Mercado Mayorista desabastecido por falta de gasoil

Ana Uzcátegui | LA PRENSA DE LARA - Camioneros de Trujillo, Mérida, Táchira, Barinas y Portuguesa, y de los municipios Torres y Jiménez, han dejado de realizar viajes al Mercado Mayorista de Barquisimeto (Mercabar), por la severa escasez de gasoil que se registra en el país, lo que ha ocasionado que el principal centro de abastecimiento de alimentos de Centro Occidente comienza a registrar una merma en las verduras, hortalizas, frutas y víveres que oferta a la ciudadanía. La alerta la hizo Silverio Canelón, presidente de la Asociación de Comerciantes de Mercabar.

Jorge Mujica conduce una gandola cargada de víveres, y relató que de cuatro viajes mensual que realizaba desde Santa Elena de Uairén en el estado Bolívar hasta Mercabar, la escasez de gasoil y diesel lo obliga a reducir los viajes a uno al mes. "El problema es que hacer cola en cualquier bomba de Barquisimeto es perder como mínimo dos semanas. En todo el estado es caótica la situación del combustible. Los chóferes preferimos cambiar la ruta hacia el mercado de Coche en Caracas, donde las colas se reducen a tan sólo tres horas en las gasolineras", relató.

Miguel Montero, transporta mercancía desde Río Claro y alegó que desde el mes de diciembre la estación de servicio que está en El Terminal, dejó de venderles combustible. "La gobernación designó esa bomba para sólo atender a funcionarios del Estado o enchufados y ya no conseguimos gasoil en el lugar", denunció, alegó que ha pasado hasta dos meses paralizado sin poder laborar por falta del carburante.

"Se requieren mínimo 150 litros de gasoil para llegar de Quíbor a Barquisimeto, y hemos tenido que recurrir a la compra de gasoil bachaqueado para no dejar de trabajar. Los precios oscilan entre los 50 y 100 dólares por una pipa de gasoil, que equivalen a 200 litros, pero eso dispara el precio de los fletes y también el de la mercancía", refirió.

Afirmó que en la capital la situación cambia. "Lo máximo que he llegado a conseguir en la cola son 30 o 50 gandolas, pero con todo y eso máximo se llenan los tanques en cuatro o cinco horas en una estación de servicio de Fuerte Tiuna o en El Paraíso", manifestó.

La playa pelada

Silverio Canelón apuntó que desde que comenzó la pandemia a los vendedores de verduras en el sector La Playa de Mercabar les permiten ingresar solamente los días jueves y domingo, laborando en un horario limitado de ocho de la mañana a 11 de la mañana. "Esto hace que el lugar se mantenga con muy pocos camiones ofertando productos y ha hecho que las ventas hayan caído en más de un 80% tanto para los revendedores de verduras como para los locatarios del área verde y amarilla", comentó.

Mercabar luce prácticamente solitario los días de semana, sobre todo cuando hay radicalización de la cuarentena. La dificultad para conseguir combustible está afectando el ingreso de camiones de carga pesada en un 90%, pero también la circulación de personas por el lugar. Comerciantes han exigido al alcalde Luis Jonás Reyes que permite que La Playa labore de miércoles a domingo hasta la 1:00 pm.

Azotados por los robos constantes

Silverio Canelón, presidente de la Asociación de Comerciantes de Mercabar, contó que la vigilancia en el lugar y las restricciones en el horario en que deben laborar ha sido propicio para que se cometan robos en el lugar. Aseveró que el pasado martes 6 de abril se metieron varios sujetos y robaron dos locales del área amarilla donde la mayoría de los locales comercializan víveres, comidas para animales y otros insumos.

"A uno de los locales le hurtaron una tonelada de café, además de equipos", informó. Indicó que el Mayorista luce abandonado, y tanto los militares como la Policía Municipal que custodian la zona no están impidiendo estos robos.

"Hace falta más vigilancia, porque para amedrentar a los comerciantes que no están de acuerdo con la administración de Mercabar que realiza la alcaldía sí son buenos, pero para lo esencial que es brindar seguridad no", criticó.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias