Tres millones de litros de leche se pierden a diario

Ana Uzcátegui | LA PRENSA DE LARA.- Unas 35 mil toneladas de alimentos sólidos semanales y tres millones de litros de leche diarias se están perdiendo en Venezuela por falta de gasoil desde hace dos meses. Así lo denunció Juan Carlos Montesinos, Presidente de la Asociación Venezolana de Agricultura Familiar.

Aunque los productores llevan seis meses padeciendo por la escasez de combustible para cultivar y cosechar, la crisis se disparó en marzo cuando la agroindustria agotó sus reservas de gasoil y decidió paralizar sus operaciones por no poder producir ni transportar los productos terminados. En simultáneo los mataderos del país decidieron no aceptar más bovinos, cerdos y aves para beneficio, por encontrarse con la misma traba.

Aunque Montesinos señala que no hay información oficial de cuánto diesel está llegando al sector primario, de manera extraoficial se maneja la cifra de tan sólo el 20% del combustible que requiere el campo. Sin embargo las cifras oficiales las tiene el gobierno, que a su vez mantiene una distribución a cuentagotas afectando a más de 300 mil pequeños y medianos productores del país.

Fernando Camino, expresidente de Fedeagro, informó que al cierre de 2020 cuando ya se comenzaba a sentir la crisis del combustible que mueve al campo, Zulia registró la pérdida de 10 mil hectáreas de plátano que abastecen al 90% del país. "Este año la situación se torna más grave y se pudiera afectar el 70% de la producción de plátanos sembrados en Río Chama y Catatumbo al sur del Lago de Maracaibo, que son terrenos anegadizos que requieren ser drenados por el uso de bombas de achique que funcionan con gasoil", expresó.

El drama es mayor en el sector lechero, Antonio Escalona, presidente de la Unión Agrícola y Ganadera de los Andes (Unagandes), comentó que los agropecuarios prácticamente han tenido que botar la leche por no contar con combustible para trasladarla hasta las queseras o la agroindustria. "Todos los días se deben ordeñar las vacas, el desespero ha llevado a los campesinos a parar el ordeño y dejar que los becerros se mamen las ubres, pero eso está ocasionando que las crías se enfermen por indigestión y en la mayoría de los casos toca sacrificarlos", soltó. Comentó que la producción de leche ha sido siempre la caja chica de las fincas. De allí obtienen los recursos para pagar salarios, comprar alimentos e insumos para el trabajo diario, porque la ganadería por la caída de la demanda de carne, no está dando tantos ingresos.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Ver más:
Otras Noticias