Por agua arriesgan su vida en la Ribereña

Daimar Díaz | LA PRENSA de Lara.- Un tanque azul, dos pipas y 4 tobos invaden el canal de servicio de la avenida Ribereña con El Garabatal al oeste de Barquisimeto. Sin importar el peligro que representan los carros a gran velocidad y la oscuridad de la noche, un hombre y una mujer junto a dos niños cazan cada dos días a cualquier camión cisterna que transite por ahí y les llene de agua los recipientes.

Así es la manera que tienen que aplicar habitantes de la comunidad Plantíos de Jehová que se ubica a metros de El Garabatal por el sector Santo Domingo para contar con servicio de agua durante esta pandemia es una de las pocas cosas con las que se puede combatir el coronavirus haciendo el frecuente lavado de manos.

"Así sea agua sucia, nosotros la recibimos, porque nos sirve para lavar los platos y asear nuestras casas porque no tenemos agua por tubería ni muchos menos la Alcaldía o Gobernación nos mandan cisternas", manifestó Naileth Linares una de las afectadas que se beneficia del llenado de los envases que ponen en La Ribereña.

Normalmente el agua que suelen recibir no es apta para el consumo humano sin embargo ven como un alivio que les regalen un poco de agua sucia, la cual van trasladando en tobos desde los tanque que colocan en medio de la calle hasta las 20 viviendas que conforman la invasión que tiene tres años de fundada.

"A duras penas el trabajo nos da para la comida, no podemos comprar agua, pero tampoco podemos vivir entre la suciedad, hay muchos niños en cada casa y toca salir a buscarla", agregó Ramón León.

Aunque la invasión cuenta con un tanque subterráneo, pues allí era la antigua parada del Ruta 5, a este se le debe realizar un mantenimiento por lo que piden ayuda al gobierno para que les suministran los materiales y ellos encargarse de la limpieza y así poder tener un sitio apropiado donde almacenar el agua.

Van en retroceso

No sólo la escasez de agua por tubería vuelve caótica la vida de estas personas, pues la falta de cloacas también los pone a padecer. Hacer sus necesidades en el patio o usando los "paracaídas", es como relatan los vecinos que se las ingenian al no tener baños.

"Ponemos a los niños a que orinen en el patio y si quieren hacer pupú armamos una bolsa con papeles de reciclaje y después la botamos, nosotros le llamamos paracaídas", describió José Silva.

Otra alternativa ante la falta de cloacas son los pozos sépticos, pues ya en varias viviendas han comenzado a realizarlos para hacer menos aparatosa la hora de ir al baño.

"Es una medida que un vecino está haciendo para mejorar su calidad de vida porque acá hay mucha necesidad y no somos tomados en cuenta en la gobernación", expresó con profundo lamento León.

Síguenos en nuestras redes sociales como @laprensalara. Estamos en Twitter, Facebook, Instagram y YouTube.

Otras Noticias
Comunidad

En la carretera vieja de Carora se sienten marginados

| comentarios

Comunidad

14 familias viven hacinadas en Alí Primera

| comentarios