Recluso del Destacamento 121 de la GNB murió por deshidratación severa

Jennifer Orozco | LA PRENSA DE LARA.- Murió en la sala de emergencias. Detenido del Destacamento 121 de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) falleció después de tener tres días hospitalizado, supuestamente por una deshidratación severa. Familiares de otros reos habían denunciado días anteriores algunas enfermedades que se están presentando en este centro de detención.

El privado de libertad fallecido fue identificado como: Mavian Alfonso Marchán Mariño de 28 años. El hombre fue sacado del 121 el jueves en la mañana en mal estado de salud y trasladado hasta el Hospital Central AMP. El diagnóstico médico fue deshidratación severa y síndrome de shock, pero familiares de otros detenidos aseguraron que Marchán tenía varias semanas con diarrea, vómito y fiebre.

Según información de una fuente médica, Marchán ya presentaba la deshidratación y aunque le fueron aplicados diversos tratamientos, otra condición, como una posible desnutrición, no dejó que se recuperara, muriendo ayer a la 1:00 de la tarde.

Se desconocen otros datos de Marchán, pues sus familiares al parecer son de otro estado y no estaban en la morgue de Barquisimeto. Este sería el reo número 44 que fallece en Lara, el número 37 por enfermedad y el segundo en este destacamento.

La semana pasada se reportaron 3 muertes de privados de libertad, dos de Fénix por tuberculosis y desnutrición y otro de Uribana por una bacteria cerebral. De estos reos, sus familiares denunciaron que no tuvieron la atención médica oportuna, pues fueron llevados al centro asistencial cuando estaban graves de salud, casi "agonizando", donde pudieron quejarse de la mala alimentación que mantenían, la falta de agua en los penales y la poca atención médica que recibieron mientras la enfermedad avanzaba en su cuerpo.

Pruebas

Familiares de los reos del Destacamento 121 de la GNB, aseguraron que hay otros privados de libertad dentro de este centro, donde el hacinamiento es lo que reina.

"Allí duermen unos encima de otros, no hay baños, cuando hay algún enfermo no lo sacan hasta que se está muriendo, hay tuberculosis, sarna, piojos y otras enfermedades contagiosas y supimos que hubo funcionarios con COVID-19 que vinieron a trabajar aún sintiéndose mal. Por eso pedimos a la Fiscalía de los Derechos Humanos, que se les hagan pruebas rápidas para saber si tienen coronavirus, que sean tratados como humanos y no como animales", dijeron los familiares.

Estos mismos denunciantes aseguraron que Marchán tuvo deshidratación porque desde hace días hay problemas con la entrega de alimentos y agua potable. "El muchacho estaba enfermo, no tuvo agua ni comida esos días, mucho menos atención médica. Sus familiares no son de este estado, pero si lo hubiesen sacado al hospital a tiempo probablemente se hubiese salvado", aseguran.

Familiares exigen que Fiscalía número 21 se "asome" a este Destacamento para que vea cuáles son las condiciones de los detenidos. "La Fiscalía tiene años que no viene, ahí no entra nadie que no sea militar, traen detenidos tras detenidos y todo está colapsado", declaran.

Otras Noticias