Polilaras padecen y fallecen en el abandono

Jennifer Orozco | LA PRENSA DE LARA - Padecen enfermedades, y no tienen para costear un medicamento; si están activos y se enferman van a parar el hospital sin ayuda; y al fallecer les queda a los familiares la ardua labor de darle un sepelio decente. Funcionarios activos, incapacitados y jubilados de la Policía del estado Lara, denuncian que no tienen un buen seguro médico, no cuentan con ingresos para cubrir los tratamientos ni servicios funerarios.

Desde marzo hasta la semana pasada, son 15 los funcionarios policiales que han fallecido por infartos, accidentes cerebro vasculares (ACV) y derrames intestinales, todos por imposibilidad de pagar el tratamiento de patologías que los afectaban, como hipertensión y diabetes.

"Es tan poco el sueldo que percibimos estando activos, mucho menos los jubilados. A veces hay un bono de dos millones de bolívares, que es para engrosar el salario, pero no alcanza para comprar la comida, mucho menos un medicamento. Mi papá murió por no tener el antihipertensivo, no se lo pude pagar yo con mi sueldo de policía activo, mucho menos él con la miseria de su jubilación", aseguró el hijo de un funcionario jubilado fallecido, quien revela haber pasado "las malas y las peores", mientras su papá estuvo internado en el Hospital Central AMP hasta que falleció.

"Además el entierro lo pagamos sus familiares, pues el seguro funerario de los policías sólo cubre la preparación, todo lo que es urna, coche y servicios salieron de los bolsillos de familiares en Venezuela, y del exterior, para poder darle un sepelio decente, como mi papá se lo merecía, como el héroe de azul que fue y que entregó casi 30 años de su vida al cuerpo policial que lo dejó morir", afirmó el joven.

Jeannett Gamboa, Presidenta de Asociación Policías Por Siempre (Asopols), declara que los beneficios policías han venido en decadencia, pues "la cabeza del cuerpo policial actualmente no es funcionario policial, por lo cual no tiene la visión de proteger a sus colegas, que podría tener un policía de azul", afirma.

Gamboa ratifica que desde la asociación se ha tratado de ayudar a estos funcionarios policiales jubilados que han tenido problemas de salud, pero la ayuda recibida por las autoridades regionales es muy poca, acotando que ni siquiera a veces las jubilaciones las cancelan.

Policías activos también aseguran que les ha tocado vivir las emergencias en centros de salud públicos, sin ayuda económica ni siquiera para los insumos que han necesitado, como cirugías de apéndice, heridas y lesiones en horario laboral, mucho menos de padecimientos prolongados, como pacientes renales u oncológicos.

Otras Noticias
Sucesos

Cae el cuarto lanzagranadas del "Santanita"

| comentarios