El "Caín guaro", la ambición lo llevó a asesinar a sus hermanos

Euseglimar González | LA PRENSA DE LARA.- Víctor Alexander Durán Barreto, de 54 años, apodado el "Caín guaro" cegado por la ambición mató y descuartizó a sus tres hermanos para quedarse con la vivienda que habían heredado de su madre. El mayor de esta familia fue el cerebro y actor principal de este triple crimen.

El 9 de febrero de 2018, fueron asesinados los hermanos Francisco José Duran Barreto (52), conocido como "Panky", Misnarda Mileida Duran Barreto (53), "Mina" y Oswaldo Enrique Duran Barreto (49), pero no fue sino dos días después que los hallaron.

Transcurría la mañana del 11 de febrero cuando una vecina de Barrio Unión terminó de barrer su casa y salió a botar la basura, pero cuando estaba atravesando la avenida Divina Pastora algo llamó su atención, vio la tapa de la boca de visita a un costado y decidió asomarse para ver por qué estaba abierta.

La gran sorpresa que se llevó fue ver en el fondo una bolsa negra, de la cual sobresalían unos pies, mientras que al otro lado estaban otros restos humanos que parecían ser brazos. La mujer quedó en shock y de inmediato se fue a su casa para avisar lo que había visto. Ese mismo día llegaron al sitio los funcionarios del Eje de Homicidios del Cicpc y Protección Civil para hacer el levantamiento de los cadáveres.

Los cuerpos fueron llevados a la morguecita del cementerio municipal, en la avenida Florencio Jiménez, el Cicpc comenzó a hacer las experticias y se percataron que se trataba de tres víctimas, pero al unir los restos se dieron cuenta que faltaba el tronco de uno de los cuerpos, aunque regresaron al sitio del hallazgo no hallaron nada.

Al día siguiente, al conocerse la noticia del hallazgo de dos hombres y una mujer "picados", una vecina de los hermanos Durán Barreto decidió trasladarse hasta el Cementerio porque no sabía nada de ellos desde hacía tres días, le pareció extraño porque ellos siempre estaban en contacto. Un poco temerosa entró al galpón, que funciona como "morguecita" y apenas le mostraron uno de los cuerpos los reconoció, eran sus amigos de hace muchos años.

Ese mismo día Víctor, alias el "Caín guaro" se trasladó a la morgue para comenzar hacer toda la documentación para retirar los cuerpos, pero justo allí el Eje de Homicidios del Cicpc lo detuvo para interrogarlo, pues los vecinos les contaron que las víctimas siempre peleaban con el hermano mayor.

Poco a poco, los funcionarios fueron indagando sobre el caso, al principio no lograban determinar el por qué los mataron de esa forma, aunque hubo varias hipótesis, incluso algunas ligadas al narcotráfico.

"Esa muerte parece que se tratara de algún cartel de la droga", era lo que se comentaba durante las primeras horas del hallazgo, pero luego la hipótesis cambió el rumbo.

El sangriento hecho

Aunque los hermanos ya tenían problemas con Víctor, la relación entre hermanos se estaba deteriorando, pues el hombre no los quería tener viviendo en la casa que heredaron de su madre. De allí que el "Caín guaro" habría planificado su asesinato, pues a toda costa quería deshacerse de ellos, pero se frenaba porque sabía que necesitaba la ayuda de alguien más.

El hombre sabía que su sobrino Wilmer Azuaje Barreto (23) apodado el "Chino Bron", hijo de una hermana que había fallecido años antes, estaba muy molesto con sus tres tíos porque lo corrieron de la casa. Víctor aprovechándose de esa disputa habló le contó sus planes. "Vamos a matarlos para que nosotros vivamos en paz y nos quedemos con la casa", fueron las palabras que, presuntamente, le dijo el "Caín guaro" al "Chino Bron" quien él habría aceptado y de inmediato armaron su plan, sólo esperaban el momento justo para llevarlo a cabo.

El 9 de febrero era el cumpleaños de Francisco José, conocido como "Panky", sus hermanos Misnarda Mileida, conocida como "Mina" y Oswaldo Enrique decidieron celebrarlo en la casa donde vivían todos, ubicada en la carrera 24 entre calles 21 y 22.

La celebración incluyó licor y se prolongó hasta tarde. Luego los tres hermanos ebrios se acostaron a dormir. Aquello significó el momento perfecto para que Víctor llevara a cabo su plan. El hombre llamó a su sobrino y a sangre fría atacaron a sus víctimas mientras dormían. Mina y Oswaldo presentaron heridas en la yugular mientras que a Francisco lo apuñalaron en varias partes del cuerpo. 

Más de 24 horas habrían tardado los hombres en "picar" los cuerpos y depositarlos en potes plásticos. Sin remordimientos y con frialdad, el "Caín guaro" trasladó los cuerpos descuartizados en una carretilla junto a su cómplice. Los hombres atravesaron medio Barquisimeto para poder "desaparecer" los cadáveres.

El primer "viaje" lo hicieron la noche del sábado, entre 7:00 a 8:00 p.m., con los cuerpos de Misnarda y Oswaldo, pero también llevaban la cabeza de Francisco, llegaron caminando hasta la carrera 1 con calle 16 de Barrio Unión, el trayecto fue de al menos 1 hora, tras deshacerse de los cuerpos retornaron por la misma ruta.

Volvieron a la escena del crimen, pues aún quedaba el torso de Francisco, además de sangre regada por todos lados que debían limpiar para que no quedaran rastros de lo que habían hecho. Al parecer el "Chino Bron" y su tío estaban cansados y decidieron cambiar la ruta para botar los últimos restos que le quedaban y caminaron hasta el puente de la Ruezga.

La confesión

Cuando los funcionarios se llevaron al "Caín guaro" para que declarara sobre lo ocurrido el hombre dio varias versiones sobre sus hermanos y eso levantó sospecha, pero después confesó lo que hizo y quien lo ayudó.

Funcionarios del Cicpc se trasladaron hasta la casa pero todo estaba en orden. Tuvieron que realizar varias experticias para determinar que esa fue la escena del crimen.

LA PRENSA DE LARA conoció que en la vivienda detectaron manchas de sangre mediante la prueba de luminol, técnica bioquímicas que los forenses usan para esclarecer casos. Lo más macabro fue cuando el "Caín guaro" guió a los funcionarios del Cicpc hasta donde estaba el torso de su hermano en la quebrada de La Ruezga, el hombre estuvo sentado frente a la quebrada, con la mirada perdida, mientras que los uniformados con ayuda de los Bomberos rescataban los restos, que estaban dentro de un saco.

En zona fronteriza

El "Chino Bron", huyó apenas se enteró que el "Caín guaro" había sido detenido, pues sabía que el Cicpc le seguía los pasos.

El "Chino" se quedaba de hotel en hotel en San Cristóbal y pretendía pasar la frontera para instalarse en Colombia, pero los funcionarios ya lo tenían monitoreado. El sujeto estaba vendiendo chucherías y cigarros en San Antonio para poder sobrevivir.

En marzo, un mes después del macabro suceso, fue detenido por el Eje de Homicidios en el estado Táchira, era buscado por estar presuntamente implicado en el triple crimen de los hermanos.

Aunque el "Chino" negó que los había matado y solo dijo que había ayudado a empaquetar los cadáveres, sus palabras cambiaron al llegar a Lara, sabía que se iba a encontrar con su tío y presuntamente confesó lo que hicieron.

La tuberculosis se lo llevó de Fénix

Víctor Alexander Durán Barreto, el "Caín guaro", solo pagó dos años y nueve meses por el atroz crimen de sus tres hermanos, a quien, presuntamente, asesinó y descuartizó por una herencia. La tuberculosis se lo llevó.

La muerte del "Caín guaro" ocurrió en diciembre del año 2020. Unos meses antes, el hombre fue trasladado desde el Eje de Homicidios del Cicpc, junto a su sobrino Wilmer Azuaje Barreto, el "Chino Bron", presunto cómplice del crimen, hasta la Comunidad Penitenciaria Fénix Lara, lugar donde el "Caín guaro" pasó sus últimos días de vida.

Al parecer Víctor se contagió de tuberculosis, enfermedad que ha matado a varios reclusos en el país y que solo este año ha cobrado 10 vidas. El hombre no escapó de la realidad que se vive en las cárceles venezolanas.

Sigue preso

El "Chino Bron" continúa detenido en Fénix, según contó una fuente policial. El hombre tiene tres años y dos meses detenido, pero no fue sino hasta el año pasado que pisó un penal por primera vez.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias
Sucesos

Detenido presunto estafador de Quíbor 

| comentarios