Año escolar en Lara fue catastrófico 

María B. Jordán | LA PRENSA de Lara.- Primero fueron paros de docentes, luego suspensiones por los conflictos políticos en las calles, asuetos extendidos y hasta apagones.

El año escolar 2018-2019 en Lara, además de estar minado de conflictos, terminó casi 60 días antes de lo establecido en el calendario establecido por el Ministerio de Educación

"El año escolar estuvo catastrófico. Se perdieron muchos días de clases y a pesar de que muchos no recuperaron ese tiempo perdido, la calidad no es la misma" es el análisis que hace Guillermo García, miembro del Colegio de Licenciados, al destacar que el nivel educativo fue bajó considerablemente. 

Las irregularidades en el año escolar iniciaron desde octubre de 2018 cuando se escenificaron los conflictos de los profesionales de la educación en busca de mejoras salariales y que les pagaran deudas que arrastran desde hace años.

En ese momento comenzaron las faltas al calendario ministerial que establece que las clases deben impartirse en un mínimo de 200 días hábiles, pero según un conteo que realizó LA PRENSA y que coincide con lo registrado en el Colegio de Profesores de la región apenas se cumplió el 60% del almanaque, es decir, 120 días. 

Los docentes fueron los primeros que alteraron el calendario. Sus exigencias al gobierno por el aumento justo de sus salarios y el cumplimiento de las contrataciones colectivas tuvieron repercusión en las aulas de clase: cada día sin trabajar, era un día menos de aprendizaje para los estudiantes.

Aunado a los conflictos gremiales, se le unieron las fechas estipuladas por el Consejo Nacional Electoral para celebrar las elecciones municipales en diciembre.

Por seis días consecutivos los alumnos de casi 900 escuelas de Lara estuvieron sin clases por las elecciones de concejales; en febrero también se le restaron más jornadas de clases cuando Nicolás Maduro decretó la extensión de dos días al asueto de carnaval y durante enero, febrero y marzo el magisterio estuvo en asamblea permanente por el conflicto laboral que tenían. 

Luis Arroyo, presidente del Colegio de Profesores en Lara, detalló que los días de clases que se perdieron estuvieron a cargo tanto del gobierno como de los sindicatos de educación en busca la restituciones de sus derechos.

"Hay que sumarle la electricidad, las falla de los servicios y los días que suspendió el gobierno, si se llegó a cumplir el 60% del cronograma fue mucho" comentó Arroyo, destacando que los más afectados son los muchachos, en especial los que salen de quinto año. 

A todo eso se le suma la situación que atravesó el país desde el primer apagón registrado el 7 de marzo además de las medidas gubernamentales de aplazar clases mientras el Sistema Eléctrico Nacional (SEN) se restituía.

Fueron seis días sin clases durante el primer apagón del 8 al 15 de marzo, mientras que la segunda ausencia de actividades la decretó el gobierno del 26 al 29 de marzo tras registrase el segundo apagón nacional. En total se contabilizaron 19 días que no se cumplían en el calendario. 

El 2 de abril Aristóbulo Istúriz, Ministro de Educación alargó el calendario escolar con el fin de "recuperar" los días perdidos, pero aún así no se cumplió.

Por si fuera poco, los docentes detallaron que ningún alumnos puede ser aplazado porque así lo establece la Zona Educativa "se promedian las notas de dos lapsos y se redondea" comentó José Sánchez, asegurando que también se les hace 

Otras Noticias