ONU: COVID19 puede generar gran crisis de deuda en America latina

Agencias | LA PRENSA DE LARA.- El secretario general de las Naciones Unidas (ONU), Antonio Guterres, advirtió este lunes que América Latina podría sufrir en 2021 una "gran crisis" de deuda soberana debido al fuerte gasto público que han tenido que hacer los países para afrontar la pandemia de covid-19, y pidió compresión de los acreedores.

"Se vislumbra una posible gran crisis de deuda soberana el próximo año", advirtió Guterres en el marco de un discurso durante una cumbre virtual con jefes de Estado y de gobierno de Centroamérica que se realiza de forma reservada.

La reunión es organizada por el Sistema de la Integración Centroamericana (SICA) y en la misma participa su secretario general Vinicio Cerezo.

Según Guterres, el impacto de la pandemia del nuevo coronavirus "ampliará significativamente la brecha de financiamiento" de América Latina y el Caribe, lo que podría llegar a generar "una gran crisis de liquidez", es decir, falta de dinero para que la economía camine a su ritmo habitual.

En consecuencia, el secretario general de la ONU apeló al "apoyo" de entidades financieras multilaterales como el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM), además de los países del Grupo de los Veinte (G20).

Una de las medidas que Guterres pidió a estos organismos es que acepten retrasar el cobro de la deuda hasta finales de 2021.

La iniciativa de la ONU, explicó el Banco Mundial en una reseña, tiene como principal objetivo "permitir a los países pobres concentrar sus recursos en combatir la pandemia y proteger las vidas y los medios de subsistencia de la población más vulnerable".

El secretario general de la ONU también llamó al FMI, al BM y al G20 a brindar la posibilidad a los países de América Latina, incluyendo a los de ingresos medios, de "considerar la posibilidad de conceder un mayor alivio, incluidas las cancelaciones de deuda".

El G20, de hecho, aprobó a mediados de noviembre un programa para reestructurar la deuda de docenas de países pobres afectados por la pandemia del coronavirus. El programa fija las reglas comunes para todos los miembros del club para reducir o refinanciar la deuda de esos países, aunque el examen se hará "caso por caso".

La suspensión de pagos de la deuda externa a los países del G20 ya había sido prolongada el mes pasado por un periodo de seis meses.

No obstante, el Banco Mundial y las organizaciones que militan por la abolición total de la deuda habían reclamado una suspensión de un año. Los miembros del G20 no han descartado por completo eventuales cancelaciones de deuda, aunque indicaron que sería en casos puntuales.

"Si la cancelación de la deuda es necesaria, en los casos más difíciles (...) cada acreedor participante llevará a cabo sus procedimientos internos de aprobación, sin dejar de informar de ello a los demás acreedores", explicó el texto de los ministros de Finanzas del G20, que este año está presidido por Arabia Saudita.

Fuente: Infobae

Otras Noticias