Detenido en el Desur murió el día en que recibiría su libertad

Jennifer Orozco | LA PRENSA DE LARA.- "¡Por qué Señor, por qué te llevaste a mi hijo!, ¡me lo arrancaste de mis manos!", fueron las palabras de la ferviente cristiana madre de Alexis José Bello, quien murió el pasado miércoles a los 24 años de edad, después de pasar un año y tres meses detenido en el Desur. Ese día recibiría su libertad plena por sobreseimiento de la causa.

Bello fue detenido el 21 de junio del 2019, un día del padre cuando él decidió "tomarse unos tragos" con su tío. "Tomamos un rato, y su mamá a mediodía lo mandó a comprar medio kilo de caraotas, más una teta de azúcar y otra de café. Aunque Alexis andaba prendido fue a la bodega, tenía que atravesar todo el barrio, pero a mitad de camino un supuesto amigo le hizo una jugarreta", reveló Pastor, tío de Alexis.

Según cuenta su familia, quienes viven en el barrio Simón Rodríguez, el joven iba para Las Tinajitas a una bodega, pero cuando estaba a mitad de trayecto se consiguió con funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana, adscritos al Desur Lara, quienes lo revisaron y le dijeron que podía seguir. Frente a él estaba otro muchacho del barrio, a quienes los militares revisaron y le hallaron un chopo, pero ese joven gritó, "es de Alexis, me lo acaba de dar", por lo que el joven fue detenido, pues además andaba pasado de tragos.

"Mi primo peleó mucho en esa patrulla, gritaba que él no tenía ningún chopo, pero los militares "se enamoraron" de él. Cuando les tocó la audiencia el lunes, le habían sembrado el chopo y otras cosas, acusándolo de robo agravado y porte ilícito de arma de fuego. A los días fue sometido a una prueba para ver si tenía pólvora en las manos y salió negativo, pero el juez dijo que debíamos esperar a la siguiente audiencia, pero fue hace apenas una semana que el juez dijo que le iba a dar la libertad el pasado miércoles", contó Marianyeli, prima de Alexis.

Fueron días de agonía, pues no volvieron a ver a Alexis de cerca, sólo lo saludaban cuando le iban a llevar comida a diario. "Nosotros fuimos muchas veces a tribunales y nos pedían hasta 70 dólares por tramitarle la libertad, somos de bajos recursos, y de dónde íbamos a sacar ese dinero", contó la prima.

Hace dos meses el pesar de la familia Bello empeoró, pues Alexis llamó y dijo que había tosido y escupido sangre. "Pero no lo sacaron al médico hasta el miércoles pasado que me dijeron que no respiraba. Lo llevamos hasta el Luis Gómez López y la doctora dijo que era tuberculosis, le mandó dos pastillas y de nuevo a la celda. Ese día lo trajeron al hospital en la noche, convulsionaba, botaba espuma por la boca, se murió de un paro respiratorio. La libertad se la dieron, pero con la muerte", contó la prima entre lágrimas.

Otras Noticias
Sucesos

Desconcierto por doble homicidio en Guayana

| comentarios