Colette Capriles: "Gobierno trata de restarle credibilidad a la oposición"

logo170

Ana Uzcátegui | LA PRENSA de Lara.- "Hay demasiada gente interesada en que esta oposición liderada por Juan Guaidó y los partidos que conforman el G4, salgan del panorama". Esa es la lectura que Colette Capriles, analista político, le da al intento de insurrección militar que el gobierno frustró en las costas venezolanas el domingo y lunes, en la denominada "Operación Gedeón", por la que hay 23 detenidos, e incluye entre sus líderes a militares desertores del chavismo, y a un mercenario estadounidense identificado como Jordan Goudreau.

"A Maduro siempre le va muy bien con las crisis", afirma la profesora de la Universidad Simón Bolívar, al señalar que el tema de la supuesta "invasión", busca generar un "escándalo", y quitarle legitimidad al líder opositor, cuyas acciones se han visto limitadas por la cuarentena.

¿Qué interpretación le da al intento de insurrección militar que denunció el gobierno esta semana?

Como operación militar es completamente fallida. Goudreau, exfuncionario de las Fuerzas Armadas de EE.UU, que es el cerebro de todo esto, dio la orden de ejecutar una operación que ya sabía que no tenía por objeto ser exitosa, es decir, tumbar al gobierno, sino más bien, mostrar que hay gente dispuesta, si consiguen financiamiento y apoyo político, a iniciar un proceso de insurrección generalizada o de guerrilla.

¿Es la invasión una manera de que el gobierno salga del poder?

La idea de una invasión es algo que a mí misma me sorprende. Recurrir a una vía insurreccional o a una presión bélica sobre la Fuerza Armada Nacional, no forma parte del repertorio de los demócratas. Eso realmente lo que constituye es una amenaza que saca del conflicto a la política, y lo vuelve un conflicto bélico.

¿Tratan de fraguarse una nueva oposición dominada por militares desertores del gobierno?

Hay algo de eso. Guaidó y el G4 han tenido que nadar en medio de dos aguas: la oposición complaciente con el gobierno, los de la "mesita", y la encabezada por María Corina Machado, que piensa que una solución política se da por la fuerza. El hecho de que no se generara una salida negociada con el gobierno el año pasado y se mantuviera un discurso muy ambiguo, deterioró la credibilidad de la oposición de Guaidó, e hizo que avanzaran posturas que piensan que una transición es una oferta demasiado generosa para Maduro.

¿Cree que a Guaidó y a la oposición se les agotó el liderazgo?

No lo sé. Es una coyuntura muy dura, porque para poder evaluar la propuesta del gobierno de transición, para poder revalorizar la propuesta política, hay que tomar la iniciativa y hay que hacer y decir cosas, dar explicaciones.

¿Utiliza el gobierno el tema de la "invasión marítima" para tapar la violencia que se desató en Petare con bandas armadas y la masacre en la cárcel de Guanare?

Sí lo utiliza, porque la única manera de contrarrestar los movimientos insurreccionales es haciéndolos abortar. Si el gobierno hubiera querido manda a sus operadores de inteligencia para arrestar a los implicados en el intento de invasión. Pero aquí no se impidió porque había este vínculo con la oposición. JJ Rendón, asesor político de Juan Guaidó, actúa como un operador que había tenido tratos con un mercenario estadounidense y el gobierno dejó que eso prosperara para nuevamente poner en tela de juicio la credibilidad de la oposición.

¿Estos hechos afianzan a Maduro en el poder?

No, lo que ocurre es que estamos en esta situación de pandemia que está causando en todo el mundo un reforzamiento de las conductas más autoritarias. Cuando la gente siente que su vida está en peligro lo que más le importa es la seguridad, no las libertades. La pandemia le sirvió a Maduro para abortar todo un proceso de movimiento social que se estaban llevando en marzo con la oposición. Esta cuarentena fue un regalo de Dios para Maduro, porque permitió que el único protagonista de la escena política fuera el propio gobierno. A Maduro siempre le va muy bien con las crisis.

¿Se percibe como cierta entrega, conformismo de la población a aceptar que no hay más remedio que convivir con el Chavismo-Madurismo?

Cuando se está en una situación que socialmente es tan precaria, porque es la cuarentena sobre la emergencia humanitaria compleja que ya teníamos, la gente empieza a sentir que la situación realmente es cada día peor. No es pasividad, no es conformismo, simplemente es que tienes que ver cómo sobrevives ante la escasez de gas, del agua, de los hospitales colapsados.

¿Cómo una sociedad puede soportar tantas calamidades, humillación y maltratos sin reaccionar?

La reacción social no cambia nada. ¿A qué conduce la protesta en Venezuela?, a que nos pongan preso, a que haya perdigones o te maten. La gente protesta cuando siente que tiene que protestar, pero es un deber de los políticos darle cuerpo a ese malestar y crear una estrategia para provocar un cambio.

¿Cómo se logra eso en cuarentena cuando la oposición tiene negada la posibilidad de movilizar al país?

La cuarentena no debería ser eterna, debe cesar en cualquier momento, porque ni siquiera una economía tan dependiente como la nuestra y del Estado como la que tenemos puede seguir en esa situación.

Pero ¿qué debe hacer la oposición en este momento para no perder espacios?

Ya ha perdido espacios. La cuarentena por la pandemia ha sido una especie de invierno para la oposición. Con este tema de la invasión debe salir, decir algo, hacer algo, reactivarse como una fuerza de cambio con su proyecto. Es una situación muy dura porque ¿cómo se reúne la gente?. No hay manera de reunirse públicamente. Es un momento de mucho equilibrio, si nosotros perdemos la iniciativa de los partidos políticos ¿quiénes van a ser los actores que queden?

Síguenos en nuestras redes sociales como @laprensalara. Estamos en Twitter, Facebook, Instagram y YouTube.

Otras Noticias

Locales

Trabajadores exigen sustitución de bonos

| comentarios