Privatizacioacuten silenciosa gira en torno al sector petrolero

Crédito: Archivos

"Privatización silenciosa" gira en torno al sector petrolero

Ana Uzcátegui | LA PRENSA DE LARA.- Las kilométricas colas de vehículos en busca de gasolina ya no se ven en las estaciones de servicio dolarizadas que permanentemente tienen combustible. El drama lo padecen los conductores que no pueden pagar el litro en 50 centavos de dólar, y deben pasar días o hasta semanas en bombas subsidiadas que cada vez son menos en el país. Según advierten expertos petroleros, se está dando una "privatización silenciosa", en el área de comercialización del combustible, donde cada vez más empresarios particulares participan en el proceso sin que el gobierno informe abiertamente a la población. Gremios económicos también están proponiendo al Ejecutivo nacional participar en la producción de gasolina y diésel, con el propósito de "destrancar" el juego de la escasez de combustible, que mantiene a varios sectores semiparalizados.

"En los principales estados se encuentran instalados unos verdaderos bodegones de gasolina. Son estaciones de servicios que cobran el combustible en dólares, pero además ahí se consiguen licores, chucherías y cualquier producto importado". Comentó el economista José Toro Hardy, exdirector de PDVSA. Haciendo referencia a una cadena de gasolineras que se ubica en Caracas y el interior del país, que son a su vez grandes expendios de alimentos, licores y exquisitez, donde los conductores sólo tardan unos pocos minutos para llenar los tanques de sus carros, como en la Venezuela del pasado, cuando no había problemas por combustible. El único requisito es que los ciudadanos paguen con dólares.

La producción de gasolina o diésel en el país no ha mejorado en Venezuela en los últimos meses, según indicó Toro Hardy. Dos refinerías de PDVSA: Amuay y El Palito, siguen registrando graves problemas para mantenerse operativas por la falta de inversión y mantenimiento oportuno. "Espasmódicamente esas refinerías se activan, producen un día 25 mil barriles de gasolina, pero al siguiente se paralizan, registran vibraciones o conatos de incendios. PDVSA que era la segunda empresa petrolera más grande del mundo, hoy está en ruinas y es responsabilidad de la política aplicada por el gobierno, que durante años no ha hecho las inversiones correspondientes para mantener la industria", informó.

Comentó que el país en medio de la crisis económica en que se encuentra requeriría cerca de 110 mil barriles diarios de gasolina para abastecer la demanda total de la población, pero lo que le llega a los estados es una cantidad a cuentagotas, fundamentalmente una gasolina que sigue siendo importada de Irán, a pesar de la sanciones internacionales impuestas por Estados Unidos.

"Entre inversiones y gastos la industria petrolera requeriría una suma por el orden de 25 mil millones de dólares por año, durante ocho ó 10 años para poder alcanzar un nivel de producción de tres millones de barriles diarios, y aún seguiría siendo inferior al nivel de producción que tenía PDVSA en 1998 (que era 3.279 millones de barriles diarios). Eso explica el brutal nivel de destrucción a la que ha sido sometida la estatal petrolera. Está claro que el Estado no cuenta con esos recursos, entonces el trabajo de la recuperación de la industria tiene que pasar por manos del sector privado", apuntó.

Lo que le preocupa al economistas es que PDVSA se esté privatizando "discrecionalmente", como está ocurriendo con las empresas que fueron expropiadas y ahora han pasado a manos de empresarios desconocidos por la sociedad, amparados en la Ley Antibloqueo aprobada en octubre de 2020 por la extinta Asamblea Nacional Constituyente. "Inquieta es la forma como se otorguen los contratos para operar esas refinerías, porque si va a ser vía favoritismo político nada va a ser diferente", expresó.

Sigue bachaqueo

Tan menguada sigue la producción, que en los estados se mantiene un mercado negro de gasolina, así lo explicó David Morán, ingeniero petrolero. "Lo que hay en Venezuela es un mercado negro de gasolina. Gente que acumula combustible y lo vende en bidones, en vista de que las refinerías no están trabajando a su máxima capacidad. De tener refinerías enormes en el país que eran modernísimas, ahora están en una situación penosa. Entonces grupos de interés, militares o criminales, capturan parte de esa gasolina y las revenden a sobreprecio", comentó.

El economista petrolero Rafael Quiroz, enfatizó que en la mermada producción de petróleo que registra PDVSA, que actualmente se ubica en 515 mil barriles diarios, participan trasnacionales privadas extranjeras, pero el control de la producción lo sigue teniendo el Estado.

"El Estado venezolano no puede desentenderse del control de la industria petrolera, de programar la producción, de monitorearla, porque así garantiza una política de producción petrolera en función de sus intereses, y esa política para los efectos geopolíticos y estratégicos petroleros es necesaria. PDVSA no se puede privatizar, porque eso conlleva la entrega de la soberanía del país", puntualizó. Afirmó que sólo el área de comercialización es lo que puede contar con la participación directa de inversores privados.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias