Las tuberías de cloacas que nos colocaron eran de plástico y se rompieron.

Delvis Sánchez

Afectado

Es ley que cuando uno está comiendo debe espantar al mosquero.

Jesús Peroza

Afectado

En callejón de Los Luises sufren con los olores putrefactos

José D. Sequera | LA PRENSA de Lara.- Con tres cabillas de tres cuartos de pulgada, de 18 metros cada una, los vecinos del callejón 10 con carrera 19 de Los Luises se están encargando de destapar las tuberías de aguas negras que van hacia sus casas, pues tienen el temor que el agua maloliente pueda devolverse por cualquiera de los inodoros en sus baños.

Son cinco huecos de tres metros de profundidad, los que han abierto los habitantes de las siete casas que están en ese callejón, pues se han cansado de esperar por una cuadrilla de Hidrolara. Delvis Sánchez es uno de los vecinos que está a cargo de los trabajos.

"Hace unos seis años, Hidrolara realizó un trabajo en las tuberías que van hacia nuestras casas, pero resulta que las tuberías que aguas negras que nos colocaron fue de plástico, que con el tiempo se rompieron por el peso del pavimento y la tierra, haciendo que las piedras se metieran en los tubos, y no permitía el paso del agua que se expulsa de las casas", contó.

Por eso Sánchez, junto a otros seis hombres, abrieron los huecos en puntos distintos donde la tubería se había agujereado. Entre todos, introducen la cabilla por un agujero y con ella, empujan todo el sucio hasta el siguiente hueco. De esta manera es que logran destapar las cloacas, a pesar de no contar con implementos especiales ni uniforme adecuado.

Aunque este trabajo de autogestión resulte muy dificultoso para las más de 70 personas que viven esa cuadra, ellos aseguran que es la única manera de evitar que por los inodoros de los baños o de las salas brote el agua de olor putrefacto, pues desde hace dos semanas han tenido que batallar con una plaga de moscas.

"El olor a veces es muy fuerte y eso atrae mucho a las moscas. Es ley que cuando uno está comiendo o durmiendo, debe espantar el mosquero, porque no nos deja hacer nada", precisó el señor Jesús Peroza, uno de los hombres que se encarga del destape de las cloacas.

Uno de los principales exhortos que realizan estos hombres, es que si Hidrolara o la Gobernación de Lara pueden llegar a resolverles el problema, les den todos los recursos, materiales y herramientas necesarios para ellos poder terminar sus trabajos en la comunidad, tal como lo expone Jesús Evíes.

"Sabemos que esta época de cuarentena es muy difícil que todos sean atendidos, pero aquí hay más de 20 menores de edad que podrían contraer enfermedades si no se resuelve el problema de las cloacas que se regresan", agregó.

Síguenos en nuestras redes sociales como @laprensalara. Estamos en Twitter, Facebook, Instagram y YouTube.

Ver más:
Otras Noticias
Comunidad

En la carretera vieja de Carora se sienten marginados

| comentarios

Comunidad

14 familias viven hacinadas en Alí Primera

| comentarios