En Brisas del Obelisco viven en medio de aguas negras

Rafael Piña | LA PRENSA de Lara - En medio de la putrefacción. Así viven los residentes de la calle 2 con vereda 2 de la urbanización Brisas del Obelisco, al oeste de la ciudad, debido a que desde hace dos años y medio padecen un colapso de cloacas que afecta gravemente a 14 viviendas, por cuyos desagües se devuelven las aguas negras.

Con un llanto desconsolado, Esperanza Falcón, quien tiene 83 años de edad y cuya vivienda es la más afectada, relató que en su casa viven dos familias las que desde hace un mes no pueden utilizar el baño para hacer sus necesidades y ducharse porque las aguas negras se desbordan por cada desagüe.

Ante la urgencia, la familia Falcón decidió con el apoyo de la comunidad construir un pozo séptico con una profundidad de 7 metros debido a que no confían en Hidrolara para que solucione el problema. "Estamos sufriendo, es inhumano vivir en estas condiciones", señaló la señora Esperanza. Los trabajos de los obreros de la comunidad comenzaron desde hace una semana y aún siguen sacando tierra y siguen cavando el gran hueco.

Vecinos de la comunidad señalaron que en enero de 2018 comenzó la problemática y a mediados del año hicieron el reporte a la hidrológica del estado cuya denuncia quedó bajo el número "434332", pero no fue tomado en cuenta, transcurrió un año y volvieron a denunciar el problema, pero tampoco obtuvieron respuestas.

Luis Perdomo, luchador social de la comunidad Brisas del Obelisco, explicó que el problema se origina debido a la antigüedad de las cloacas, la falta de mantenimiento y reparaciones han sido las causas principales para que las aguas negras no circulen y se devuelvan por los desagües de las viviendas. "Estamos cansados de ir hasta la sede principal de Hidrolara para que nos escuchen, pero nos ignoran", dijo con molestia Perdomo, quien además detalló que la gran mayoría de personas que hacen vida en el sector son adultos mayores y la contaminación ha hecho que se enfermen por los malos olores y los invada el estrés ante la indolencia de los entes gubernamentales.

Más de 200 familias está preocupadas por el colapso de las cloacas ya que temen que el resto de las viviendas también entren en la situación de emergencia que podría desencadenar enfermedades en la zona, y a eso le añaden la gran proliferación de cucarachas, ratas y moscas por motivo de las aguas putrefactas que también se desbordan en la calle.

Hacen un llamado a la gobernadora Carmen Meléndez para que ayude a solucionar el problema, debido a que Hidrolara los ignoró por completo.

Síguenos en nuestras redes sociales como @laprensalara. Estamos en Twitter, Facebook, Instagram y Youtube. 

Otras Noticias
Comunidad

En la carretera vieja de Carora se sienten marginados

| comentarios

Comunidad

14 familias viven hacinadas en Alí Primera

| comentarios