Sobornos y traición: Los nuevos sancionados de EE.UU.

Hildamar Chávez | LA PRENSA DE LARA.- El exministro de Energía Eléctrica, Luis Motta Domínguez, actualmente enfrenta cargos de lavado de dinero en los Estados Unidos y además, lo señalan de haber participado en un millonario esquema de corrupción estatal. 

La acusación presentada por la corte Federal de Miami, alega que la estatal eléctrica Corpoelec, pagaba hasta tres veces el valor de los equipos que adquiría, algunos de estos ni siquiera podían ser usados en Venezuela. 

Asimismo, indican que Motta Domínguez y el entonces viceministro de finanzas del ministerio, Eustiquio Lugo Gómez, habrían cobrado sobornos a un grupo de empresarios radicados en Miami para otorgarles contratos valorados en unos 60 millones de dólares.

Los nuevos acusados:

Luis Alfredo Motta Domínguez, es un militar y político venezolano que ocupó los cargos en el Ministerio de Energía Eléctrica de Venezuela durante el periodo 2015-2019, al igual que fue presidente de la Corporación Eléctrica Nacional (Corpoelec). 

Motta Domínguez fue removido de su cargo por el mandatario Maduro luego del gran apagón nacional ocurrido el pasado marzo de 2019.

En las nuevas acusaciones internacionales también se encuentra el nombre de Eustiquio José Lugo Gómez, el exviceministro de Finanzas, Inversiones y Alianzas Estratégicas el Ministerio de Energía Eléctrica durante la gestión de Motta Domínguez. 

El también general de Brigada de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), fue señalado el pasado mes de enero por extorsionar a un empresario.

Ambos fueron señalados el pasado 27 de junio de 1019 por la Oficina de Control de Activos Extranjeros (Ofac) del Departamento del Tesoro de Estados Unidos, por presuntas irregularidades en contratos que habrían generado la actual crisis eléctrica que padece el país.

Según reseña el Nuevo Herald, los documentos emitidos por las autoridades norteamericanas exponen que el caso de aparente lavado de dinero, llegó a las autoridades cuando uno de los empresarios se sintió traicionado por otro de los socios que le apartó del negocio.

La acusación constituye uno de los múltiples casos que se investigan en los tribunales de Estados Unidos y que supuestamente, constituyen una trama de corrupción por parte el gobierno de Nicolás Maduro.

"Perniciosa para la sociedad venezolana" fue la calificación que le dieron al caso de corrupción que habría tenido lugar en el ministerio de Electricidad, en vista de las constantes fallas en el suministro eléctrico resultado del inexistente mantenimiento a las instalaciones. 

El esquema de corrupción

De acuerdo a los documentos de la corte estadounidense, la telaraña de corrupción habría tenido inicio luego de que el también acusado, el empresario Jesús Ramón Veroes, se reuniera con Motta Domínguez en 2016 para otorgar los contratos de adquisición de equipos de Corpoelec conjuntamente con Luis Alberto Chacín Haddad.

En el encuentro se habría instruido reunirse con Lugo Gómez, quién les notificaría que por cada contrato con ellos debían pagarle a él y al ministro una parte de las ganancias. 

Posteriormente los montos habrían sido incrementados. En un principio los empresarios contemplaron que los sobornos a ser pagados ascenderían a unos dos millones de dólares, indicó la acusación.

Fue a través de varias empresas registradas en Estados Unidos que Veroes y Chacín obtuvieron las ganancias por los contratos para importar equipos e insumos para la compañía venezolana. Entre estos se encuentran: Carretillas elevadoras (forklifts), cientos de transformadores, generadores y hasta seis millones de dólares en bombillos eléctricos.

El "pago de los equipos"

Durante una de las operaciones registradas en 2016, Chacín y Veroes otorgaron a través de sus compañías al menos 40 carretillas elevadoras con un costo total de 1,5 millones de dólares, facturándolas a Corpoelec por un precio de 6,43 millones. 

Según el testimonio presentado por un informante no identificado, Veroes le confesó haber enviado 500 transformadores que no podían ser utilizados en Venezuela pues solo eran compatibles con los servicios eléctricos de Cuba y Nicaragua.

También detalló que en otras de las operaciones, Motta Domínguez tenía previsto recibir un pago de 2,5 millones de dólares mientras que Chacín Haddad y Veroes recibirían el 25% cada uno. "Testigo Confidencial 1 nunca recibió su parte del dinero de los contratos de Corpoelec que habían sido acordados" revela la acusación.

Fuente Informativa: Alberto News / Efecto Cocuyo 

Otras Noticias