Clubes ingleses dinamitan la Superliga al retirarse del proyecto

Agencias | LA PRENSA DE LARA - El proyecto de Superliga europea de fútbol puede haber durado apenas 48 horas, después de la retirada este martes por la noche de los seis clubes ingleses que formaban parte del núcleo fundador frente a la oposición del gobierno británico y de los aficionados.

Los 12 pensaban convencer al mundo del fútbol proponiendo un torneo entre los más ricos, que les aseguraba también ingresos colosales con una participación asegurada en esta Superliga, prácticamente vetada al resto de equipos del continente.

Pero la unidad de los 12 disidentes, liderados por Real Madrid, Juventus y Liverpool, empezó a fracturarse de manera tan espectacular como fue el anuncio de la creación del torneo, en la madrugada del lunes.

El Manchester City se convirtió en el primero en bajarse del barco y después, a la vez, fueron Manchester United, Liverpool, Arsenal y Tottenham los que anunciaron a su vez su salida. Finalmente el Chelsea también se retiró entrada la noche de este martes.

Arsenal pidió perdón

"Después de haberlos escuchado, así como a la gran familia del fútbol estos últimos días, nos retiramos de la Superliga. Sabemos que hemos cometido un error y pedimos disculpas por ello", llegó a escribir el Arsenal en su comunicado.

Un giro de los acontecimientos que fue saludado por el presidente de la UEFA, Aleksander Ceferin, que rápidamente dijo estar "contento" por la decisión del City en una declaración transmitida a la AFP.

Con la retirada de los clubes ingleses, el proyecto liderado por el todopoderoso presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, parece tocado de muerte.

Este desenlace sería el fruto de la oposición casi unánime del mundo deportivo y político a un proyecto que solo parecía beneficiar a los más ricos.

El primer ministro británico, Boris Johnson, saludó la "correcta decisión" de los clubes ingleses, incluso antes de que fuese oficial.

Presión del gobierno británico

 Por la tarde, cientos de aficionados de diferentes clubes ingleses dejaron a un lado la rivalidad deportiva para mostrar conjuntamente su oposición a la Superliga, manifestándose en los alrededores de Stamford Bridge, donde tenía que jugar el Chelsea.

La UEFA, que defiende por su parte su propia reforma de la Liga de Campeones, la tradicional competición continental creada en 1955, había amenazado también el lunes con duras represalias contra las "serpientes" que guiadas por la "codicia" pretendían dinamitar el sistema actual, en propias palabras de Ceferin.

El abogado esloveno amenazó con excluir a los clubes disidentes y con dejar fuera de las competiciones internacionales, Eurocopa y Mundial a los futbolistas que participasen en el nuevo torneo. 

Pero también había dejado abierta la puerta a una reconciliación, asegurando que los clubes rebeldes "aún tienen tiempo de cambiar de opinión" después de haber cometido un "enorme error".

El presidente de la FIFA, Gianni Infantino, también acudió a socorrer al fútbol europeo, reiterando este martes su oposición a un "club cerrado". "O estás dentro o estás fuera", lanzó por la mañana ante el congreso de la UEFA en Montreux (Suiza).

La Superliga parecía haber anticipado su escudo de defensa ante esta amenazas e incluso había ganado una primera batalla judicial al lograr que un tribunal de Madrid prohibiese este martes a UEFA y FIFA actuar contra los impulsores del nuevo proyecto.

En la reunión prevista para el viernes del Comité Ejecutivo de la UEFA se puede plantear la exclusión de los clubes disidentes de la Liga de Campeones en curso, que son tres de los cuatro semifinalistas (Real Madrid, Chelsea y Manchester City), con la excepción del París SG.

En el bando de los opositores al proyecto, la respuesta se organizó a todos los niveles.

AFP

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias