Crece el relajo de medidas preventivas contra COVID-19 en calles

Euseglimar González | LA PRENSA DE LARA.- Con el tapaboca en la quijada y quejándose porque un empleado le pidió que se subiera el tapabocas para poder entrar, estaba una joven en un establecimiento de venta de comida en la carrera 21 con calle 31. El caso de esta muchacha se repite muchas veces al día y es que según los comerciantes hay un "relajo" de los ciudadanos ante las medidas de bioseguridad.

Aunque los casos van en ascenso, la gente en calle buscando alimentos o haciendo cualquier diligencia, ignora los llamados de funcionarios policiales en torno al respeto de las medidas de prevención.

"Nosotros hacemos más de 20 perifoneos al día para que las personas respeten las medidas, usen el tapabocas adecuadamente, no haya aglomeraciones y los vendedores informales no estén en la calle cuando es cuarentena radical, pero lo que hacemos es jugar al gato y al ratón", comentó un funcionario de la Policía Municipal de Iribarren.

El uniformado explicó que cuando les dicen a las personas que usen el tapabocas adecuadamente, es decir que cubra boca y nariz, las personas hacen caso a medias, pues cuando continúan con el patrullaje a unas dos cuadras ven a la misma persona con la mascarilla en la quijada.

"Si no nos cuidamos estamos mal. La gente cree que porque llegó la vacuna podemos salir campantes y no, aquí es donde tenemos que cuidarnos más", comentó Yuliana Mora, docente.

Los Polimunicipales también les dan charlas a las personas, pero no acatan las medidas.

Otras Noticias