"A reos de Uribana les cobran la comida"

Euseglimar González | LA PRENSA de Lara.- "Quién no tiene 4 millones de bolívares para pagar un tobo de comida, se acuesta sin dormir. A reos de Uribana les cobran hasta la comida", soltó un familiar de un recluso del Centro Penitenciario David Viloria, conocido como cárcel de "Uribana".

Un recluso, que se comunicó con LA PRENSA, informó que desde hace cuatro meses les suspendieron la visita y la entrega de paquetería, para el reo, supuestamente, esta medida fue tomada para que "los funcionarios del Ministerio Penitenciario, se beneficien y cobren la comida", dijo.

El recluso detalló que, presuntamente, pagan hasta 4 millones de bolívares para que le entreguen un tobo con arroz y granos, pues el menú diario está desapareciendo poco a poco, según lo que denunciaron los familiares y reclusos.

"Una panquecas o tres dedos de arroz blanco es lo que les dan a diario a los privados de libertad, ¿Qué puede alimentar eso?. Hay muchachos que están bajo de pesos y no hacen nada. Queremos que saquen a la directiva que está actualmente en el penal", comentó otro de los familiares, quienes se expresaron a través de una llamada a LA PRENSA.

Además denunciaron que, presuntamente, la comida que les manda el Ministerio Penitenciario, es la misma que los funcionarios les venden.

"Ellos (custodios) ponen a unos presos a que nos vendan la comida y para que el dinero que cobran, les caiga en las cuentas bancarias de ellos y así se cubren las espalda, porque si aquí llega una investigación ellos van a salir limpios. Aquí los pranes son los custodios", soltó otro recluso. 

Pagan en dólares

El Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP), denunció que los familiares y presos del Centro Penitenciario David Viloria, deben cancelar el agua potable a través de cisternas a precio de dólar, pues en el penal no cuentan con el suministro.

El OVP denunció hace unos días que el recluso que quiera obtener al menos un tobo de agua debe cancelar 100 mil bolívares. Al parecer el pago lo hacen a través de pago móvil, cuyos datos reciben por una llamada o un mensaje de texto.

Una vez que el preso pague por su agua, será él mismo quien se encargue de administrarla, para su consumo y aseo personal. La ONG detalló que las cisternas son adquiridas por los privados de libertad y suelen costar entre 40 y 50 dólares, mientras que en la calle tienen un valor de 20 y 30 dólares.

Síguenos en nuestras redes sociales como @laprensalara. Estamos en Twitter, Facebook, Instagram y Youtube.

Otras Noticias
Sucesos

Se vuelca en gandola y muere calcinado

| comentarios

Sucesos

"La fotografía fue una condena para él"

| comentarios