Zona del crimen: Lara acumula historias terroríficas de "sayonas"

Euseglimar González | LA PRENSA DE LARA.- Fueron concebidos, pero el amor no nutrió sus entrañas, no les brindaron la protección, esa que hasta el animal más salvaje le da a sus hijos. En los últimos doce años en Lara diez madres se han convertido en "Sayonas" por asesinar a sus niños.

Año tras año en la región larense se han registrado infanticidios por parte de madres desnaturalizadas, todas se encuentran tras las rejas pagando por el monstruoso crimen que cometieron en contra de sus pequeños.

Según los registros de LA PRENSA Iribarren, Andrés Eloy Blanco, Urdaneta y Torres, son los municipios en donde se han presentado casos de infanticidios cuyos agresores son las madres.

"Son unas sayonas, las madres que matan a sus hijos no pueden tener otra etiqueta que esa. Son el diablo", expresó una vecina de El Ujano quien hace la semejanza entre las mujeres asesinas y la leyenda del folklore venezolano, cuyo relato cuenta que la sayona asesinó a su propio hijo y a su esposo, en medio de un ataque de celos.

Hace casi siete años, la muerte de una niña de 15 meses de nacida causó conmoción y dolor en Lara, su madre, la que la llevó durante nueve meses en su vientre y debía cuidarla siempre, fue quien la mató sin compasión y luego lanzó su cuerpo a una quebrada

Tras el atroz crimen, Yolibeth del Carmen Pereira, envolvió con unas sábanas el cuerpo de la niña y lo metió en un saco blanco, el coche que usaba la pequeña fue usado para ocultar y trasladar el cadáver a una quebrada que queda detrás del Club Ítalo venezolano, cerca de El Ujano, donde lo lanzó.

La hermosa niña de ojos verdes y cabellos rubios no recibía la atención de su madre, siempre estaba desnuda en el patio de la vivienda. El maltrato físico y verbal hacia la niña fue constante. Vecinos de Tierra Negra, donde Yolibet vivía, revelaron que la violencia se extendía hacia sus otros hijos cuando aún estaban pequeños.

A Yolibeth la señalaron como la "Sayona de Tierra Negra", por matar a sangre fría a la menor de sus cuatro hijos cuyo cuerpo intentó desaparecer.

Pero el nivel de maldad de Yolibeth fue superior a lo que cualquier mente podría imaginar. Aquel 27 de agosto de 2014, Yolibeth trató de ocultar el crimen, y mintió. Le contó a sus hijos mayores y vecinos que la niña estaba en el porche jugando y en un descuido desapareció.

Todo fue muy extraño, pues la dama no se mostraba preocupada, estaba tranquila. Comenzaron las interrogantes, su hijo la vio salir con el coche y un saco, se lo arrancó y al observarlo detenidamente vio que tenía rastros de sangre.

Al verse acorralada, presuntamente, la mujer confesó que había asfixiado a la niña con sus propias manos, le dio una puñalada en la nuca y luego la decapitó con un cuchillo en mal estado por lo cual le costó mucho cortarle la cabeza.

La mujer, en medio de su confesión, supuestamente, contó que un gato negro la miró a los ojos y la obligó a matar a su niña.

Pero el caso de Tierra Negra no es el único. De los 10 niños que han muerto en Lara ninguno pasaba de los tres años. En enero del año 2009, María Luisa Mambel Moreno, mató con un destornillador a su hijo de dos años. El infanticidio se cometió en una humilde vivienda construida con tapas de zinc, ubicada al final de la carrera 4 de Valle Verde, al oeste de Barquisimeto.

Finge rapto

Mileidy Reverón (23) fingió el rapto de su bebé de dos meses y 23 días de nacido, pero pocos días después el Cicpc logró desmontar su versión y la detuvieron por estar, presuntamente, involucrada en el homicidio de su niño.

El 1 de mayo de 2019, ella salió con su bebé de dos meses y 23 días, en brazos de Villa Productiva I, al oeste de Barquisimeto, junto a su suegra y sus otros tres hijos de 8, 4 y 2 añitos, llegaron hasta la parada de rutas, pero tras varios minutos de estar allí, presuntamente, la mujer le dijo a su suegra que se regresara a la casa.

Fue en ese momento en el que la mujer aprovechó la soledad y caminó unos 200 metros hasta la quebrada del barrio y lanzó a su bebé al vacío, envuelto en una manta. Tras el macabro hecho se montó en un ruta y se fue a San Felipe, pues iba a visitar a su esposo, que está detenido en una comisaría de la Policía de Yaracuy.

Apenas la mujer llegó a San Felipe fingió el rapto de su bebé y les contó a sus familiares que dos hombres armados a bordo de una camioneta le habían arrebatado a su pequeñín.

La mujer denunció en el Cicpc y dijo tal cual lo que les había dicho a los parientes, pero un día después de que la explicara lo del rapto, vecinos del sector I de Villa Productiva hallaron el cuerpo del bebé y asombrados por lo que estaba ocurriendo llamaron a los policías.

El pequeño tenía 24 horas muerto, estaba bocarriba. Tras caer y recibir un golpe en la cabeza, presentó traumatismo craneoencefálico.

Ese mismo día, pero en la tarde el Cicpc entrevistó a la abuela del niño quien aseguró que Mileidy había contado a la familia sobre el rapto y que la denuncia ya estaba hecha. Los uniformados hicieron contacto con el Cicpc de Yaracuy, quienes les confirmaron que sí existía una denuncia sobre un rapto, pero como el cuerpo ya había sido encontrado en el sector donde vivía Mileidy, se fueron tras ella y la detuvieron cerca de donde asesinó a su bebé.

Para ese momento, Douglas Rico, director nacional del Cicpc, informó sobre la detención de Mileidy y contó que tras varias entrevistas la mujer aseguró sentirse incapaz de mantener al niño. A la sayona de Villa Productiva le pusieron los ganchos y se la llevaron a los calabozos del Cicpc.

Van tres casos

Durante el año 2021 en Lara se han registrado tres casos de bebés recién nacidos, donde señalan a las madres como las presuntas homicidas. En dos de los casos las mujeres apuntaron desconocer que estaban embarazadas, mientras que otro al parecer la dama ocultó su estado de gestación.

En enero, una funcionaria del Ejército Bolivariano fue detenida por estar, presuntamente, involucrada en la muerte de su bebé. De los Ángeles Álvarado, de 23 años, presuntamente, dijo a los funcionarios que ella no sabía que estaba embarazada y que había subido a un cerro en Pavia para orinar. Estando allí se le salió el bebé, que tenía 39 semanas de gestación y pesaba 2 kilos 400 gramos.

Ángeles aseguró que el bebé al salir por el canal de parto, cayó en el filo del cerro donde ella estaba orinando, supuestamente se golpeó la cabeza, rodó unos metros y murió. Pero las experticias determinaron que el bebé no presentaba escoriaciones.

Otro de los lamentables casos ocurrió en Las Delicias, al norte de Barquisimeto. Kimberli Nieves, de 22 años, fue detenida, presuntamente, por inducirse un aborto y botar a su bebé a una letrina. La mujer tenía alrededor de 30 semanas de gestación, al parecer su familia sabía que ella estaba embarazada, pero el viernes 9 de abril, cuando la vieron sin barriga, comenzaron a preguntarle qué había pasado con la criatura.

Al verse acorralada, la joven explicó que le dieron dolores de parto y expulsó al bebé, como no lloraba, presuntamente, lo metió en una bolsa y lo lanzó a la letrina.

Tras el hecho, una comisión de la DIEP de Polilara se trasladó hasta la escena y detuvieron a la mujer, mientras que funcionarios del Eje de Homicidios del Cicpc hicieron el levantamiento del cuerpo del pequeño y lo trasladaron hasta la morgue.

Vecinos la señalaron como una "demonia", mientras que otros decían que no tenía corazón por lo que hizo.

Condenadas

Las mujeres que asesinaron a sus hijos hasta el año 2016 fueron condenadas, según la página del Ministerio Público. La mayoría de las "Sayonas" larenses se encuentran recluidas entre el Centro Penitenciario David Viloria, mejor conocido como Uribana y la Comunidad Penitenciaria Fénix. Mientras que otras aprehendidas están en los calabozos policiales a la espera de las audiencias.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias