Motín en Uribana desnuda corrupción dentro del penal

Euseglimar González | LA PRENSA DE LARA.- El descontento por el pago de la "causa", un tipo de impuesto exigido por los pranes a los reclusos para que puedan gozar de ciertos beneficios, generó una reyerta entre los privados de libertad del Centro Penitenciario David Viloria, mejor conocido como "Uribana" y que terminó con un reo muerto y al menos 10 heridos, situación que desnudó la corrupción dentro del penal e incumplimiento del régimen carcelario, pues los reclusos tenían en su poder armas de fuego, celulares y hay ventas de alimentos en las instalaciones.

La tarde del miércoles reclusos del Módulo 6 del penal estaban en descontento y reclamaban el cobro de la "causa", que es para tener derecho a usar un celular, acceso a visitas y alimentos. Familiares y reclusos que no quisieron identificarse por temor a represalias, detallaron que desde hace aproximadamente un año, supuestamente, están cobrando por el ingreso de alimentos y el pago de la "causa".

Al parecer en medio de la confrontación, detenidos de los módulos 5 y 7 se alzaron y comenzó una disputa. En ese momento Roger José Amaro, de 25 años, inició una discusión con un compañero y este sacó un arma de fuego, un recluso identificado como Roibert Alejandro Pereira Mendoza, de 24 años, se metió y trató de mediar, pero terminó muerto de un balazo propinado por un convicto cuya identidad no trascendió a los medios.

"No disparen, no nos vamos a matar aquí, al final todos somos causas", fueron las palabras de Roibert, antes de recibir un disparo en el lado derecho del pecho, mientras que a Roger lo hirieron en el cuello y se encuentra estable.

En medio de la trifulca, resultaron heridos de balas y cortados alrededor de 10 detenidos, pero al Hospital Central solo trasladaron a tres: Roibert que fue ingresado sin signos vitales, Amaro que fue intervenido quirúrgicamente y Edwin García, de 49 años.

Tras escuchar las detonaciones, los demás reclusos se pusieron en alerta y en el módulo 7 secuestraron al director del penal Rafael Ramírez que fue liberado seis horas después. En audios y videos difundidos por los familiares, los reclusos pedían que se les respetara la vida y que ellos no le harían nada malo al director, pero exigían que se acabara el cobro de la "causa".

Los reclusos deben cancelar a los pranes de cada módulo un dólar o un millón de bolívares por semana por concepto de la "causa", familiares denunciaron que de no cancelar son castigados, golpeado y aislados.

"¿Cómo pagamos una causa si somos humildes?. A duras penas tengo para comprar comida y de esa tengo que traerle a él, es injusto esto que padecemos", comentó la madre de uno de los reclusos de Uribana, quien estaba ayer en los alrededores del penal.

"Un penal abierto"

Familiares de los reclusos denunciaron que en Uribana, tienen que pagar para poder ingresar alimentos crudos al penal. Detallaron que si les llevan cinco kilos de harina precocida, presuntamente, los custodios le exigen 5 más para ellos y de no tener deben cancelar un dólar por cada producto.

"Dentro del penal venden comida, un kilo de harina y una mantequilla cuestan Bs. 5 millones. Esto es un negocio tanto de presos como de custodios. Se puede cancelar a través de pago móvil, transferencias o puntos de ventas", soltó un familiar.

Familiares contaron que desde que llegó el nuevo director, presuntamente están "permitiendo" esos "beneficios". Y el Observatorio Venezolano de las Prisiones (OVP) confirmó que los custodios y el personal administrativo del penal tienen pleno conocimiento de la situación y presuntamente son beneficiarios del dinero recabado.

Desde hace varios días los familiares temían que ocurriera una reyerta, pues denunciaron que en diciembre se dieron cuenta que algunos reclusos tenían en su poder armas de fuego. A través de una nota de prensa, el OVP destacó que, presuntamente, el costo por tener acceso a un arma es de 100 dólares.

Una mujer explicó que en diciembre por una visita "especial" cobraban 50 dólares, mientras que por el ingreso de un celular la tarifa en divisas rondaba entre los 20 y 60 dólares.

"En Uribana quien no tenga dólares sufre. A ese penal le falta poco para ser lo que era hace 9 años atrás", dijo un familiar.

Familia lo reconoce en la morgue

La familia de Roibert Alejandro Pereira Mendoza, de 24 años, se enteró de su muerte ayer en la madrugada, luego que una prima les avisara sobre lo ocurrido en Uribana. Se fueron hasta la morgue y allí lo reconocieron.

Roibert estaba condenado a 11 años y tres meses por el delito de robo agravado y uso de adolescente para delinquir. El joven estuvo recluido en el destacamento 121 de la GNB, luego fue trasladado a la cárcel de la Cuarta en San Felipe, estado Yaracuy y tras un año fue llevado a Fénix-Lara y luego a Uribana donde fue asesinado.

A Roibert le faltaba poco tiempo para salir en libertad, pues en junio cumplía seis años detenido, más de la mitad de la condena y podía optar por un beneficio y quedar libre.

Ayer en la mañana los familiares del joven recluso se fueron hasta la sede del Eje de Homicidios del Cicpc para que les entregaran la orden de retiro del cadáver y comenzar hacer los trámites para sepultarlo.

Antes de caer preso, Roibert había estudiado hasta bachillerato y residía en Cabudare.

Viven horas de angustias por no tener información

Lágrimas y dolor. Familiares llegaron desde muy temprano a Valles de Uribana, sector donde se ubica el penal, para saber de sus hijos, pues desde la noche del miércoles sabían que había ocurrido un motín y que habían muchos funcionarios en los alrededores.

"Esto es horrible, estamos angustiadas nadie nos da información. Cuando le preguntamos a un militar sobre lo que ocurre allí adentro solo recibimos malas respuestas", comentó la mamá de un preso.

A las 8:00 de la mañana, los militares trancaron el acceso vehicular hacia Uribana, colocaron unas barreras justo en la entrada de Fénix, penal que se ubica a unos 150 metros de Uribana.

Los familiares observaron cómo pasaron varios carros de militares y funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana (PNB), situación que era angustiante para ellos, pues decían que los uniformados iban a meterse al penal y temían por la integridad de los reos.

En ese momento, los familiares decidieron hacer una cadena de oración para todos los privados de libertad y pedían por su salud y que no fueran maltratados durante la requisa.

"Si todos nos unimos y oramos, Dios va a estar con ellos. No van a salir más heridos", decían mientras predicaban la palabra de Dios.

El temor de los familiares era que a los presos los maltrataran y trasladaran a otros penales, pues aseguraron que después de lo ocurrido "vendrán muchos días de castigos, porque tienen armas allá adentro", dijo un familiar.

Eran las 2:00 de la tarde y a los familiares no les daban respuestas y poco tiempo después desde adentro, supuestamente, les dijeron que no harían traslados y poco a poco se fueron.

Realizan requisa en el penal

Durante la mañana de ayer, funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) y Grupo de Respuesta Inmediata y Custodia (GRIC) ingresaron a los módulos de David Viloria para hacer una requisa. Mirelys Contreras, ministra de Asuntos Penitenciario, informó que la situación en el penal estaba "bajo control".

Contreras escribió a través de su cuenta de Twitter, que se estaba llevando a cabo una requisa extraordinaria, con el apoyo del mayor general Fabio Zavarse.

Durante la visita de la ministra, supuestamente, a los reclusos que resultaron heridos los atendieron.

La ministra explicó que el Ministerio Penitenciario coordinó con los órganos de administración de justicia del estado Lara para brindar atención jurídica.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Ver más:
Otras Noticias