Hermana de reo decapitado: "Se ensañaron con él y eso no fue por robar"

Euseglimar González | LA PRENSA de Lara.- Con una mirada triste y un nudo en la garganta, la hermana de Jhonny José Rodríguez Silva, de 28 años, repetía varias veces que "se ensañaron con él y eso no fue por robar". Ella junto a su hermano relataron que desde hace dos años y ocho meses al recluso asesinado en el Cicpc le llevaban comida, por lo que desmintieron la versión de que sus compañeros lo atacaron por robar comida.

Daing Castillo, hermano de Jhonny, detalló que todos los fines de semana viajaba desde Quíbor, municipio Jiménez, hasta la avenida 20 con calle 34, sede del Eje de Homicidios para garantizarle alimentación al recluso. También aprovechaba algunos viajes a Barquisimeto para entregarle comida cruda a una dama, madre de otro recluso que le hacía el favor de entregar la comida al preso tres veces a la semana.

"La pandemia nos golpeó a todos los familiares foráneos a Barquisimeto. No hay transporte ni gasolina. Un fin de semana me vine en bicicleta desde Quíbor hasta el Cicpc sólo para traerle comida a mi hermano. Siempre estuve pendiente de él", confesó el hermano.

El martes en la mañana una vocera de los familiares de los reclusos llamó a la hermana de Jhonny y le dijo que en el Cicpc hubo una riña que dejó varios presos heridos.

"No me dijo que mi hermano estaba muerto, sólo que habían heridos, pero no fue sino hasta el martes en la noche que la comisario del Eje de Homicidios del Cicpc me llamó para decirme que estaba muerto", dijo en medio del llanto la hermana.

La familia de Jhonny estaba desconsolada por la forma en la que lo asesinaron. El hermano con un inmenso dolor narró cómo quedó su hermano luego de la riña y de que él lo viera en la morgue del Hospital Central. "Se ensañaron; lo decapitaron, le cortaron una mano, brazo y pie", decía al mismo tiempo en el que las lágrimas recorrían por sus mejillas.

Los hermanos de Jhonny lograron conseguir una cola que los trasladara hasta Barquisimeto y fue el miércoles en la tarde que llegaron al Cicpc. Allí les explicaron lo que había sucedido.

"Les recalqué a los funcionarios que por qué no hicieron nada por él para que no me lo mataran. Y la respuesta de ellos fue que los reclusos estaban como locos y les lanzaban cloro y desinfectantes a los funcionarios para que no entraran a la celda", soltó la hermana.

El martes a las 4:00 de la mañana, aproximadamente, 50 reclusos se fueron contra Jhonny para asesinarlo y utilizaron armas blancas. Ese día, una fuente policial indicó que cuando los funcionarios escucharon los ruidos, de inmediato se fueron al segundo piso donde están ubicados los calabozos para ver qué estaba ocurriendo, pero no pudieron hacer nada, pues el hombre ya había sido decapitado.

Daing contó que el 18 de junio logró ver a Jhonny por unos minutos. El joven recluso no le importó las restricciones y lo abrazó fuertemente. "Mi guerrero te quiero mucho", fueron las últimas palabras de él hacia su hermano.

"Ese día no me dijo nada. Él me contaba todo, pero el día de la visita no me contó que tenía algún problema con un recluso. Su muerte no fue porque robaba comida y eso lo sabemos", sostuvo el hombre, quien se encontraba ayer en la morgue del Hospital Central a la espera del cadáver.

Jhonny, en el año 2017 fue detenido por los delitos de robo y porte ilícito por los funcionarios del Cicpc de la base en Quíbor y estuvo recluido en la sede del cuerpo detectivesco del municipio Jiménez, pero después fue trasladado hasta el Bloque de Búsqueda, donde estuvo hasta mayo de 2018, momento en el que lo trasladaron al Eje de Homicidios.

Le gustaba el béisbol

"De pequeño le gustaba el béisbol y creció con ese deporte. Estuvo a punto de ser firmado por un equipo, pero cuando tenía 16 años fue detenido", soltó el hermano de Jhonny, a quien le decía "Matatán".

Mientras esperaban la entrega del cuerpo de Jhonny, el hermano frotaba una foto del chamo cuando estaba pequeño y jugaba para un equipo de Quíbor.

"Lo criamos con todos los valores, pero lástima que esos muchachos cuando crecen toman sus decisiones. Siempre estuve al pendiente de mi hermano y recorrí varios penales para visitarlo", soltó el hermano.

Jhonny fue detenido por primera vez cuando tenía 16 años, estuvo recluido en el Retén de Menores de El Manzano, pero salió en libertad, dos años después cayó preso nuevamente por funcionarios de Polilara por el delito de robo, por ese hecho fue condenado a ocho años.

Dos años después, cayó preso y esta vez fue el Cicpc que lo detuvo.

Síguenos en nuestras redes sociales como @laprensalara. Estamos en Twitter, Facebook, Instagram y Youtube.

Ver más:
Otras Noticias
Sucesos

Alertan grave estado de salud de preso en Fénix

| comentarios