Extrabases de Alfonso Saer 24-07-2020

LA PRENSA DE LARA - Ningún escritor de ciencia ficción ha imaginado deportes con tribunas vacías, imagen que impacta y de alguna manera trastorna. Así arranca una temporada que MLB trata de salvar frente al acoso atropellador de la COVID-19. A estas alturas uno no sabe cómo concluirá la campaña 2020. Es una batalla diaria de optimistas contra pesimistas. O de ilusionistas contra realistas. Pero vamos al béisbol. Veamos con agrado lo que viene .. ESTE cronista sueña, por ejemplo, con una Serie Mundial entre Yankees y Dodgers, las dos escuadras económicamente más poderosas de la enorme carpa grandeliga. Han pasado 39 años desde que se enfrentaron por última vez, en 1981, y la tropa californiana se impuso, 4-2. Era el grupo formidable que encabezaba Fernando Valenzuela - en máximo esplendor - junto a Jerry Reuss, Steve Howe y Burt Hooton como abridores, y Steve Howe de rescatista. La generación de la banda azul estaba conformada al bate, entre otros, por Steve Garvey, Pedro Guerrero --- siete empujadas en el clásico --- Ron Cey, Mike Scioscia y Dusty Baker. Los del Bronx ganaron los dos primeros juegos en casa (5-3, 3-0) con Ron Guidry y Tommy John, pero luego no vieron luz, perdiendo tres de cuatro careos por una carrera. Eran los Yankees de Reggie Jackson, Dave Winfield (22-1 en la serie) y Bobby Murcer, entre otros ases de bastos.

                              ***

     LA rivalidad entre Yankees y Dodgers se cimentó y desarrolló en los años 40-50. Entonces los llamados pandilleros estaban en Brooklyn, populosa zona neoyorquina. Los enfrentamientos eran puro deleite y pasión. Desde que ganaron el primer clásico de octubre entre ambos, ya en plena guerra mundial (1941), los Mulos ejercieron un gran dominio sobre sus antagonistas citadinos. Fue así como alzaron el trofeo también por otros cuatro festivales de octubre (47, 49, 52, 53) antes de romperse el yugo en 1955, tras siete excitantes choques, luego de caer los Dodgers en los dos primeros. Johnny Podres blanqueó al poderoso rival, 2-0, en el enfrentamiento culminante ante el ejército que lideraban Mickey Mantle y Yogi Berra. El inmediato desquite llegó en 1956, incluido el perfecto de Don Larsen, 2-0, hecho radiante hasta ahora no igualado..SIETE años más tarde los Dodgers eran otra cosa. Para esa Serie Mundial del 63 montaron en la lomita a Sandy Koufax (2-0, 18 innings, 23K), Don Drysdale y Johnny Podres, este último el único que necesito relevo de 0.2 tercios, a cargo de Ron Perranoski. Barrida 4-0. Los gloriosos Yankees de Mantle y Maris solo batearon para .171. Los de la primera ciudad del orbe tomaron nuevamente la batuta en 1977-1978, en ambos casos 4-2, antes de ceder en 1981, como ya fue referido.

                              ***

     LO que sí nos da escozor es prever una Serie Mundial 2020 entre estos enconados rivales sin público en las tribunas. Un pleito entre dos equipos de tanto poder financiero reventaría los torniquetes y, de seguro, marcaría récord de teleaudiencia. Soñar es gratis --- al menos hasta ahora --- y un jugoso cierre entre estos contendores no es pretensión infundada ni deseo sin basamentos. Ahora mismo tienen los ingredientes para anexarse sus respectivos títulos de liga. Los del uniforme a rayas muestran poder bárbaro con Giancarlo Stanton, Aaron Judge, Gio Sánchez, D.J. Le Mahieu y Gleyber Torres. Su pitcheo, con Luis Severino lesionado, lo tutelan el millonario Gerrit Cole, Masahiro Tanaka, J.A. Happ y James Paxton..EN la costa oeste responden con Clayton Kershaw, Ross Stripling, Walker Buehler, Julio Urías, Alex Wood y el cerrador Kenley Jansen, con una artillería profunda que muestra liderazgos visibles como los de Mookie Betts --- recién llegado --- Cody Bellinger, Joc Pederson, Justin Turner, Max Muncy y Corey Seager..COMO ven, no hay ni el más mínimo asomo de utopía en la presunción de un cierre Dodgers-Yankees. Al beisbol le vendría muy bien, económica y deportivamente. Todo eso con el permiso de Washington, Houston, Atlanta, Minnesota y el resto de los treinta aspirantes.

                              ***

     BARRY Bonds cumple hoy 56 años entre la luz y la oscuridad. Muchos de sus registros parecen inalcanzables, aunque todos tengan la mácula del dopaje. Los 762 jonrones, 73 de ellos en el 2001, parecen de otro planeta, aunque ya sabemos por qué. De seguro nadie va a recibir 2.558 boletos, ni tampoco 688 intencionales. Estuvo cerca de Cooperstown en el 2020 pero no llegó al necesario 75%. Tiene dos años para alcanzar la cifra.."SI no me quieren, solo digan que no me quieren y terminen con ello", dijo un ofuscado Bonds tras quedarse otra vez en la vía al salón de la fama. Fue siete veces MVP, pero su lugar en la historia sigue muy cuestionado. Y lo será por siempre, aunque lo hagan inmortal..EL caraqueño Alejandro Carrasquel habría llegado hoy a 108 años. Fue el precursor, el abre caminos para cientos de criollos que se han hospedado en Grandes Ligas. Sus 50 triunfos con Washington son un símbolo indiscutible. El "Patón" dio curso a una dinastía reluciente..LVBP garantizó a la Confederación del Caribe que estará presente en Mazatlán 2021. Por algo será. Seguimos en la disyuntiva con el torneo local. A la novela le faltan varios capítulos.

@alfonsosaer

Síguenos en nuestras redes sociales como @laprensalara. Estamos en Twitter, Facebook, Instagram y Youtube. 

Otras Noticias
Béisbol

José Moreno se alza como Manager del año 

| comentarios

Béisbol

Extrabases de Alfonso Saer 15-01-2021

| comentarios