Alertan sobre alto riesgo de contagio de variante en California

Agencias | LA PRENSA DE LARA.- Las mutaciones emergentes del SARS-CoV-2 comenzaron a aparecer como parte del proceso natural de la evolución del virus. Las preguntas sobre si serían más letales o más contagiosas se van respondiendo sobre la marcha, y la principal duda por estos días es si serán capaces de desafiar a las vacunas desarrolladas, poniendo en riesgo así la inmunización de las poblaciones y retrasando el fin de la pandemia, reseña Infobae.

Ahora, según demostraron dos nuevos estudios, todo indica que la variante del coronavirus que había sido detectada en California durante el mes de diciembre es más contagiosa que las formas previas del virus.

Una de las investigaciones halló que la variante se extendió rápidamente en un vecindario de San Francisco durante los últimos meses, en tanto el otro estudio confirmó que se presentó en todo el estado y reveló que produce el doble de partículas virales dentro del cuerpo de una persona, según publicó The New York Times.

Ese estudio también sugiere que esta variante puede evadir mejor las defensas del sistema inmunitario y las vacunas.

Si bien ninguno de estos estudios se publicó aún en una revista científica, los expertos no saben cuál es el grado de amenaza para la salud pública que representa esta variante, en comparación con otras que también se están propagando en California.

"Cada vez estoy más convencido de que, a nivel local, se transmite más que las otras -dijo William Hanage, epidemiólogo de la Escuela de Salud Pública T. H. Chan de la Universidad de Harvard-. Pero no hay evidencia que sugiera que se encuentre en la misma liga que la B.1.1.7".

La variante conocida como B.1.1.7 llegó a los Estados Unidos desde el Reino Unido, donde rápidamente se convirtió en la forma dominante del virus y sobrecargó los hospitales. Los estudios de registros médicos británicos sugieren que la B.1.1.7 no sólo es más transmisible, sino más letal que las variantes anteriores.

Algunos expertos dijeron que la nueva variante detectada en California es preocupante, pero es poco probable que genere tanto agobio como la B.1.1.7 hizo en el país británico.

Charles Chiu es virólogo de la Universidad de California en San Francisco y se topó por primera vez con la nueva variante por accidente, mientras estaba preocupado junto a otros investigadores por el descubrimiento de la B.1.1.7 en el Reino Unido. Fue en la víspera de Año Nuevo cuando se sorprendió al encontrar una variante previamente desconocida que constituía una cuarta parte de las muestras que él y sus colegas habían recolectado.

Allí, los investigadores del Centro Médico Cedars-Sinai en Los Ángeles también detectaron un gran aumento de la misma variante en el sur de California.

La variante fue bautizada como B.1.427 / B.1.429 y desde entonces, los investigadores ya la detectaron en 45 estados, y en otros países como Australia, Dinamarca, México y Taiwán.

Ahora, en un nuevo estudio que pronto se publicará en línea, Chiu y sus colegas analizaron 2172 muestras de virus recolectadas en todo el estado entre septiembre y enero. A principios de septiembre, los investigadores no encontraron señales de la B.1.427 / B.1.429. Pero, a fin de enero, se había convertido en la variante predominante en California.

Las variantes del Reino Unido y de California están dotadas cada una de ellas de capacidades mejoradas, y la probabilidad de que puedan circular en la misma población hace temer que vuelvan a aumentar las infecciones y las muertes, advirtió Chiu. También abre la puerta a un "escenario de pesadilla": que los dos virus se encuentren en una misma persona, intercambien sus mutaciones y creen una cepa aún más peligrosa del virus SARS-CoV-2.

Con información de: Infobae

Otras Noticias