Caroreño muere tras 10 días de ser baleado

Jennifer Orozco | LA PRENSA DE LARA - Luchó por su vida durante 10 días, pero falleció. José Gregorio Álvarez Bastidas de 34 años murió la tarde del sábado después de pasar semana y media recluido en el Hospital Central AMP, tras ser víctima de un ataque a tiros en Carora, municipio Torres.

Según una fuente médica, Álvarez murió después de un paro respiratorio, pues las heridas de los disparos habrían comprometido su sistema neurológico y sus pulmones, estando 10 días en la Unidad de Cuidados Intensivos del hospital en Barquisimeto.

Álvarez, el 16 de septiembre, recibió 8 disparos cuando transitaba en su moto por la calle Sol de Oriente, cercano al Cementerio Municipal de Carora. Según cuentan testigos, otros dos hombres también en moto querían robarlo y como Álvarez no se dejó comenzaron a disparar. Eran las 10:00 de la mañana.

En un tramo Álvarez se bajó de su moto y se refugió dentro de una tienda, mientras que sus atacantes disparan hacia la parte interna. La víctima cayó malherido en el piso de la tienda, con los 8 impactos de bala en su cuerpo. Los pistoleros se fueron y no le llevaron nada, a pesar de que su moto quedó tirada en la calle.

Testigos y trabajadores de la tienda como pudieron los subieron a una sábana y lo montaron en un camión para aislarlo. En Carora, Álvarez recibió las primeras atenciones en una clínica, pero de allí fue remitido a Barquisimeto, donde llegó en horas del mediodía y de una vez fue enviado a hacerse exámenes para ser operado.

Entró a quirófano, donde los doctores supuestamente le explicaron a familiares que algunos de los proyectiles se habían alojado en su columna, lo que afectaría la parte motriz y neurológica del hombre. También tenía heridas rasantes.

Pero después de 10 días de estar recluido en el Hospital Central falleció.

Sus familiares no quisieron declarar sobre lo ocurrido, por lo que se desconocen mayores datos del hombre. Cicpc lleva la investigación del caso.

Otras Noticias