Delincuentes hurtan una millonada en mercado buhoneril

Euseglimar González | LA PRENSA DE LARA.- El turno de Rafael Parra, de 68 años, estaba por terminar cuando fue atacado y golpeado brutalmente por unos delincuentes que ingresaron a robar el Mercado Buhoneril Barquisimeto 4, ubicado en la calle 28 entre carrera, 18 y 19 de Barquisimeto, sitio que cuidaba junto a otro vigilante. Los choros mantuvieron a las víctimas maniatadas y amordazadas por casi tres horas.

La madrugada del miércoles siete hampones lograron robar 21 locales del mercado, entre negocios de ropa, comida, barberías y peluquerías. Uno de los vigilantes quedó fuertemente golpeado y tuvo que ser llevado al Hospital Central de Barquisimeto pues presentó traumatismo craneoencefálico.

El miércoles a las 12:30 de la medianoche estaba Rafael junto a su compañero en el mercado, ambos se turneaban para cuidar el local, cuando ya faltaba pocos minutos para que acabara la primera guardia nocturna de Rafael, siete hampones se metieron por la carrera 18, forzaron las rejas e ingresaron al mercado. De inmediato lograron ubicar a Rafael, quien estaba vigilando uno de los pasillos.

Todos estaban encapuchados y Rafael gritó para alertar a su compañero, pero en ese momento seis de los siete tipos, comenzaron a golpearlo fuertemente. En medio de la golpiza él seguía gritando y pidiendo ayuda. Su compañero al escuchar los gritos salió corriendo y llegó hasta el pasillo, pero uno de los tipos lo apuntó y le dijo que si se movía, le iba a pasar lo mismo que a Rafael.

"Me decían que me iban a matar, que era mejor que colaborara. Me golpearon en la cabeza y me amarraron las manos y me amordazaron junto a otra señora, que se estaba quedando en su local porque se le había hecho tarde", contó el compañero de Rafael, quien por temor a represalias no se quiso identificar.

A Rafael lo golpearon por varios minutos hasta dejarlo malherido, luego los criminales se fueron hasta donde estaba el otro vigilante y la dama, le exigían al hombre que entregara la llave de todos los locales y que donde tenían guardado los dólares, pero el vigilante solo respondía que no sabía nada.

"Ustedes están pichados y sabemos que tú tienes acceso a los locales", supuestamente, eran las palabras de los delincuentes hacia el vigilante.

Los delincuentes decidieron forzar las puertas de 20 de 264 locales, para robar toda la mercancía posible. Se llevaron ropa de dama, caballero y niños, además de utensilios de peluquería y barbería, celulares, comida y bombonas de gas doméstico. Los comerciantes calculan que el robo fue de aproximadamente 2 mil dólares entre toda la mercancía.

El robo duró casi tres horas, cuando cargaron con todo abrieron un boquete por la carrera 18 y se fueron. Las víctimas al darse cuenta que ya habían huido, como pudieron se soltaron de las manos, la dama ayudó al vigilante a quitarse el tirro que tenía en la boca y corrieron a auxiliar a Rafael.

"Le grité para saber dónde estaba y él como pudo habló, estaba muy mal y ensangrentado. Yo salí corriendo a pedir ayuda y los vigilantes de los otros negocios nos ayudaron y trasladaron a Rafael hasta el hospital", comentó el otro vigilante.

Los propietarios de los locales llegaron ese día en la madrugada al sitio, mientras que otros se dirigieron al Hospital para ayudar a Rafael con todos los gastos.

Ver más:
Otras Noticias