Médicos Unidos declara una emergencia nacional por la COVID-19

G. López / E. Millán | LA PRENSA DE LARA.- "Estamos en una emergencia nacional. Lo vivimos por estas cifras que van en aumento", lamentó Luzmila Leal de Médicos Unidos en Lara, ante la data de esta organización a nivel nacional que registra 442 personal sanitario fallecido por COVID-19. Una cifra escalonada que últimamente en intervalos menores de 5 días ha superado hasta 15 víctimas fatales, cuando sigue la exigencia de la vacunación masiva para frenar el virus acentuado por la variante brasileña.

Con esta publicación, se aprecian hasta 18 decesos del 2 al 5 de abril, lo cual considera Leal como una mínima muestra porque aún se tiene conocimiento de trabajadores y profesionales hospitalizados luchando contra el virus. Además de aquella muestra que se desconoce y se encuentra en atención ambulatoria domiciliaria.

Denuncia que siguen expuestos sin la debida protección y al margen de la vacunación masiva, tanto para el sector público como privado. "El caso es tan delicado que esta cepa, aun estando vacunados, solo evita que la agresividad sea más fuerte por la producción de anticuerpos", advirtió y señaló que mientras no se formalice la negociación con la vacunas Covax junto a la propuesta del sector empresarial, del suministro por Fedecámaras a la clase trabajadora y familiares, el esquema de vacunación será lento y se tardará más en alcanzar la inmunización de rebaño del 70% de los venezolanos.

"Lo más grave es que podemos llegar a un pico de la curva, sin saber hasta dónde pueda llegar", lamentó Leal, mientras Deyanira Gentille, desde el Colegio de Médicos, recordó que Venezuela atraviesa el inicio recio de la segunda ola, que afecta al personal público y privado.

Para el gremio se debe exigir la protección con los implementos de bioseguridad y la vacunación. "Hasta que no logres la primera ala de la pirámide, que agrupa a todo el personal sanitario. Solo así se puede proteger", recalcó Gentille.

A esta campaña de petición de vacunas, los expertos claman por la necesidad de incluir hasta el personal jubilado, aun activo en centros privados. Un grupo que -por lo general- es adulto mayor y propenso de comorbilidad, al padecer otras enfermedades. Ellos también han seguido de frente con la atención de pacientes y a riesgo del contacto con asintomáticos.

Sistema ineficiente

Para el doctor Omar Vergel, presidente de Médicos Unidos de Venezuela capítulo Táchira, es alarmante la cifra de médicos y personal de salud que han fallecido en lo que va de año por covid-19.

A su juicio esto pone en evidencia la ineficiencia del sistema de salud que teniendo la vacuna "el proceso de inmunización está muy atrasado y no se ha protegido por completo a la primera línea. Vimos como se priorizaron sectores que la OPS y la OMS no establecen como primordiales. Hasta la fecha ni el 30 % del personal de salud se ha vacunado".

Vergel afirmó que entre los médicos del estado hay muchas interrogantes ya que a estas alturas hay médicos privados que no han podido acceder a la inmunización entendiendo que ellos también atienden pacientes.

"Y no solo son los médicos sino que detrás de ellos hay enfermeros, secretarias que están atendiendo pacientes. No existe una planificación y no se sabe cuándo van a atender al personal", dijo.

Otras Noticias