Disfrutar del agua potable es una fantasía en zonas rurales

Daimar Díaz | LA PRENSA DE LARA.- Tanques y pipas vacías y tener que cargar agua desde otros sectores son algunas de los penurias que viven los habitantes de zonas como el barrio El Carmen, Cerritos Blancos, La Carucieña y Barrio Unión, donde el servicio de agua potable ha empeorado en los últimos meses.

Y es que la sequía se ha apoderado de las comunidades del oeste de la ciudad, pues en algunas zonas con dificultad el servicio de agua llega una vez al mes y el resto de los días los ciudadanos deben ingeniárselas para conseguir el preciado líquido.

"Es difícil estar sin agua en la casa porque todo colapsa, y comprar cisternas sale muy costoso por eso nos toca reusar el agua con la que lavamos la ropa o los platos para bajar el inodoro", dijo Sorsire Escalona, habitante de Barrio Unión.

En el barrio El Carmen Geovanny Yáñez sale todas las mañana con una carretilla y un bidón a cargar agua en la casa de un vecino a unas cuantas casas, ya que en su vivienda el servicio no llega desde hace 4 meses.

"La única manera de tener agua en la casa es que yo salga a carretearla porque tengo cuatro meses que no sale ni aire por las tuberías de mi casa", expresó Yañez, un joven agricultor que carga agua en una vivienda en la calle 5 del barrio El Carmen.

Pero en Cerritos Blancos hay un panorama similar, la falta de agua en las viviendas obligó a los habitantes de la zona a bajar sus tanques y colocarlos en frente de sus casas para poder llenarlos con botellones que cargan de la avenida principal.

"Era muy forzoso tener que cargar los bidones y los tobos hasta dentro de las casas por eso decidimos poner los tanques afuera para que se hiciera más fácil llenarlos. Por lo mínimo son 30 viajes para llenar hasta la mitad un tanque de 1600 litros", expresó Marcos Barrada, quien aseguró que en el sector no llega el agua desde hace 2 años y desconocen el motivo de la falla del servicio.

Llenan como pueden

En el sector Cerritos Blancos buscan agua en la avenida, donde los vecinos aprovechan de llevar tobos y bidones para cargar el preciado líquido hasta sus casas y poder llenar sus tanques, y hacen hasta colas para poder llenar.

Otras Noticias
Comunidad

Villa Juana sumergida en el abandono

| comentarios

Comunidad

Siquisique cumple 400 años en medio de carencias

| comentarios