Gobierno discrimina a LA PRENSA con la gasolina

Redacción | LA PRENSA de Lara.- En Lara se ratifica que la frase "Informar es un delito", y eso se ve reflejado en la discrecionalidad que tiene la Gobernación de esta entidad para el despacho de gasolina a los medios de comunicación al dejar a un lado a quienes se mantienen firmes del lado de quienes no tienen voz denunciando sus necesidades, tal es el caso de LA PRENSA, diario de Lara.

Desde que comenzó la cuarentena social en Lara el 17 de marzo de 2020, el Gobierno ha tomado el control de las estaciones de servicios con miras a tener un mayor control en la venta de gasolina, sin embargo este control ha sido sectario desde sus inicios limitando la cantidad de vehículos y combustible requerido por medio, pese a haber solicitado el listado de la flota por medio de comunicación, atentando de esta manera el flujo de producción que se tiene.

El 23 de marzo, LA PRENSA, diario de Lara, se ve obligada por segunda vez a hacer una pausa en sus publicaciones durante una semana por la falta de combustible y, por segunda vez a causa de políticas gubernamentales.  Primero fueron las restricciones de la materia prima, se ve forzado a publicar su edición impresa tres días a la semana, por lo difícil que era hacerse del combustible, optando por buscar alternativas para poder movilizar al personal y poder realizar la distribución de  los ejemplares, garantizando en un mínimo de cumplir con los procesos de producción requeridos para poder sacar a la calle un periódico.

Sin embargo era público y notorio el sectarismo, con lo que hacía de la distribución de los famosos "tickets" para equipar con 30 litros de gasolina, debido a que mientras uno o dos vehículos de LA PRENSA, diario de Lara, era incluido en un cronograma cada cierto tiempo, en las colas se apreciaban hasta cuatro vehículos de otros medios tanto oficiales como privados, e incluso vehículos no oficiales de último modelo con adaptaciones tuning equipando en las estaciones de servicio del Gobierno. 

De manera frecuente se hacen gestiones institucionales directamente con el Departamento de Prensa de la Gobernación, donde acude el resto de medios que de acuerdo a sus trabajadores sí son atendidos de manera frecuente, incluso algunos de sus trabajadores y directivos son beneficiados con los tickets de combustible, pero en el caso nuestro las respuestas fueron esporádicas hasta el 12 de mayo.

En el caso de LA PRENSA se ha solicitado combustible estrictamente para actividades operativas de la redacción y circulación, por lo que se les hizo saber que ningún personal estaba autorizado para gestionar combustible para uso personal.

Quieren monopolizar 

Los cercos del gobierno hacia los medios de comunicación se han ido acentuando desde el año 2013 cuando comenzó el cierre progresivo de los periódicos, a raíz del monopolio en la venta de los insumos (papel, tinta y  planchas) por parte del Complejo Editorial Maneiro (Ceam) que imposibilitó a muchos directivos poder sostener las empresas.

Según datos aportados por el Instituto Prensa y Sociedad (IPYS Venezuela) para diciembre de 2018, 67 medios impresos  habían dejado de circular aumentando la desinformación de los ciudadanos por cuanto minimiza la pluralidad de contenidos y la diversidad de voces necesarias para el ejercicio de la libertad de expresión facilitando de esta manera la poca oferta informativa imponiéndose la voz oficial como versión única a la que tiene acceso la población.

El periodismo independiente se ha convertido en una especie en extinción por los constantes acosos y limitaciones que ha impuesto el Gobierno a través de sus políticas comunicacionales, sin dejar a un lado las decisiones que a nivel económico han hecho que la circulación del dinero en efectivo se haya mermado a tal punto que todas las reconversiones monetarias no han tenido el efecto esperado por la galopante hiperinflación.

A todas estas situaciones se le suma el grave problema de gasolina que hay en el país, donde sectores productivos se han visto golpeados porque no pueden trasladar sus rubros para la comercialización, viéndose obligados a recurrir al bachaqueo de combustible que, al parecer tiene carta blanca, por cuanto no se justifica que se limite el despacho a quienes están trabajando, mientras que grupos inescrupulosos cuentan con combustible para venderlo en dólares. 

Desde que comenzó la cuarentena dos medios, han cerrado sus puertas por falta de gasolina, La Calle de Carabobo y el Periódico de Monagas, por lo que se estima según las ONG's que a la fecha quedan sólo circulando con limitaciones 27 periódicos de los más de 110 que habían en el país.

LA PRENSA es el único periódico que aún circula impreso en LARA y uno de los pocos que se mantienen en pie en Venezuela como parte de nuestro compromiso con la región y el país para mantener abierto un espacio donde los ciudadanos puedan conocer las noticias sin medias tintas, radiografiando la realidad que se vive en los actuales momentos en el país, pese al gran esfuerzo que implica un espacio de comunicación para que se conozca la realidad del país y los venezolanos denuncien los graves problemas que les afectan.

Sólo en Lara

Consultando a directivos y periodistas de medios de Caracas y de otras regiones del país se pudo constatar que no tienen mayor inconveniente para poder equipar la flota de vehículos tanto de las empresas como los particulares e incluso son incorporados los distribuidores en aras de no entorpecer el trabajo de los medios que dicho por organizaciones internacionales son fundamentales en estos tiempos.

Síguenos en nuestras redes sociales como @laprensalara. Estamos en Twitter, Facebook, Instagram y Youtube.

Otras Noticias
Locales

Lara totaliza 3.462 casos de coronavirus 

| comentarios