una industria le cobran 1500 dólares de aseo, acumula una deuda hasta junio de 27.000 dólares.

Pocas respuestas

Aunque el equipo de LA PRENSA DE LARA intentó comunicarse con el presidente de Imaubar, Frank Sánchez, para que explicara las denuncias que han realizado los empresarios sobre el aumento de los precios del servicio del aseo urbano, los mensajes no fueron respondidos.

El representante legal de Fospuca a nivel nacional, Alejandro Graterol, informó que en el caso del municipio Iribarren sólo en junio se aplicó un embargo preventivo a una empresa en el oeste de Barquisimeto. "Mesas abiertas de conversación no ha habido. Se ha escuchado a muchos empresarios, se ha llegado a acuerdos y tienen sus tarifas, pero la ciudadanía debe esperar un anuncio oficial de Imaubar y la alcaldía que será un aumento en las tarifas, será un anuncio muy positivo para todo Barquisimeto", se limitó a decir el jurista.

Por su parte, Rafael González, representante legal de Fospuca en el estado Lara, informó que en el caso del centro comercial al que un tribunal de Barquisimeto aplicó un embargo preventivo a inicio de junio, la deuda acumulada ronda los 20 mil dólares y, según él no son 70 mil dólares como alega la Cámara de Comercio del estado, que como gremio representa a la empresa afectada.

"Hasta ahora, lo que han hecho es una promesa de pago no es un convenimiento, esperemos que la cumplan", expresó, sin especificar cuántos meses acumulados de deuda tenían para haber procedido legalmente.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias